En otro post ya hablamos del buen gusto que tienen los italianos al vestir y descubrimos las mejores calles para ir de compras en Roma, pero sin duda la cuna de la moda en Italia, se encuentra en la ciudad de Milán, aquí la gran mayoría de sus habitantes tienen una cultura por el buen gusto a la hora de vestir. Visten de manera elegante, incluso con un estilo especial y muy personal. En Milán se da gran importancia a la ropa y es en esta ciudad donde podrás encontrar unas rebajas excepcionales, casi las mejores de Europa.

Si vas a viajar a Milán para conocer la ciudad, pero quieres aprovechar para disfrutar de toda la moda que puedes encontrar allí, una buena opción sería hacerlo durante la Semana de la Moda de Milán, bien en septiembre o en febrero, donde además de conocer la ciudad y sus lugares más emblemáticos podrás empaparte de los Street Style que nos dejan las semanas de la moda en vivo y en directo.

a_trendy_life-destino_milan-ok

Milán es una ciudad que reúne muchos puntos de interés cerca los unos de los otros, por lo que podrás recorrer esas pequeñas distancias a pie, para visitar lugares más alejados del centro podrás utilizar el metro o el tranvía que comunica la ciudad. Pero aunque las distancias a recorrer no sean demasiado largas, como siempre que vamos a hacer turismo es mejor recurrir a un look cómodo. Hay ciudades en las que unas zapatillas se hacen imprescindibles para recorrerlas a pie, hay otras en cambio que permiten optar por otro tipo de calzado, aunque con unas sneakers podemos conseguir un ¡look de lo más trendy!
Si viajas en estas fechas a Milán, el buen tiempo empieza a acompañar, por lo que un estilismo ideal para el día, pueden ser unos vaqueros boyfriend, pitillo o de corte recto, según te gusten, una blusa con algún volante y mangas acampanadas tan de moda esta temporada, un bolso que te permita llevar lo necesario para la jornada de turismo, un buen collar que anime el estilismo y unos zapatos planos con lazada. ¡Ya que vas a Milán que se note que estás al día de las tendencias!

La primera parada obligatoria en Milán es visitar la Piazza del Duomo, donde encontrarás una inmensa plaza de mármol con edificios antiguos pero preciosos y la enorme catedral de estilo neogótica donde contemplar sus magníficos detalles bien de cerca. Ya que estás allí os recomiendo que subáis hasta lo más alto de la catedral y disfrutéis de las maravillosas vistas de la ciudad, además desde allí arriba y en dirección hacia la plaza, si miráis a vuestra derecha veréis la increíble galería comercial Vittorio Emanuelle II y el Teatro La Scala.

La galería comercial Vittorio Emanuelle II, conocida como el Salón de Milán, es una galería comercial diseñada en el siglo XIX en la que se pueden encontrar restaurante, entre los que se incluyen el restaurante más antiguo de Milán y las tiendas más elegantes de la ciudad como, Prada, Gucci o Louis Vuitton.
vittorio-ok

Una vez de vuelta a la plaza del Duomo y después de haber visto algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad, en esta plaza encontrarás tiendas con productos de todo tipo, de grandes y pequeñas marcas. Además, en esta misma plaza, se encuentra el centro comercial más famoso de Milán, “La Rinascente” que alberga entre sus paredes firmas de lujo y que fue reconstruido a principios de 1900 tras un incendio, de ahí el nombre, el renacimiento.

Partiendo desde la plaza encontramos dos calles que albergan diferentes tiendas de moda, como son Corso Vittorio Emanuelle II, que termina en San Babila y en las que encontrarás tiendas de diferentes marcas como Zara, H&M, Diesel, Replay… si te diriges desde la plaza a Via Torino, allí verás importantes y populares marca europeas como Calzedonia, Pull&Bear, Foot Locker…

teatro_la_scala-ok

En Corso di Porta Ticinese, encontrarás tiendas de segunda mano y marcas de diseños alternativos como Miss Sixty, Desigual, Custo… En Milán también hay hueco para la ropa vintage, por eso hay numerosas tiendas que ofrecen este tipo de ropa como Cavalli e Nastri, Humana Vintage, Le Vintage, Vintage Delirium, entre otros.

Como buena capital de la moda que es, en Milán también encontrarás tiendas alternativas como las swap shopping parties, que consiste en intercambiar las prendas que ya no quieres por prendas nuevas de determinadas tiendas, las eco-shopping en las que todo lo que se vende se ha realizado con materiales ecológicos y las temporary stores, tiendas que como su propio nombre indican son temporales, pueden estar abiertas de uno a dos meses, incluso una semana.

Aunque si hablamos de marcas y moda de lujo en Milán, tenemos que hablar del cuadrilátero de la moda situado en el centro de Milán, detrás del Duomo, se trata de un cuadrilátero plagado de tiendas de ropa, pero no cualquier tienda, sino las tiendas más famosas del mundo como Versace, Giorgio Armani, Roberto Cavalli, Dolce & Gabbana, Valentino, Prada, Moschino…entre muchas otras.

tiendas-ok

Este cuadrilátero está delimitado por las calles Via Montenapoleone, Alessandro Manzoni, Via della Spiga y Via Sant’Andrea. Podréis imaginar que en esta zona los precios son muy altos y es que un barrio de poder adquisitivo alto, pero aunque las tiendas no anuncian sus descuentos, si vais en época de rebajas no dudéis en entrar porque podréis encontrar alguna oferta que valga la pena.

Pero si vas fuera de la época de rebajas en Milán también hay outlets donde comprar prendas de marca a precios muy asequibles con respecto a su precio normal, estos outlets son DMagazine, Etro y Il Salvagente, además de Serravalle Outlet, que se encuentra a las afueras de Milán.
Algo más alejado de la zona del centro, también podrás visitar algunos lugares emblemáticos de Milán como el cuadro de la Última Cena de Da Vinci en el antiguo convento Santa Maria delle Grazie, eso sí deberás concertar visita con bastante tiempo de antelación porque es un lugar muy visitado. Tampoco puedes perderte el Castelo Sforzesco, con sus jardines y recovecos en el edificio, los numerosos jardines de Milán entre los que destacan el Sempione y el Norte, además de los canales de la ciudad, una de las zonas más mágicas de la ciudad.

castelo_sforzesco-ok

Después de pasar el día entre tiendas y descubriendo la ciudad, al caer la noche enfúndate en una falda plisada, un top, un trench para no pasar frío con la bajada de temperaturas por la noche, unas sandalias de tacón y un bolso pequeño, con un buen collar que sofistique el look y déjate seducir por el ambiente que respira la ciudad de Milán cuando el sol se va. Disfruta de un aperitivi antes de la cena y después saborea alguna especialidad milanesa como la ensalada caprese, el carpaccio o prosciutto para empezar, para después dar paso a las pizzas, los gnocchis o la cotoletta alla Milanese, un escalope de ternera acompañado de ensalada o patatas, servido con limón y mostaza. Y si aún te queda sitio para el postre, prueba un tiramisú milanés, las amaretti o un helado, para acabar con una copita de limoncello.

Milán no solo es moda, también es gastronomía y cultura, aunque no sea una de las ciudades italianas con mayor número de monumentos, seguro que su encanto ¡te cautiva!

No hay comentarios

Dejar comentario