Si hay una ciudad dulce en el mundo, esa es París. Creo que pocas ciudades pueden presumir de tener tantísimas pastelerías por metro cuadrado… ¡y encima de gran calidad! En este post os presento mis rincones favoritos de la ciudad… ¡no os los perdáis!

LADURÉE

laudere

Empezamos por la más clásica de todas las pastelerías de París: Ladurée. Sin duda, visita obligada si vais a París. Quizá sus macarons no sean los mejores de París, pero sus tiendas están cargadas de encanto e historia. Llevan funcionando desde 1862 cuando Louis-Ernest Ladurée funda una panadería en la Rue Royale. En 1871 tras un incendio pasó a ser una pastelería… ¡y desde entonces hasta hoy! Tienen varias tiendas, mis favoritas la de los Campos Elíseos (nº 75) y la de la Rue Royale (16-18 Rue Royale).

PIERRE HERMÉ

pierreherme

Intentar describir con palabras los macarons (y el resto de dulces maravillosos) que prepara Pierre Hermé es simplemente imposible. Sin duda, si se forman largas colas en la entrada de sus establecimientos, ¡es por algo! No os volváis de París sin haber probado alguna de sus delicias. Para mí son especialmente impactantes los macarons, pero las tartaletas y los petit-fours también son absolutamente increíbles.

pierreherme

La pâttiserie des rêves

La pâttiserie des rêves

Mi pastelería favorita de París, por encima de todas. Este rincón encantado creado por Philippe Conticini es una verdadera demostración de alta pastelería. Las recetas más tradicionales de la repostería francesa como el Saint Honoré o el Paris Brest aparecen reinventados en sus vitrinas.

Pouchkine

poukchine

La elegancia de la pastelería rusa se muestra en todo su esplendor en los tres establecimientos que el Café Pouchkine tiene en París. Sus glaseados perfectos, brillantes, casi de fantasía, no tienen igual. Merece la pena visitarla aunque sólo sea por quedarse con la cara pegada al cristal de sus vitrinas, como los niños pequeños en las tiendas de golosinas.

Sadaharu Aoki

aoki

Si os gusta experimentar, no os podéis perder las creaciones del japonés Sadaharu Aoki. Macarons de wasabi, petit-choux de té verde, tartaletas de yuzu… En su pastelería encontraréis una gran variedad de creaciones con rellenos exóticos y sorprendentes que no os dejarán indiferentes.

aoki

Un Dimanche À París

Un Dimanche À París

La pastelería de Pierre Cluzel es simplemente preciosa. La sucesión de pequeños pasteles dejarán sin habla hasta el menos impresionable. En su atelier se pueden degustar también bombones, tiene una zona de cafetería e incluso un sector en el que imparten cursos de pastelería.

Dalloyau

dolloyau

Una de las pastelerías clásicas, junto a Ladurée. Sus tiendas se reparten por todo parís y son una buena muestra de la repostería más tradicional. Quizá al catar sus dulces se nota precisamente esa proliferación de tiendas que hace que la calidad se resienta. En todo caso, merece la pena acercarse a probarlos.

Gerard Mulot

gerardmulot

La última pastelería de mi lista, aunque no por eso el menos importante, es Gerard Mulot, una locura de tartaletas, pasteles individuales, tartas tradicionales, macarons… La variedad es tan amplia que es imposible salir de ella sin dos o tres adquisiciones. Súper recomendable.

gerardmulot

2 Comentarios

  1. Siguiendo tus recomendaciones, me dejé caer por Laduree (no me impresionaron nada de nada sus macarons), Pierre Hermé (una delicia, desde entonces ningún macaron consigue estar a la altura de la textura de los de Pierre Hermé) y también en Sadaharu Aoki (Galerías Lafayette) que ha hecho que tenga sueños recurrentes con macarons de wasabi (nada nada picantes y una absoluta exquisitez). También me dejé caer por otras pastelerías no conocidas que no tienen nada que envidiar a estas… Gracias por tus recomendaciones, mi viaje a París sin tanto azúcar no habría sido igual.

    • ¡¡Cuánto me alegro!! La verdad que Laduree depende mucho de los sabores, yo en la última ocasión probé uno de nubes que era de morirse, pero los de Pierre Hermé son simplemente excepcionales. No creo que nada puede igualarlos!!!!
      Me alegro haber contribuído a endulzar tu viaje 🙂

      Un beso!

      Alma

Dejar comentario