A la hora de plantearte un viaje a Gran Bretaña tienes muchos más argumentos que simplemente visitar Londres o viajar a Escocia y Edimburgo.
De siempre he considerado a Gran Bretaña como un destino turístico con grandes atractivos y por ello he varios realizado viajes a muy diversos lugares.

Aquí te voy a dar razones para hacer un viaje, en concreto, al norte de Inglaterra, donde puedes llegar desde España en un vuelo directo a Manchester o Liverpool.

Esta escapada al norte de Inglaterra puede tener como destino principal la ciudad medieval de York, al noreste de Inglaterra. Así lo hice no hace mucho.

Te adelanto que York es una de las ciudades más bonitas que puedes visitar en Gran Bretaña, por lo que bien justifica esa escapada.
En realidad se trata de una pequeña ciudad cuyos orígenes se remontan a una fortaleza romana, la cual durante la Edad Media tuvo un gran auge comercial hasta el punto de ser considerada la segunda ciudad de Inglaterra tras Londres.

catedralyork

Ahora en tu visita pasearás por su centro histórico, donde encontrarás calles de ambiente medieval, como la famosa The Shambles, considerada la calle más antigua de Inglaterra.

En York también debes visitar su imponente catedral gótica, la más grande del norte de Europa, en la que destacan sus espectaculares vidrieras, y donde merece la pena subir a su torre.

No lejos de York tienes otra visita muy interesante, los restos de la antigua abadía cisterciense de Fountains Abbey, junto al pueblo de Ripon.
De principios del siglo XII, los encantadores restos de esta imponente abadía se ubican en el precioso entorno natural de los Jardines de Studley Royal, rodeados de bosques con una extensa pradera y un lago.

En tu paseo por esta abadía seguro que te llegarás a sentir protagonista de películas como “El nombre de la Rosa”.
Fountains Abbey, al igual que York, son rincones declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

fountaisn-abbe
Más al norte, ya casi en la línea que delimita Inglaterra de Escocia, tienes la ciudad medieval de Durham, la cual se caracteriza por su emplazamiento sobre una colina rodeada por un meandro del río Wear.

Es en la parte alta de esta colina donde concentran los rincones más destacados de Durham, también Patrimonio de la Humanidad.
En concreto, la catedral normanda construida a partir del año 1095 para albergar las reliquias de un santo, cuyo muy robusto estilo arquitectónico normando es el equivalente al románico del continente europeo.

En la gran explanada Palace Green donde se encuentra la catedral también podrás ver parte de lo que fuera el castillo de Durham, convertido en sede de la universidad desde el siglo XIX.

duhnam
En Durham también podrás pasear por calles medievales, en concreto las que te conducen hasta la céntrica plaza del Mercado donde se encuentra el ayuntamiento de la ciudad.

Si te gusta la naturaleza, al oeste de Durham, junto a la ruta que comunica Inglaterra con Escocia en el otro lado del Reino Unido, tienes un bonito parque nacional.

Me refiero a la región de los Lagos (Lake District), enclave natural donde entre colinas boscosas se suceden numerosos lagos.

lakedistric
En una ruta en coche por esta zona podrás ver también pueblos bonitos que en verano se convierten en muy concurridos destinos vacacionales, entre los que destaca Keswick.

Aunque te diré que el rincón que más me gustó en el viaje en coche que hice por esa zona natural de Inglaterra fue el pueblo de Bowness a orillas del lago Windemere.
Si vas en verano, en este lago verás un gran ambiente vacacional, donde puedes disfrutar de diversas actividades de ocio como un crucero en barco.

Para completar una ruta circular partiendo de las antes citadas Manchester o Liverpool, cerca de esta última ciudad tienes otro de los rincones más bonitos del norte de Inglaterra, la ciudad medieval de Chester.

chester

En Chester también puedes visitar una catedral normanda, pero sobre todo en esta pequeña ciudad deberás ver la sorprendente sucesión de casas entramadas en su calle principal, Eastgate.

Se trata de edificios algunos de los cuales se remontan a antes del siglo XIII, y que en algunos casos se disponen como galerías comerciales.
En Chester también podrás ver el reloj Eastgate, considerado como el segundo más famoso del Reino Unido tras el Big Ben de Londres, así como su majestuoso ayuntamiento neogótico construido a partir de 1862 tras el incendio que devastó el anterior edificio.

No hay comentarios

Dejar comentario