En casa del herrero cuchillo de palo… o mejor dicho, hemos buscado fuera de casa del herrero. Hasta ahora en la sección Viajes y escapadas con niños  nos hemos centrado en destinos lejanos… pero ¿qué pasa con lo que tenemos a pocas horas de casa?

Cantabria-Fuente-De--001

Uno de los 10 consejos para padres viajeros primerizos  era que probaras con pequeñas escaramuzas viajeras para desterrar tus mayores temores y comprobar que el león no es tan fiero como lo pintan. Entre esos lugares cercanos recomendados está Cantabria, una región que tiene todos los ingredientes necesarios para una escapada perfecta con los más pequeños de la casa. El verde es el común denominador y el color que define este destino, pero también tenemos el azul del Cantábrico o el blanco de las cumbres nevadas de los Picos de Europa.

Sin más, aquí van seis grandes planes para viajar a Cantabria con niños

Ver animales salvajes en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno

Probablemente sea el rincón más deseado por los niños que viajan a Cantabria… y también por los papás. El Parque de la Naturaleza de Cabárceno  está formado por 750 hectáreas ubicadas en una antigua mina donde en la actualidad conviven cerca de cien especies de animales de los cinco continentes en régimen de semilibertad. Este concepto implica que la mayor parte del tiempo campan a sus anchas por enormes espacios que imitan, en la medida de lo posible, sus condiciones de vida en libertad. En Cabárceno podrás contemplar la manada de elefantes africanos en cautividad más grande del mundo fuera de África, aunque también un gran grupo de gorilas, una enorme colonia de osos pardos, esbeltas jirafas y muchísimas especies venidas de todos los confines de la tierra. No te puedes ir de allí sin ver el espectáculo de aves rapaces. Se necesita como mínimo un día para visitar Cabárceno y si te lo puedes permitir te recomendamos la “Visita Salvaje”. En esta experiencia tienes el privilegio de explorar las entrañas del parque y acceder a zonas donde sólo tiene acceso el personal que trabaja allí y ayudarles en sus tareas. Cuidadores y veterinarios te explican hasta el más mínimo detalle del día a día, la historia y procedencia de cada animal.

Viatge-a-Cantàbria-056

Visitar la Capilla Sixtina de la geología en la Cueva de El Soplao

Se calcula que en las profundidades de Cantabria existen más de 6.500 cuevas repartidas por el subsuelo, muchas de las cuáles son visitables. La Cueva de Altamira en Santillana del Mar es la más insigne de todas, pero en la zona se localizan hasta diez cuevas que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Una de las cavidades más increíbles de Cantabria es la Cueva de El Soplao, bajo las profundidades de la Sierra de Arnero. La visita turística dura aproximadamente una hora, aunque el tiempo es muy relativo bajo tierra. Los espeleotemas que puedes ver en la Cueva de El Soplao han tardado más de 100.000 años en lograr su apariencia actual, y sin embargo lo que observas allí es tan palpitante que los 60 minutos de excursión se evaporan en un abrir y cerrar de ojos.

Viatge-a-Cantàbria-088

Cabalgar sobre las olas en la primera reserva de surf de España

Para alguien acostumbrado a las playas del Mediterráneo, visitar el litoral cantábrico es como poner el pie en otro mundo. Lo que más me suele sorprender es que en el norte de España hay mucha cultura de surf, que más que un deporte es un modo de vida. Me encantó ver en Cantabria como son los padres los que transmiten sus conocimientos a sus hijos que desde bien jóvenes se enfundan un neopreno y cabalgan las olas sobre una tabla. Un gran ejemplo es la playa de Somo en Ribamontán al Mar, donde se creó la primera reserva de surf de España. En su entorno hay muchísimas escuelas de iniciación a este deporte, ya que las playas son kilométricas y por sus características cuentan con olas muy variadas. Sin duda, un entrono perfecto para que los novatos aprendan, pero también para que los profesionales se luzcan sobre una tabla.

Viatge-a-Cantàbria-126

Fuente Dé, mirando a los ojos a los los Picos de Europa

Los Picos de Europa nos regalan algunos de los paisajes montañosos más bellos de España. Sus hermosas cumbres con nieves casi perpetuas se muestran imponentes en primavera. En el Valle de Liébana se encuentra Fuente Dé, paraje que se ha hecho muy célebre gracias al teleférico que en pocos minutos te sube a lo alto de la montaña, desde donde tienes las mejores vistas panorámicas de este circo glaciar de los Picos de Europa. Por si las vistas no fueran suficiente aliciente para la familia, siempre puedes hacer alguna actividad relacionada con la naturaleza o emprender una de las muchas rutas de senderismo aptas para los niños.

Cantabria_ok

Pescando truchas en una piscifactoría de los Valles Pasiegos

La pesca es ideal para que niños nerviosos (como los míos) aprendan a estar algo más calmados. Un lugar perfecto para que los peques se inicien en este antiguo arte es una piscifactoría emplazada en plenos Valles Pasiegos, concretamente en la localidad de Saro. Los niños con una pequeña caña pueden pescar truchas para luego devolverlas al agua. El éxito está garantizado, ya que la cantidad de peces es enorme. En pocos minutos los niños le pillan el truco y aprenden a poner el cebo, a tener la paciencia de esperar a que los peces piquen y luego a devolver sus capturas al agua con sus propias manitas y sin causar daño a los animales.

Viatge-a-Cantàbria-280

De árbol en árbol en el Forestal Park Santander

Santander es una ciudad realmente encantadora para visitarla con niños. Visitar el parque y palacio de La Magdalena es casi imprescindible, aunque nuestra propuesta es todavía más divertida. Se trata del Forestal Park Santander un lugar en el que puedes imitar a los monos saltando de árbol en árbol. Simplemente tienes que ponerte arneses y un casco para escoger el circuito más apropiado para tu altura. Diversión, emoción y algún sustito están asegurados en esta especie de parque de tirolinas para grandes y pequeños. Una buena forma de soltar adrenalina.

Viatge-a-Cantàbria-378

No hay comentarios

Dejar comentario