El queso es uno de esos productos que no se debe eliminar de nuestra dieta

Es un alimento bastante conocido en el mundo – a pesar de que se produce principalmente en Occidente- que existe desde hace varios siglos, cuando un pastor, según las leyendas que se narran hoy en día, se dio cuenta que el cuajo de la leche fermentaba al sol. Desde entonces no han parado de surgir diferentes variedades de queso que varían dependiendo del periodo de maduración, el tipo de leche utilizada, el modo de elaboración, la intensidad del sabor ¿Os apetece viajar a Europa y sumergiros en el oloroso mundo del queso?

Queso

Camembert

Seguramente ya has probado en alguna ocasión este queso francés que se produce con la leche cruda de los pastos de Normandía. Pero lo que no todo el mundo conoce son sus procesos de maduración que se llevan a cabo durante siete semanas sobre paja. Sí, has leído bien, por eso el resultado es una pasta dorada suavemente coagulada con sabor a musgo.

queso

Feta

Desde que algunas queserías elaboran el queso de feta con leche de vaca su sabor no es el mismo. El feta que ha adquirido una enorme popularidad en todo el mundo está hecho con leche de oveja, no tiene corteza, la pasta, densa y blanca, se desmenuza fácilmente y huele a leche. Se comercializa en lonchas gruesas, a las que le han dado el nombre de fetes.

Compartir
Artículo anteriorUn baño redondo
Artículo siguienteDe ruta por Toronto

No hay comentarios

Dejar comentario