La tempura se prepara con gambas gordas, calamares y verduras fritas que se deben mojar en un caldo (tentsuyu), con daikon rallado y el jengibre.

Tempura japonesa

La gastronomía japonesa constituye una delicada obra de arte. No sólo por la forma de mezclar los ingredientes, sino además por la belleza en la presentación de sus platos. En Japón encontrará nuevos sabores, olores y sensaciones que estamos seguros le cautivaran. La comida típica consiste en un cuenco de arroz (gohan), una sopa de soja (miso shiru) y una rica variedad de verduras, acompañadas de pequeñas porciones de carne.

Ingredientes para 4 personas:

Para la masa:
350 a 400 ml (1 y 1/2 a 2 vasos) de agua fría
1 huevo
250 a 300 g de Harina de trigo
Hielo

Para la salsa Tentsuyu:
5 cm Nabo
1 trocito de Jengibre
120 ml Dashi
30 ml soja
30 ml Mirin

Para rebozar:
1 Zanahoria mediana
4 Pimientos padrón
1/4 de Berenjena (100 gr aprox)
80 gr Seta Shimeji
4 setas Shitake medianas o 2 grandes
100 gr Sepia
4 gambas

Preparación tempura

Preparación del plato:

  1. Debemos comenzar cortando un trozo de nabo de unos 5 cm. A continuación lo pelamos, lo rallamos y lo escurrimos un poco para que mantenga la humedad.
  2. Se pela el jengibre con una cucharita de café y los rallamos.
  3. Pelamos la zanahoria y la cortamos primero en rodajas y luego en bastón.
  4. Cortamos la punta del tallo del pimiento padrón y lo marcamos para que no salpique en el momento de echarlo a la sartén con aceite.
  5. Partimos en rodajas el boniato.
  6. Cogemos un trozo de berenjena de unos 5 cm, lo cortamos primero por la mitad y luego en 4 trocitos. Después se marca en forma de abanico.
  7. Limpiamos con un paño la seta shimeji y a continuación le cortamos la punta del tallo.
  8. Preparamos la seta shitake, primero quitando los tallos, luego cortándolas por la mitad y finalmente decorando con el cuchillo una flor en la parte superior.
  9. Secamos la sepia con un paño y quitamos los tentáculos y la piel. Se marca la sepia con el cuchillo sin cortarla para conseguir una textura muy suave y que quede recta al ponerla en el aceite. Luego la troceamos en 4 partes.
  10. Pelamos las gambas y les quitamos las cabezas. Después cortamos la cola, limpiamos los intestinos y estiramos la gamba para que al freírla no encoja.
  11. Batimos un huevo y añadimos agua (entre vaso y medio y dos vasos de agua dependiendo del tamaño del huevo) y lo batimos bien hasta hacer “tamamizu” (agua y huevo). Añadimos harina y mezclamos. Finalmente incorporamos un poco de hielo.
  12. Echamos aceite en una sartén y cuando esté bien caliente, primero freímos “kakiage” de zanahoria. Rebozamos la zanahoria con un poco de harina, mezclamos y añadimos un poco de masa de tempura y volvemos a mezclar.
    Para hacer “kakiage” la temperatura debe ser de 160º más o menos. La masa tarda tres segundos en subir.
    Añadimos despacio el “kakiage” y le damos la vuelta cuando la parte de abajo se haya cocido y lo golpeamos un poco para abrir la masa. Cuando veamos que está bien cocinado, se saca del aceite y se escurre.
  13. Rebozamos las otras verduras con harina y las ponemos en la masa de tempura. A continuación hay que hacer lo mismo con la sepia y las gambas.
  14. Calentamos el aceite y cuando esté a 180º, añadimos las verduras y la sepia sobre las que tenemos que ir echando unas gotitas de masa para que se abra la tempura y conseguir que quede más crujiente.
    Sacamos la verdura y la volvemos a poner en el aceite varias veces para conseguir que esté más crujiente todavía.
  15. Limpiamos el aceite de tempura y ponemos la gamba. Añadimos unas gotitas de masa sobre ella para conseguir que esté más crujiente.
  16. Se puede acompañar la verdura y marisco de salsa tentsuyu, nabo y jengibre rallado.

cocina japonesa

Cocina japonesa: Conoce los platos que te vas a encontrar en los restaurantes locales
Los japoneses suelen comenzar con un buen plato de fideos, que se comen de forma muy rápida y sorbiéndolos. Los soba, tallarines de harina de trigo integral, se pueden comer fríos o calientes, mientras que los somen, más finos, se comen fríos y mojados en salsa. Parecido al soba es el udon, aunque los fideos de este último son más gruesos y de color blanco. El nabemono es un plato de invierno, un estofado que se cocina en la propia mesa en un recipiente de barro caliente. El unagi (anguila) es un plato muy popular cocinado sobre carbón.
Si le gusta la carne, debe decantarse por un sukiyaki, tiras de carne, verduras, aros de cebolla, cuajada de soja y shirataki, fideos gelatinosos, hervidos en un caldo hecho con sake y preparado en la misma mesa. Otra posibilidad, ineludible, es acercarse a un Robatayaki, restaurantes que preparan pescados y mariscos acompañados de toda clase de hortalizas, sobre una parrilla llamada robata. Antiguamente la parrilla constituía el corazón del hogar siendo, por tanto, una de las maneras más tradicionales de preparar la comida. Continuando con los pescados, no puede dejar de probar el celebre Sashimi, trozos de pescado o marisco crudo servido con rábano picante, salsa de wasabi y soja. El sushi es muy similar, con la diferencia de que se sirve con bolitas de arroz avinagrado.
Generalmente, los establecimientos que sirven pollo se identifican con un farolito rojo en la entrada. Su plato principal es el Yakitori, trozos de pollo marinado en salsa de soja dulce y asado al carbón en una brocheta.

No hay comentarios

Dejar comentario