Uno de los atractivos de la época invernal para los amantes del deporte es, sin lugar a dudas, la llegada de la nieve a las montañas y, con ella, la posibilidad de practicar los deseados deportes de invierno. Muchos deportistas y aficionados eligen esta época para disfrutar de viajes a la nieve y practicar actividades como el esquí y el snowboard.

Como toda actividad física, estos deportes aportan un gran número de beneficios para la salud. Aportan energía y vitalidad en pleno invierno y resultan muy tonificantes en una época en la que el estado de ánimo puede empeorar por efecto del mayor número de horas de oscuridad, o por el hecho de pasar más tiempo encerrados en el hogar. Veamos a continuación algunos aspectos de la práctica del esquí y del snowboard, así como sus beneficios para la salud.

A la hora de calzarnos los esquíes, es importante conocer cuál es la modalidad que deseamos practicar y, dependiendo de ella, obtendremos diferentes beneficios para la salud. Aunque existen múltiples modalidades, el esquí clásico se divide en dos ramas: el esquí de fondo y el esquí alpino.

Conoce las distintas modalidades y elige la que más se adapte a ti

La modalidad de esquí de fondo es más antigua, pues nació con el fin de ser un modo de transporte en países nórdicos como Dinamarca o Noruega. Aún hoy se práctica en estos lugares con el fin de desplazarse de un lugar a otro con la ayuda de los esquíes. Los movimientos se realizan en terreno llano y ondulado, sirviendo incluso para ascender ligeros terrenos empinados. Es una actividad accesible para casi todo el mundo, independientemente de su preparación física, pues se trata de un deporte de intensidad moderada y el riesgo de accidentes es mínimo.

En cuanto al esquí alpino, es sin duda el más popular y realizado actualmente. Consiste en descender montañas nevadas con la ayuda de los esquíes. El ascenso a la pista se realiza previamente usando un remonte, el descenso es rápido y dinámico, por ello se trata de un ejercicio más intenso, que requiere mayor preparación física que el esquí de fondo. Hay que tener en cuenta que es en esta modalidad donde se produce el mayor número de accidentes, por lo que el calentamiento antes del deporte es fundamental, así como tomar algunas precauciones.

En cuanto al snowboard, se trata de un deporte más extremo que guarda algunas similitudes con la variedad de esquí alpino. Consiste en deslizarse por la pendiente nevada utilizando una tabla de snow. Igualmente, para su práctica, se requiere una preparación previa, con el fin de evitar accidentes o posibles contratiempos.

¿Cuáles son los beneficios de la práctica de estos deportes?

Como todo deporte, el esquí y el snow nos aportan un gran número de beneficios para la salud. Una de las razones más importantes para elegir estos deportes es que se practican en un ambiente natural, lejos de la contaminación de las ciudades, lo que nos ofrece múltiples ventajas. El aire puro de la montaña y la actividad bajo el sol son especialmente revitalizantes durante el invierno. Como ya hemos mencionado, dependiendo de la modalidad que practiquemos, nos beneficiaremos de una forma u otra. Descubre aquí las ventajas del sky y del snow.

Para aquellos que buscan mayores beneficios a nivel muscular, las distintas modalidades de esquí alpino y el snowboard son las más adecuadas, pues requieren del trabajo de un gran número de músculos, desde el tronco a la zona de espalda y hombros, los abdominales y, especialmente, la zona de las piernas, pues se encuentran en constante flexión y extensión, sobre todo los cuádriceps, las pantorrillas y los glúteos. Debido a la intensidad del ejercicio, es necesario tener una mínima preparación física previa, siendo muy aconsejable practicar a lo largo del año otros deportes para poder disfrutar al máximo de la nieve.

Si lo que buscamos es mejorar nuestro sistema cardiovascular y respiratorio, el esquí de fondo es especialmente conveniente, pues se trata de un ejercicio de resistencia pero, al mismo tiempo, de intensidad más moderada a nivel muscular. Además, es muy beneficioso para mejorar nuestra coordinación. Otra de sus grandes ventajas es que puede ser practicado por la mayoría de las personas, independientemente de su preparación física.

Además de estos beneficios, tenemos que mencionar que se trata de una actividad muy beneficiosa para la mejora del equilibrio. Asimismo, es una excelente manera de adelgazar realizando una actividad muy divertida y, al practicarse al aire libre, refuerza el sistema inmunitario y protege de múltiples enfermedades.

Tampoco podemos olvidar los beneficios que estos deportes nos ofrecen a nivel psicológico. Como toda actividad realizada en contacto con la naturaleza, se trata de deportes que combaten la depresión o la tristeza. A nivel personal, puede suponer un reto cuya superación nos aportará una dosis de autoestima. La práctica del esquí y el snowboard es especialmente beneficiosa para los niños y los adolescentes, pues se trata de una actividad que se puede realizar en compañía de familiares y amigos, fomentando con ello valores sociales tan importantes como el trabajo en equipo, la solidaridad y la sana competición. Al mismo tiempo, la práctica de estos deportes aporta a los más jóvenes una gran enseñanza, la de aprender a aceptar sus limitaciones y no rendirse ante los sentimientos de frustración para intentar superarse en todo lo que se propongan día a día.

Como puedes ver, deportes como el esquí y el snow son actividades que pueden ayudarte a mejorar tu salud tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Tomando ciertas precauciones y medidas de seguridad, tu viaje a la nieve no solo te aporta una experiencia divertida o de descanso, sino que te ofrece muchas ventajas para tu bienestar. ¿Por qué no aprovechar tu período de vacaciones para disfrutar de la nieve con tu familia o amigos? Te ofrecemos una gran variedad de hoteles para esquiar y aprovechar al máximo la nieve. ¡La práctica de deportes de invierno es una experiencia que te revitalizará de pies a cabeza!

No hay comentarios

Dejar comentario