Os vamos a dar toda la información (visados, idiomas, vacunas…) para hacer de su estancia en el Sudeste Asiático una experiencia placentera y sin contratiempos.

1. Visado

Si tienes pensado viajar a algunos de los países del Sudeste Asiático debes saber que tienes que estar en posesión del pasaporte y este debe de tener una validez mínima de seis meses. Para saber si es necesario visado para entrar a alguno de estos países, antes de salir de viaje, consulta tu embajada más cercana.

2. Seguro médico

Es muy recomendable contratar un seguro médico con la cobertura más alta posible para que, en caso de cualquier accidente, no tengas ningún problema a la hora de ser atendidos por personal médico del país. Si carecemos de dicho seguro, cualquier emergencia médica nos puede costar carísima. En las zonas rurales la medicina es deficiente y poco fiable, es conveniente acudir a las clínicas existentes en las ciudades que atienden a viajeros y extranjeros residentes en la zona. No se recomienda compra medicamentos sin receta en las farmacias.

3. Vacunas

Las autoridades aconsejan que todas aquellas personas que vayan a permanecer durante un largo periodo de tiempo en alguno de estos países se vacunen contra la hepatitis A y B, el tétanos, la polio, la encefalitis, la rabia, la fiebre tifoidea y cólera. Además, si tenemos previsto viajar a zonas rurales, conviene vacunarse contra la malaria. Otras recomendaciones durante nuestro viaje es tener cuidado de no sufrir la picadura de los mosquitos, ya que estos pueden ser transmisores de enfermedades como la malaria y la encefalitis japonesa B. También se recomienza beber agua y refrescos embotellados y cerrados. En cuanto a los medicamentos, lleva antihistamínicos si tiene algún tipo de alergia, analgésicos, medicamentos para problemas estomacales y antisépticos si viaja a las zonas rurales.

En estos países existen la posibilidad de sufrir una diarrea, así que es mejor comer alimentos que hayan sido cocinados, no tomar alimentos que lleven tiempo en bufés. Se debe pelar toda la fruta y cocinar toda la verdura. Es recomendable comer en restaurantes y con gran afluencia y rotación de clientes.

vacaciones Sudeste Asiático

4. Clima

El clima tropical de estos países permite que sean un buen destino de vacaciones durante gran parte del año. Aunque en las zonas montañosas refresca, no puede llegarse a hablar de frío. Las temperaturas oscilan entre los veintimuchos y los treinta y muchos grados del invierno y el verano. La única época que sí sería recomendable evitar es la de lluvias, que transcurre desde junio hasta septiembre, debido a que muchas carreteras y zonas de paso quedan totalmente inundadas y hacen mucho más difíciles las comunicaciones.

Para evitar cualquier contratiempo, eche en la maleta ropa fresca y que transpire. Es mejor que sea blanca ya que de esta forma se evitará atraer a los mosquitos. También es aconsejable llevar un chubasquero por si acaso. Unas buenas botas es otro complemento que no puede faltar.

5. Adaptador

Para poder utilizar sus aparatos eléctricos es imprescindible un adaptador universal para hacerlo. El voltaje es distinto al español y ésa es la razón por la cual se necesita dicho adaptador que, por otra parte, puede comprarse en España o al llegar al país.

6. Regateo

En los mercados del sudeste asiático el regateo no es una opción, sino una necesidad. Los precios de los medios de transportes pueden reducirse mucho gracias al regateo. Los precios, sin embargo, no pueden regatearse ni en los restaurantes, ni en los locales nocturnos ni en los hoteles de lujo.

7. Propinas

En ningún caso es obligatorio dejar propinas, pero es sin duda la mejor manera que tiene el viajero de agradecer el trabajo y el buen trato en los hoteles, restaurantes o a los guías locales. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los locales son muy pobres y cobran sueldos bajísimos.

centros urbanos

8. Seguridad

Antes de viajar a cualquier país del Sudeste Asiático el Ministerio de Asuntos Exteriores español recomienda a todos los viajeros inscribirse en un registro formal, para facilitar la atención en casos de extrema emergencia o necesidad. Y es que estos países no son peligrosos, pero hay que tomar ciertas precauciones para que nuestro viaje no se complique. Se desaconseja, principalmente, visitar zonas fronterizas.

Conviene también tener una serie de precauciones como no llevar bolsos, joyas o prendas de ropa que llamen mucho la atención pues es posible que nos encontremos con algún ladrón motorizado, que nos pegará un tirón de lo que pille. También puede suceder que nos encontremos con alguien que intente timarnos, así que hay que desconfiar al igual que haríamos en otra parte del mundo ante la posibilidad de ganar dinero fácil.

9. Idioma

Salvo en rara ocasión, no es normal encontrar a nadie que hable español, a menos que también sea un turista. De hecho, casi el único idioma que se habla son los locales, aunque debido al gran número de visitantes que reciben todos los años, cada vez más asiáticos saben algo de inglés.

10. Moneda

Se puede cambiar todo tipo de moneda en bancos, hoteles y oficinas autorizadas. El uso de tarjetas de crédito, así como cheques de viaje, es cada vez más habitual. En la mayoría de las grandes ciudades y centros turísticos se suelen aceptar tarjetas de Visa, Mastercard y JBC, algunos comercios también aceptan la American Express. Una cosa que tenemos que tener en cuenta a la hora de pagar con tarjeta es que se nos cobrará una comisión.

No hay comentarios

Dejar comentario