La historia y la cultura se unen en estas ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad y que reflejan el carácter de las distintas regiones españolas.

Alcala de Henares Universidad

Alcalá de Henares (Madrid)

Declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1998, Alcalá de Henares fue la ciudad de Cervantes, del Arcipreste de Hita, del Cardenal Cisneros y de Manuel Azaña. Entre sus monumentos más significativos cabe destacar la Casa natal de Miguel de Cervantes, el Palacio Arzobispal, el Colegio Mayor de San Ildefonso, la Catedral Magistral y el Monasterio Cisterciense de San Bernardo.

Ávila

Las nueve puertas de la muralla invitan al viajero a descubrir lugares de fervor divino y rincones evocadores del romancero popular, símbolo único de arte y heroísmo caballeresco. En su cuantioso patrimonio artístico permanecen legados de las tres religiones y culturas que allí convivieron -cristiana, árabe y judía-, con excepcionales iglesias románicas e insignes palacios renacentistas.

Cáceres

El casco histórico de Cáceres es probablemente uno de los más espectaculares y mejor conservados del mundo. La visita puede comenzar en su Plaza Mayor, centro de reunión y lugar de encuentro entre cacereños y forasteros. Desde allí cualquier calle es buena para comenzar a caminar y descubrir los infinitos tesoros que guarda esta monumental villa: el arco de la Estrella, el palacio Carvajal, el de los Golfines de Abajo, la iglesia de Santa María la Mayor, la Casa de las Veletas, etc.

Córdoba Mezquita

Córdoba

A orillas del Guadalquivir se alza una ciudad con pasado grandioso, llena de recovecos con leyendas propias, que cuenta historias de cristianos, moros, judíos. Gentes que vivieron y lucharon por estos bellos parajes, y dejaron su legado histórico, cultural y artístico. La Mezquita, el Alcázar, la Torre de Calahorra, las Murallas, etc. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984.

Cuenca

El centro monumental de Cuenca ofrece  recoletas calles y plazas antiguas repletas  depalacios, conventos y casas nobles, que otorgan a la ciudad un encantador ambiente medieval. Cuenca posee múltiples miradores desde donde apreciar espléndidas panorámicas de la ciudad. Quizás el más conocido sea el de la explanada de San Pablo, desde donde se puede contemplar la estampa más típica de la ciudad, sus Casas Colgadas.

Ibiza

Ibiza es un auténtico paraíso a descubrir. Ibiza sorprende a quien la visita por sus contrastes. Es una isla tranquila si se descansa bajo los pinos de algunas de sus playas; desenfrenada si dejamos que el cuerpo aguante la animada marcha de sus discotecas; hippie en casi todo su territorio y cultural si nos damos una vuelta por la histórica Dalt Vila de la capital

Mérida

Mérida posee uno de los conjuntos arqueológicos mejor conservados de España, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Mérida no sólo se distingue por su legado histórico y monumental, también cuenta con otros atractivos turísticos, como una rica y variada gastronomía, que deleitará los sentidos de cualquier buen comensal, y animadas fiestas y tradiciones populares.

Salamanca Plaza Mayor

Salamanca

Es una ciudad pequeñita, fácil de recorrer a pie para ir descubriendo sus decenas de iglesias y palacios. Entre ellos, la Casa de las Conchas, un edificio singular que es en la actualidad, una biblioteca. Los universitarios acuden al casco urbano en busca de la calavera con la ranita, en la fachada plateresca de la Universidad. Cuenta la leyenda, que aquel que la encuentre aprobará todos los exámenes…

San Cristóbal de la Laguna

Su legado histórico se refleja en sus calles, trazadas con esmero y con edificios de gran solera. Es Patrimonio de la Humanidad por su valiosa arquitectura. El listado de monumentos incluye la Catedral, el Palacio de Nava, el Monasterio de Santa Catalina (siglo XVII, con retablos barrocos), la ermita de San Miguel, la Iglesia de Santo Domingo, entre otros muchos atractivos.

Santiago de Compostela

La legendaria ciudad de Santiago de Compostela es la tercera ciudad santa de la Cristiandad, después de Jerusalén y Roma, y fue declarada en 1985 Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Santiago de Compostela ha venido definiéndose por ser el final de la peregrinación desde la Edad Media. La llegada a su Catedral es una alegría para los miles de peregrinos que  acuden año tras año. Su constitución medieval y barroca la hacen conservar ese aire de grandiosidad religiosa.

Segovia Acueducto

Segovia

Segovia es hermosa, con sus calles empedradas y estrechas, sus casas abuhardilladas, sus mansiones de sillar granítico y sus templos románicos. Sus dimensiones relativamente reducidas y la belleza de sus calles, llevará al visitante a pasar por la judería, la Catedral, el Acueducto, el Alcázar, las murallas, el Acueducto… En 1985, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Tarragona

El mítico pasado romano se une a los yacimientos de los íberos que demuestran que el asentamiento humano de la zona es mucho anterior. Las zonas más modernas de la ciudad muestran anchas avenidas, contrastando con el Barrio Marino y las bellas playas de la Costa Daurada. Todavía hoy se puede ver perfectamente el Acueducto Romano, o visitar los yacimientos de Passeig Arqueológic, el Foro comercial Romano y los restos del Teatro Romano.

Toledo

Cada uno de los pueblos que habitaron Toledo, dejaron su huella particular, una huella cargada de historia, pero también de leyenda. Pasear por sus calles, es entrar en un mundo único, en que cada piedra, cada rincón, se abre un mundo de posibilidades. Toledo guarda muchas “joyas”, algunas de ellas del siglo II, otras, más modernas, pero no menos valiosas, como las obras del Greco en la Catedral o su impresionante “Entierro del Conde Orgaz”, símbolo de la capital toledana a nivel mundial.

No hay comentarios

Dejar comentario