Os damos 5 ideas para que tu padre desconecte de la rutina con un buen viaje a Valencia, Extremadura, La Rioja, un balneario o Lisboa.

Fallas de Valencia

1. Valencia

Como cada año, miles de turistas se acercan el 19 de marzo a la capital levantina para vivir de cerca su evento más popular: las Fallas. Más de 350 figuras de cartón y madera decoran las principales arterias de la ciudad y muestran, de forma satírica e irónica, la actualidad política y social. Todas ellas, excepto una, serán víctima de las llamas durante la cremá, pero hasta ese momento cualquiera que acuda a Valencia puede admirar sus elaborados detalles. Mientras duren las Fallas, la céntrica Plaza del Ayuntamiento acoge al mediodía la mascletá, un espectáculo basado en el ritmo y la sonoridad de los petardos al que acuden en masa vecinos y visitantes.

2. Extremadura

Por estas fechas, el Valle del Jerte se prepara para la floración de los cerezos, un espectáculo natural de gran belleza. Las laderas del valle se cubren de blanco creando un paisaje maravilloso y único. La floración tiene lugar entre mediados de marzo y los primeros días de abril y dura entorno a diez días.

La mejor manera de disfrutar de este acontecimiento es hacer un recorrido por los distintos pueblos que forman parte del Valle del Jerte para así poder observarlo desde diferentes perspectivas. Se puede hacer el itinerario por la sierra, que pasa por localidades como Casas del Castañar o Barrado, o de manera paralela al río Jerte atravesando municipios como Jerte o Tornavacas.

Turismo enológico

3. La Rioja

La Rioja ofrece propuestas de actividades en torno al vino para todos los paladares y bolsillos. Si a tu padre le gusta el buen vino, os recomendamos que le llevéis a conocer alguna de las bodegas de La Rioja en las que podréis ver “in situ” el proceso de elaboración del vino e incluso poner en práctica vuestros conocimientos con una cata. Podréis encontrar más de 80 bodegas (Web) que abren sus puertas al turista e intentarán enseñarle el arte de hacer vino. También existen entidades que ofrecen cursos de cata organizados o a medida.  Más info

4. Panticosa, Lanzarote y Almería

Son el paraíso del descanso y el relax, el lugar ideal para tu padre si quiere olvidarse de los quebraderos de cabeza y de la tensión que acumulada en el día a día. En la localidad de Panticosa (Huesca), las Termas de Tiberio incluyen diferentes instalaciones en un edificio vanguardista de formas redondeadas: una piscina exterior, una playa de arena caliente y un iglú son algunos de los espacios más innovadores.

En la isla de Lanzarote, se encuentra el centro de talasoterapia del hotel Princesa Yaiza, donde el producto estrella son los masajes de tipo tailandés, balinés e hindú. Por su parte, el Envía Hotel Wellness & Golf, en Almería, apuesta por el aceite de oliva como el mejor método para luchar contra el estrés.

Spa Día del Padre

5. Lisboa

Ya de por sí encantadora y bohemia, la capital portuguesa es en esta época del año un vibrante lugar en el que pasar unos días en familia, con multitud de mercadillos al aire libre, festivales y terrazas junto a la orilla del Tajo. Las callejuelas de estilo musulmán del barrio de la Alfama, el emblemático Bairro Alto, el elegante Chiado, las plazas de la Baixa… Cada rincón lisboeta rebosa magia, y qué mejor manera de admirarlos que desde alguno de los numerosos miradores que salpican el paisaje urbano. El de Largo das Postas do Sol y el de Santa Lucía ofrecen las mejores vistas de la Alfama antes de llegar al castillo de San Jorge, que brinda también una fastuosa panorámica de la ciudad.

No hay comentarios

Dejar comentario