Si sigues algunos de estos consejos a la hora del cambio de divisas, tarjetas turísticas, transportes… este verano podrás viajar gastando lo justo y necesario.

transporte público

Realizar un viaje no significa gastarse mucho dinero. Lo primero es planificar el viaje con antelación, ya que así tanto el coste del avión como el del alojamiento serán menores, y el alojamiento hay que buscarlo cerca del centro de las ciudades y con los servicios básicos. Pero también es posible ahorrar y mucho en el destino siguiendo estos consejos:

1. Muévete a pie o en transporte público
Visitar las ciudades a pie siempre que sea posible es otra de las cosas que hará que el presupuesto del viaje no se dispare. Si el alojamiento está en el centro, los gastos en transportes serán notablemente menores, ya que los sitios de interés tienden a estar en esta zona de la ciudad. Otra opción que te hará ahorrar es utilizando el transporte público. En cualquier ciudad europea, si un trayecto en taxi te puede costar entre 5 y 20€, el billete de autobús o metro te costará entre 2-3€. Hoy en día la mayoría de lugares turísticos cuentan con un servicio público de transporte muy satisfactorio.

2. Adquiere tarjetas turísticas
En los principales sitios turísticos vais a encontrar tarjetas turísticas que se puede usar en toda la red de transporte público durante varios días a precios asequibles. Estos pases también suelen proporcionar descuentos en las entradas de sitios turísticos y en restaurantes. Eso sí, antes de adquirir cualquier ticket compara precios con las tarifas estándar.
En Internet vas a encontrar distintos códigos y cupones en diversos buscadores que permiten obtener descuentos en restaurantes y lugares culturales (museos, teatros…). También podrás obtener algún descuento con los carnés de descuentos siempre y cuando los tengas en regla (carné de estudiante, familia numerosa, jubilado…).

3. Aprovecha los días de entrada gratuita
Antes de salir de viaje, consulta las guías de viajes o páginas web de los principales atractivos y planifica las visitas teniendo en cuenta si en los museos, exposiciones o monumentos hay días de entrada gratuita o algún que otro descuento a partir de una hora determinada. Hay algunos sitios que también ofrecen un día de puertas abiertas a la semana o al mes.

visitas gratuitas

4. Visitas guiadas gratuitas
Entérate, antes de partir, si tu próximo destino ofrece a los turistas visitas guiadas gratuitas. Cada vez más nos encontramos con locales que muestran a los visitantes la ciudad sin coste alguno. En Berlín, por ejemplo, la organización Alternative Berlin Tours ofrece visitas guiadas por la ciudad tres veces al día, a las 11, 13 y 13 h. Ámsterdam o París son otras de las ciudades que ofrecen este tipo de servicio.

5. Conoce el cambio de divisas
Si vas a salir fuera de la Unión Europea, antes de subir al avión, te aconsejamos que ojees en cualquier conversor de divisas online el cambio oficial de tu moneda con la del país de destino para que elijas el que mejor cambio ofrezca. Normalmente la tasa de cambio en los aeropuertos suelen ser más cara que en los bancos de los países de origen.
Si tienes tienes pensado pagar con tarjetas, siempre es mejor usar la tarjeta de débito, ya que los bancos cobran demasiado comisiones por utilizar las tarjetas de crédito.
Otro consejo: si el último día aún tienes monedas locales, utilízalas para realizar algún pago ya que lo único que te van a cambiar en el país de origen o en el aeropuerto son los billetes.

6. Utiliza la red de móvil local
Aún en muchos lugares los precios del servicio roaming suelen ser prohibitivos. Por eso, siempre que puedas conéctate a la red wifi del hotel o lugares públicos.

7. Aprovecha al máximo el tiempo
Para que el ahorro sea mayor en transporte y en tiempo, es importante concentrar todas las visitas en un mismo barrio.

comer en la calle

8. Come como un local
Si no quieres que tu presupuesto aumente considerablemente, opta por ir a comer a los restaurantes en los que veas a autóctonos menús del día. Aparte de probar la comida local, notarás que el precio cambia considerablemente con respecto a los establecimientos más turísticos.

9. Compara precios antes de comprar algún souvenirs
Antes de volverte loco comprando, ojea lo que quieres adquirir y compara precios. En las tiendas turísticas de los centros urbanos suelen tener los recuerdos o souvenirs muy por encima de su valor en una tienda menos céntrica. Puedes ir a los mercadillos locales a ojear sus productos. También ten en cuenta las limitaciones de equipaje y los recargos por sobrepasar el peso permitido.

10. Pásate por las oficinas de turismo local
En estos lugares públicos suelen informar a los turistas sobre descuentos para entrar a museos, eventos o actuaciones. También os podrán dar algunas ideas de dónde comer o ir de compras.

No hay comentarios

Dejar comentario