El Principado esconde parajes donde disfrutar de una naturaleza virgen y un mar salvaje a la carta para el disfrute de todo tipo de viajeros

casa banagallones

Ruta a Brañagallones

El eslogan dice que Asturias es un “Paraíso Natural” y quienes conocen esa tierra saben que es bien cierto. El Principado rebosa rincones idílicos donde pasear, disfrutar del mar o de la montaña, donde practicar todo tipo de deportes y actividades de turismo activo y donde divertirse en familia, con la naturaleza y la vida rural siempre como protagonistas. Es en primavera, verano y otoño cuando más se puede disfrutar de los exuberantes y coloridos bosques, montes y picos que dan forma a esta peculiar región, distinta al resto. Y de la riquísima oferta turística existente que gira alrededor de la convivencia de la montaña y el mar.

muniellos

Reserva natural integral de Muniellos

Si te animas a disfrutar de la cara más bella de esa naturaleza superlativa, no dudes. Nada mejor que alojarse en alguno de los establecimientos rurales que salpican el Principado, desde el oriente hasta el occidente. Desde la costa hasta el interior. La oferta es amplia: casas de aldea de alquiler integro o por habitaciones, apartamentos y hoteles rurales, casonas y palacetes… No olvidemos que Asturias reina como la cuna del turismo rural español. Fue aquí, en esta tierra donde abrió el primer hotel encasillado en este segmento turístico: la Rectoral de Taramundi (en el occidente de Asturias, ya cerca de la frontera con Lugo) allá por los años 80. Décadas después, este icono hotelero reina aún como buen punto de partida para una ruta por el Principado. El problema es que la oferta es tan rica que a veces resulta difícil elegir. Mejor dejar que sea el paisaje el que nos conquiste y el tipo de viaje (con familia, con amigos, para practicar deporte, para disfrutar de la gastronomía…) y una vez decidido en que entorno queremos movernos, la oferta de establecimientos rural llegará.

soto de aguas

Soto De Agues

Entre las muchas posibilidades relacionadas he aquí algunas ideas: si te gusta la naturaleza salvaje, en estado puro, atento a la visita Reserva Natural Integral de Muniellos. Situada en el extremo suroccidental de Asturias, dentro del Parque Natural de Fuentes del Narcea, la reserva oculta un bosque auténtico, apenas humanizado, rico en biodiversidad, único y hermoso. Pequeño edén rebosante de robles centenarios y hayas. De líquenes, y aves. De magia y leyendas con extraños seres mitológicos como protagonistas. Una de las claves de su excelente conservación es su aislamiento. Los accesos están limitados a un máximo de veinte visitantes diarios. La ruta es a pie y el recorrido mas corto ocupa unas cuatro o cinco horas. Eso sí, lleva la comida contigo y bebida. Y prepárate para hacer un picnic en plena naturaleza.

Si prefieres disfrutar de las montañas pero también palpar el origen industrial y minero que ha tantos titulares ha dado al Principado pon rumbo a la llamada Cuenca Minera con parada obligada en el parque Natural de Redes. Una vez aquí tres opciones: hacer la ruta del Alba, un sendero fácil, de corto recorrido declarado monumento natural. Pasear por las callejuelas tranquilas de bello Soto de Agües, pueblo típico astur lleno de hórreos y casonas donde merece la pena detenerse. O disfrutar del senderismo en este parque con parada en la Brañagallones, quizá uno de los parajes más bellos de todo el Principado. Ah, y no te vayas sin visitar el museo de la Minería, el museo de la Siderurgia y sin subirte al tren minero.

horreo maiz

Horreo de maiz en Asturias

Si te gusta la costa y el olor a salitre y te apetece caminar de playa en playa (ojo, hay mas de 200 arenales repartidos por la región), he aquí otro reto. Buscar huellas de dinosaurios ¡auténticas! ocultas entre los acantilados que forman la costa desde la playa del Merón (Villaviciosa) a la de Tereñes (Ribadesella). Es la “ruta del Jurasico” y está bien señalizada aunque ojo, para ver las icnitas hace falta echarle un poco de imaginación al asunto.

huellas dinosaurios

Huellas de dinosaurio

¿Los dinosaurios enganchan? Pues completa la ruta visitando el Muja (Museo Jurásico), en Colunga. Los más pequeños tienen el llanto asegurado en cuanto sus ojos se posen sobre las veinte réplicas colosales de dinosaurios (algunas, de más de 12 metros de altura) que se contemplan con detalle gracias al entramado de pasarelas elevadas que recorren las entrañas del centro. Los museos son además un buen plan a tener en cuenta si la lluvia asoma, algo habitual en esta zona adonde siempre hay que viajar con el chubasquero en la maleta.

Si te gusta comer bien, también en un entorno rural, la opción está clara: vete a un merendero. Son muy típicos en toda Asturias pero probablemente es en los alrededores de Gijón, en la zona de Somió, donde más oferta encontrarás para comer productos asturianos de calidad, al aire libre y tomar una sidrina mientras los niños juegan en los columpios o corren por el prau, o sea, por las zonas verdes. Si estás en Oviedo, encontrarás merenderos similares en el barrio de Colloto. Y si te encuentras por Avilés, lo mejor es que te dirijas a la zona de Miranda.

cudillero

Cudillero

Volvemos a la costa donde la oferta rural se sucede, aunque hay villas marineras que destacan como: Cudillero, viejo puerto ballenero donde es casi obligado hacer una parada en un viaje por la costa asturiana. Ribadesella, famosa por el descenso en piragua del Sella y localidad llena de casonas y hoteles palaciegos que la nobleza puso de moda como lugar de veraneo en el siglo XIX. O Llanes, ya cerca de la frontera cántabra, la más turística y famosa por su ambiente animado y sus playas y calas.

cudillero

Cudillero

Para rematar, otra mirada al interior en busca de las casas rurales que salpican los alrededores de Cangas de Onís, Cabrales y que rodean al Santuario de Covadonga. Excelente zona donde hacer parada y fonda si quieres hacer una escapada a Bulnes, o probar a escalar alguna de las laderas mas escarpadas de los Picos de Europa. Y sentirte como la mismísima Heidi despertando en la cabaña de su abuelo. Esa sensación en Asturias es una realidad que se acentua si subes a Tielve o a Sotres, quizá las aldeas más pintorescas y aisladas de los Picos de Europa, situadas en laderas salpicadas de cabañas donde maduran los mejores quesos de la región. Ah, pero si lo que quieres es ver osos pardos y fauna, tendrás que poner entonces rumbo a Teverga. Un consejo, si te seduce esta opción, guarda la bicicleta en el coche. La Senda del Oso, trazada sobre un antiguo tren minero, es también una ruta ideal para ciclistas.

ribadesella

Ribadesella

Resumen: si buscas vivir una experiencia rural de verdad, con la naturaleza como excusa y la vida lejos de la ciudad como objetivo, apunta Asturias en la agenda. Apuesta segura.

Nani Arenas @naniarenas

Comunicadora, contadora de historias y creadora del blog “la Viajera Empedernida“. Periodista especializada en turismo con más de 16 años de experiencia en medios escritos y audiovisuales.También @travelinspirers

No hay comentarios

Dejar comentario