Un crucero no sólo te va a permitir disfrutar de unas vacaciones en el mar, también es una oportunidad de descubrir cada día nuevos lugares.

Crucero Mar del Norte

Las compañías de cruceros seleccionan minuciosamente cada año las mejores y más atractivas excursiones en todos los puertos de escala, atendiendo a la calidad de las mismas en todos sus aspectos: desde las comodidades de los autobuses que realizan el desplazamiento, a la planificación de los itinerarios para que los cruceristas visiten en cada ciudad los lugares más emblemáticos y tengan tiempo suficiente para recorrer el destino o adquirir un recuerdo, hasta la elección de los guías locales, pues normalmente trabajan con expertos profesionales de habla hispana, altamente cualificados y homologados por las autoridades de Turismo de cada país. Normalmente se puede conocer esta oferta, e incluso contratar excursiones de manera adelantada, entrando en las Webs de esas compañías de cruceros o, una vez a bordo, en la Oficina de Excursiones, esto es lo que se llaman excursiones facultativas.

Asimismo, para que no te pierdas ninguna de las actividades que organizan a bordo, todas se encuentran en perfecta sintonía con el horario de las excursiones.

Cruceros por el Mar del Norte

En este recóndito rincón de Europa os esperan vibrantes ciudades portuarias, reconocibles a lo lejos por sus características iglesias con agujas cobrizas, casitas de colores, torres de castillos e imponentes fortalezas de la época medieval. Pero también los parajes naturales más sorprendentes y sugerentes del mundo: los fiordos noruegos. Formados hace varias eras glaciares gracias al deslizamiento de las inmensas masas de hielo que en aquella época cubrían el norte de Europa, estas tierras con escarpadas montañas, que fácilmente alcanzan los 2.000 metros, tienen un gran valor paisajístico. Ahora bien, no es todo ocio, naturaleza exuberante y construcciones históricas. Hay ciudades modernas y vanguardistas, como Estocolmo, que forman parte del selecto grupo de ciudades menos contaminadas, de ahí que se pueda nadar en las aguas que abraza el Ayuntamiento, o pescar junto al Palacio Real y el Parlamento.

Cruceros por el Mediterráneo Oriental

El Mediterráneo Oriental, una zona por la que ya los romanos realizaban cruceros de placer, especialmente por Capri, Ischia y otras islas de la bahía de Nápoles, es capaz de seduciros con entornos inolvidables e idílicos en los que os empaparéis de la frescura mediterránea y recónditos enclaves. Una seducción que nos lleva directamente a las islas Cíclicas, Rodas y Creta, por ejemplo, donde sus apacibles aguas cristalinas dan paso al marrón de sus colinas, los grises y negros de sus volcanes y el blanco de sus pequeñas casas e iglesias encaladas; o a la Perla del Adriático, Dubrovnik, una ciudad medieval llena de encanto gracias a sus pintorescas construcciones y angostas callejuelas y en donde el tiempo parece hacerse detenido. Pero en el Mediterráneo Oriental hay otros muchos destinos muy distintos. Atenas y Estambul quizás sean las ciudades que han crecido más deprisa intentando aunar lo viejo con lo nuevo, al contrario que los monasterios de Meteora, en Volos, que mantienen casi intacta su construcción inicial. Y es que, por tener, el Mediterráneo Oriental disfruta de un excelente clima en cualquier época del año.

 

itinerarios por el Mediterráneo

Cruceros por el Mediterráneo Occidental

De crucero por el Mediterráneo Occidental visitaréis algunos de los lugares más turísticos de la Costa Azul, como Mónaco y Córcega, gracias a su excepcional climatología y calidad de vida, las ciudades italianas de Roma, la antigua “Capital del Mundo”, y Livorno, cuyo encanto reside en su intensa vitalidad, o Malta, un pequeño y fascinante país que se emerge al sur de Italia y que custodia un ejemplar puerto y unas imponentes fortificaciones en La Valletta, la capital.

Muchos de los cruceros por el Mediterráneo Occidental también arrancan en la ciudad de Barcelona, de la que no nos podemos marchar sin empaparnos de las obras del arquitecto modernista Antonio Gaudí –el parque Güell, la Casa Batlló, la Casa Milà y la Sagrada Familia-, y realizan su primera parada en Túnez, donde se han descubierto valiosos vestigios. En tierras italianas, los cruceros se detienen en la ciudad de Nápoles, aunque realmente lo que se convierte en un hervidero de gente es el volcán Vesubio, que emerge muy cerca de esta ciudad italiana y que entró en erupción hace más de veinte siglos arrasando las ciudades de Pompeya y Herculano, y en el puerto de Civitavecchia para que pases un día en Roma. Es fácil enamorarse de esta ciudad que cobija entre sus calles uno de los estados más pequeños de Europa, un anfiteatro erigido en el siglo I y monumentales fuentes. Livorno suele ser la última parada de los cruceros en Italia. Esta ciudad, fundada por los Médici a mediados del siglo XVI, presume de tener a su lado la bella Florencia, que guarda en sus museos e iglesias cientos de obras de arte, y Pisa, con su emblemática torre inclinada.

Cruceros por el Atlántico

Ese aire romántico que se respira en el Atlántico ahora los viajeros también pueden vivirlo en los buques, que inician normalmente las travesías en las costas andaluzas, Cádiz o Málaga, gallegas y portuguesas, y que paran en las llamadas Islas Afortunadas, con escalas en La Palma y Santa Cruz de Tenerife, una ciudad arropada con insólitos edificios, en las ciudades marroquíes de Casablanca y Agadir, y en la exuberante Madeira, con más de 15.000 hectáreas de vegetación declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ciudad marroquí de Casablanca es otro de los destinos que se suelen detener los barcos que surcan las aguas del Atlántico. Casablanca, pese a no formar parte de las ciudades imperiales marroquíes, cuenta con un valioso conjunto arquitectónico Art Déco, una imponente mezquita, que apunta con un rayo láser hacia la Meca, y un barrio, Maarif, atestado de rascacielos y edificios contemporáneos. La otra ciudad marroquí que toca estas travesías es la bella Agadir, con más de nueve kilómetros de playas de arena fina y dorada.

 Ahora que sabes cómo sacar el máximo partido a lo cruceros, apúntate a uno. Te dejamos nuestras ofertas. Pincha aquí

No hay comentarios

Dejar comentario