Embarcarte en uno de los cruceros que surcan el mar Mediterráneo es una de las mejores maneras de disfrutar de tus vacaciones de Semana Santa.

Crucero para Semana Santa

Si te decantas por surcar las cálidas y tranquilas aguas mediterráneas, podrás desembarcar en la histórica ciudad de Atenas, para acercarte a contemplar la majestuosa Acrópolis. La perla de las Cicladas, Santorini, de una belleza inigualable, y Estambul, con su inconfundible harén del palacio Topkapi, son otros de los tesoros que el Mediterráneo guarda en sus costas, pero no son los únicos.

Roma (Italia)

Si todos los caminos conducen a Roma, todos los caminos de la Ciudad Eterna conducen a impresionantes y enigmáticos monumentos que conforman un bello conjunto de postales conocidas por todos, pero no por ello menos sorprendentes y atractivas. Pero pasear por la desmesurada capital italiana también te permitirá descubrir sus miles de plazas que son los auténticos centros neurálgicos de las ciudades mediterráneas. Por toda Roma encontrarás plazas de todos los tipos y para todos los gustos. Aunque puede que en Roma el protagonismo se lo lleve la Piazza Navona, sobre todo a primeras horas del día para admirar su monumento barroco más sobresaliente: la Fuente de los Cuatro Ríos, que representa a los ríos Danubio, Ganges, Nilo y Río de la Plata. De la plaza también resaltan una estatua de Pasquino, donde antiguamente dejaban alegorías en las que se criticaban a los gobernantes, la Fontana del Moro y la Fontana de Neptuno.

Estambul (Turquía)

De todas las ciudades bañadas por el Mediterráneo, no existe ninguna que atesore más de doscientas mezquitas levantadas a lo largo de la historia como Estambul. Pero estas maravillas únicas e irrepetibles sobresalen no sólo por sus suntuosos decorados y hermosas piezas, estos auténticos foros, utilizados con fines religiosos, políticos y sociales y que en muchas ocasiones albergan también bibliotecas, hospitales o cámaras de tesoros, causan una gran expectación cada una de las cuatro veces que el almuecín llama a la oración a los fieles. Por su significado, la iglesia-mezquita de Santa Sofía, de estilo bizantino, es una de más afamadas de Estambul. Para sentir su grandeza, aparte de admirar sus mosaicos, columnas o puertas, es necesario colocarse bajo su cúpula de 56 metros de altura y permanecer durante unos segundos en silencio. Ordenada levantar por el sultán Ahmet I, la mezquita Azul es otro de los tesoros de la capital turca.

Atenas (Grecia)

Para contemplar la herencia cultural de los griegos, una de las más valiosas del mundo, basta con dejarse seducir por las imponentes ruinas de la Acrópolis de Atenas de gran valor histórico. Conocida por “la cuna de la civilización, el nombre de la capital griega procede de la diosa de la sabiduría, Atenea, quien según cuenta una leyenda, venció a Poseidón en una disputa por la ciudad y para recordar la batalla se levantó en la Acrópolis un templo en su honor. Pero, historias aparte, caminando por este legado de la Edad del Bronce, situado en una colina de unas tres hectáreas, te toparás con el Monumento de Agripa, del que sólo se ha llegado hasta nuestros días un pedestal de más de trece metros de altura tallado en mármol; el santuario de Artemisa Brauronia, diosa a la que las jóvenes casaderas griegas dedicaban unos bailes siguiendo un ritual para obtener sus favores; o el Partenón, en cuyo interior originariamente había una espectacular escultura de la diosa de la sabiduría que medía unos doce metros y que se construyó en marfil y oro.

Crucero islas griegas

Islas griegas (Grecia)

Tal vez las islas Cíclicas sean el conjunto paisajístico más bello enclavado en medio del Mediterráneo y acercarte a la más meridional de ellas, Santorini, atravesando acantilados que llegan a alcanzar entre 200 y 300 metros de altura sin apenas vegetación puede ser inolvidable. Aquí las azuladas aguas del Mediterráneo van cambiando a colores tétricos por el reflejo de su vegetación salvaje que a lo largo de los años ha crecido en este montón de lava con forma de media luna, que se formó hace aproximadamente 1500 a.C. por la explosión de un volcán sumergido. Una vez en tierra lo esencial es conocer su capital, Faros, aunque para ello haya que subir unos 500 escalones. Mikonos, otra de las islas Cícladas, es un bello enclave en el que el mar, el sol, la luz y el aire serían los protagonistas absolutos si no fuera por la espectacular panorámica que conforman sus impolutos edificios blancos, con balcones y ventanas azules y rojos, sus hermosas iglesias y empedradas callejuelas engalanadas con adornos florales. .

Alejandría (Egipto)

A medio camino entre el Mediterráneo y el Egipto de los faraones se alza la bulliciosa ciudad de Alejandría, la cuna de Cleopatra y el sueño de Alejandro Magno. Aunque existen muchos lugares para el recuerdo, como la calle Nebi Danial, antigua calle del Soma en la que se levantaba el Cesareum y dos obeliscos, aún hoy puede contemplarse en Alejandría las catacumbas de Kom es-Shoqafa, la columna de Pompeyo, con una altura de 25 metros y los vestigios de una teatro romano, en el que se podían dar cita casi mil personas. Pero, sin duda, en los últimos años la nueva Biblioteca es la que suscita el interés de los curiosos a pesar de no contar con los 700.000 rollos que albergó en su origen, antes de ser asolada por un incendio.

Dubrovnik (Croacia)

A pesar de ser una más de las alrededor de 1.100 islas que flotan en el mar que bordea Croacia, la isla de Lokrum, a unos 700 metros de la hermosa ciudad de Dubrovnik, cautiva desde el primer instante que se divisa. Al desembarcar en esta idílica isla virgen de parajes deslumbrantes frente a aguas traslucidas y tranquilos arenales, pasarás momentos inolvidables recorriendo sus espacios verdes, por los que merodean pavos reales, así como contemplando el lago salado Mare Muerto y algunas de las construcciones que se conservan de antiguos asentamientos. Además de relajase en esta isla, en Dubrovnik tiene que visitar su muralla del siglo XIII que encierra empinadas calles adoquinadas, palacios, iglesias, conventos y museos en los que predominan los colores ocres y rojos como antaño.

Haz tu reserva al mejor precio en nuestra página especial

No hay comentarios

Dejar comentario