Los Autos de Fe del siglo XVII demuestran que la Inquisición condenó a la hoguera a varias brujas y brujos de la zona de Zagarramurdi

Escenarios navarros

¿Vas a realizar una escapada a Navarra y no sabes qué hacer? Pues tenemos una propuesta muy apasionante para amantes de la cultura y la naturaleza. Han llegado hasta nuestros días diversas leyendas que aseguran que siglos atrás en esta hermosa tierra había brujos y brujas que realizaban ritos y costumbres en los frondosos bosques o enclaves subterráneos que no coincidían como los dogmas de la Iglesia. Por eso, os proponemos que nos acompañéis a algunos de estos sitios en los que se realizaron “akelarres”.

Valle del Roncal

La Inquisición española comenzó aquí su andadura en contra de las brujas, en su mayoría, y brujos. Se acusaba a estas personas de acudir a las recónditas zonas de este excepcional paraje natural, cubierto de pinos, robles y hayas, a rendir culto al diablo. Las primeras acusaciones acabaron en 1525 con la muerte de cinco brujos en la hoguera.

Cuevas de Zugarramurdi

Un siglo más tarde los inquisidores desviaron su interés hacia el pueblo de Zagarramurdi, muy cerca de la frontera con Francia, y más en concreto hacia unas cuevas ubicadas a 400 metros, sin estalactitas ni estalagmitas ni pinturas en las paredes. Unas cuevas, en las que según narran algunas leyendas, los locales realizaban pócimas y hechizos en torno a una hoguera. Por este motivo, el inquisidor Valle-Alvarado acusó a 300 niños, hombres y mujeres, aunque finalmente sólo 40 acabaron juzgados por el último Auto de Fe llevado a cabo por la Inquisición española. En el panel de entrada a la cueva se rinde homenaje a las 6 personas que fueron condenadas a morir en la hoguera y a los otros 5 acusados, que tras su paso por la prisión, acabaron falleciendo. Aquí también, en un enorme caserón de tres plantas, se ha abierto un museo dedicado a las brujas y brujos de la Edad Media. El Museo de las Brujas nos muestra cómo eran las ceremonias que realizaban los habitantes de estas tierras e intenta explicar el por qué del miedo de la sociedad de aquel momento hacia lo desconocido.

 

Cuevas Navarra

Toma nota

De la población Navarra de Zugarramurdi sale un camino, bautizado como el sendero de los contrabandistas, que une su cueva con la de Urdazubi/Urdax, ambas en la comarca de Xareta. Es un recorrido de 8 kilómetros que se puede realizar perfectamente con niños en primavera y en verano. Las cuevas de Urdazubi/Urdax sí disfrutan de impresionantes estalagmitas y estalactitas.

Navarra cuenta con otros muchos escenarios irrepetibles

1. Parque Natural del Señorío de Bértiz
El señorío se funda en el siglo XV. Sobre el monte Aizkolegui se encuentra situado un palacio del siglo XVIII con un jardín de plantas diversas incluye algunas exóticas que recrean distintos ambientes. Los recorridos educativos por el parque cuentan con este jardín como uno de los puntos de interés.
El parque se encuentra situado en el entorno montañoso pirenaico de los Valles Cantábricos más concretamente en el Valle de Bertizarana. El clima es húmedo, de características oceánicas favorece la abundante vegetación que cubre los montes.
Los hayedos y robledales forman espesas masas forestales. Junto a los barrancos que desembocan en el río Bidasoa crecen alisos, avellanos y fresnos. Las praderas y los brezales rodean los caseríos.
La existencia de pico mediano y pico dorsiblanco en el parque es una prueba del buen estado de este hábitat.

2. Reserva Integral de Lizardoia
Situada en el norte de la provincia, en el límite con la frontera francesa y también en el límite entre las montañas pirenaicas y el hábitat continental. El bosque de la reserva está compuesto por hayas y abetos principalmente. En él anidan especies muy frágiles, cuya existencia demuestra el buen estado del ecosistema.
Otras especies animales que viven aquí son la marta, el ciervo, el corzo…
En la reserva se encuentra un hermoso paraje: la Selva de Irati.

Bosques de Navarrra

3. Reserva Integral de Ukerdi
La Reserva se incluye en la Reserva Natural de Larra, en el Pirineo Occidental.
Los suelos calizos sobre los que se asienta le confieren un carácter muy especial: los fenómenos atmosféricos modelan en estas rocas caprichosas formas en el exterior y en el interior.
La nieve y las lluvias son frecuentes y favorecen el crecimiento del bosque de hayas y abetos. Sobre las rocas calizas, crece el pino negro.
Existe una interesante vegetación que pasa gran parte del año bajo la nieve.
En las dolinas crecen algunas especies endémicas del Pirineo occidental. Los pastos en la reserva son también abundantes.
En la reserva se pueden contemplar hermosos ejemplares de urogallo, el pico dorsiblanco y el pito negro. Otras aves que viven en este hábitat son el mirlo collarizo, el verderón serrano, el acentor alpino,… El sarrio es uno de los mamíferos de mayor tamaño. El oso pardo se ha detectado en alguna ocasión en la zona.

4. Reserva Natural de Peñas de Itxusi
Junto a la frontera francesa, en el macizo de Alduides-Quinto Real y en la ladera del monte Artzamendi, se encuentra este lugar rocoso en el que la vegetación está compuesta primordialmente por pastos, helechos y brezos.
Uno de los principales tesoros ecológicos que se protegen en esta reserva son las aves.
En estas peñas casi desnudas del valle de Baztán anidan unas 51 parejas de buitres. También existen algunos quebrantahuesos, halcones, alimoches, águilas culebreras, aguiluchos pálidos, gavilanes, cárabos, chovas piquirrojas, búhos chicos y molanos reales.

5. Reserva Natural de la Cueva Basajaun Etxea de Lanz

Esta reserva protege una cueva cárstica situada al norte de la Cuenca de Pamplona, cerca del barranco del río Txorrostarriko. Se trata de una hermosa cueva de 425 metros de longitud y varios niveles en la que las estalactitas y las estalagmitas además de delicados modelados poseen originales tonalidades verdosas y azuladas a causa de las variedades de aragonito aquí depositadas.

6. Reserva Natural de Larra
La reserva pertenece al valle del Roncal, que limita con la provincia de Huesca al este y con Francia al norte.
En ella se encuentra la mayor altura de la comunidad Navarra: la Mesa de los Tres Reyes de 2.428 metros. El relieve es además muy escarpado debido a que el suelo calizo se encuentra muy erosionado. Bajo tierra esta erosión conforma largas galerías de gran profundidad dos de ellas superan los -1300 metros.
La erosión en esta zona se ve favorecida por el influjo del cercano mar Cantábrico, que provoca abundantes precipitaciones tanto en forma de lluvia como de nieve.
La vegetación principal por debajo de los 1.700 metros es el hayedo con abetos cubiertos por líquenes, tejos, serbales… Más arriba crece el pino negro, el rododendro, la brecina, los arándanos…
En las partes más altas, los pastizales tapizan el suelo.
El oso pardo es el rey de la fauna que eligen estos parajes para vivir. Otros mamíferos de la zona son el sarrio, la marmota, el armiño… La avifauna está compuesta de perdiz nival y pardilla, urogallo, águila real, pito negro, quebrantahuesos…

 

No hay comentarios

Dejar comentario