Da igual verano o invierno, el agua de Ibiza te acoge haga el tiempo que haga. Decide tú si estás preparado para probar estos deportes.

Surf

La marcha nocturna de Ibiza es conocida en el mundo entero, puede incluso que su fama se extienda a galaxias lejanas, pero aunque sabemos que el ambiente de la isla pitiusa no tiene rival, hay mucho más en ella que discotecas y fiestas hasta el amanecer. Si eres un amante de los deportes acuáticos y buscas despertar tu adrenalina a tope, la isla reúne todos los requisitos para convertirse en tu paraíso personal.

Aunque el surf no es el deporte estrella, los amantes de las olas encontrarán su sitio si viajan a la isla entre octubre y abril, periodo en el que se dan las condiciones climáticas necesarias para poder convertirse en un jinete de las aguas. La cala Es Vedrá y la playa d’en Bossa son algunos de los lugares donde se concentran los surfistas. Pero si hay un lugar idóneo para coger una buena ola y deslizarse sobre ella, es Cala Nova. Su orientación y su apertura al mar provocan que los días de viento se levanten olas de varios metros que hacen las delicias de los apasionados de las tablas. Si vas entre abril y octubre y quieres aprender a surfear de la mano de monitores profesionales, deberás ir a la playa de San Antonio y adentrarte en el número 10 de Des Molí. Allí te espera ‘Flowrider’, la principal actividad de Surf House, una ola artificial donde te enseñarán todos los trucos de este deporte.

Wakeboard

Está claro que eso de tumbarte a la bartola en la arena no va contigo y lo que buscas son emociones fuertes, por eso nos atrevemos a decir que el ‘wakeboard’ es el deporte idóneo para ti, una combinación de surf, ‘snowboard’ y esquí acuático que te hará soltar todo el estrés de un plumazo. Amarra bien tus pies a la tabla, coge la cuerda y déjate arrastrar por una lancha a gran velocidad por las claras aguas baleares. Al ser costas cerradas y protegidas del viento, la bahía de San Antonio, la cala Bassa, la playa d’en Bossa y Santa Eulalia son perfectas para que saltes sobre la estela que deja la barca y hagas giros sobre el mar. Pese a que estas playas no están demasiado azotadas por las brisas, lo mejor es practicarlo a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, ya que las aguas están más tranquilas y son tus mejores aliadas para aguantar el equilibrio. Además, puede ser una buena ocasión para ver una de las puestas de sol más bonitas de España.

Probablemente ver el cielo convertido en un cuadro de color con el sol anaranjado sumergiéndose en el agua es una imagen que no querrás perderte y podrás deleitarte con el paisaje en cualquiera de sus playas. Pero, ¿imaginas contemplar esta exhibición de luz y color desde el aire? Pues no hace falta que fantasees demasiado porque el ‘parasailing’ te brinda esta oportunidad en San Antonio y d’en Bossa. Con un paracaídas y atado con una cuerda a una embarcación que te arrastrará por el cielo, ascenderás de manera progresiva a más de 50 metros de altura gozando de una sensación de paz y libertad sin igual.

Flyboard

Pero hay quien no se conforma con surcar las aguas a máxima velocidad o volar teniendo las gaviotas como compañeras. Si eres uno de ellos, no te preocupes que seguro que te sorprenderás, porque en esta isla todo es posible en lo que a deportes acuáticos se refiere, incluso salir disparado del agua como un cohete y levitar realizando piruetas sobre el mar de San Vicente, San Antonio o d’en Bossa. La culpa de tu asombro la tiene el ‘flyboard’, una tabla con botas que, propulsada por el agua de una manguera conectada a la parte trasera de una moto acuática, te hará elevarte varios metros sobre el nivel del mar. Aunque se pueden alcanzar los 12 metros de altura, lo máximo que te elevarás si eres principiante son cuatro metros. Si bien deberás seguir las instrucciones del monitor en todo momento y cumplir ciertas pautas de seguridad, no necesitarás un entrenamiento previo para moverte, tomar el control o hacer piruetas. El 95% de las personas que lo prueban consiguen volar en menos de 15 minutos. Tan sólo se requiere algo de destreza, equilibrio y ganas de diversión. Y no exageramos si te decimos que es el deporte de las estrellas: Leonardo DiCaprio y Vin Diesel son algunos de los famosos que se han aventurado a elevarse sobre las aguas ibicencas bajo los efectos de la adrenalina del ‘flyboard’. ¿Te atreves tú?

Y como lo más seguro es que después de este subidón de adrenalina te apetezca algo más relajado, déjanos contarte que la isla también ofrece la posibilidad de practicar opciones más relajadas, y en ese sentido el ‘paddle surf’ es ideal. Se trata de un paseo donde tu medio de transporte será una tabla de surf y tus neumáticos un remo. Muchas empresas realizan esta actividad, entre ellas, Surf House Ibiza, que te propone una excursión de cinco horas para conocer los sitios más recónditos y majestuosos de la isla a los que sólo se puede acceder por el agua.

Si te has animado a practicar uno de estos deportes acuáticos, nosotros te proponemos los mejores precios para ir. Pincha aquí para ver nuestras ofertas.

No hay comentarios

Dejar comentario