Leyendas de fantasmas, extraterrestres o fenómenos paranormales son algunas de las historias que podrás conocer del bosque Hoia Baciu que encontrarás en Transilvania.

castillo en Rumanía

Hoia Baciu es un bosque encantado en Transilvania donde abundan todo tipo de fenómenos inexplicables que hacen las delicias de los aficionados a los misterios
Hoia Baciu es un bosque que cubre un área de 250 hectáreas situado en la ciudad rumana de Cluj-Napoca, a 440 kilómetros de Bucarest. Nada que llame la atención a priori, sino fuera porque se ha convertido en un auténtico festival de lo paranormal, convirtiéndose en una de las áreas más activas del mundo en cuando a sucesos inexplicables. Uno de los primeros hechos que llamó la atención fue  la desaparición de un pastor y sus 200 ovejas en el interior del bosque. La investigación de este extraño suceso duró meses, sin embargo nunca se llegó a una conclusión. La leyenda local afirma que el pastor no murió, sino que quedó atrapado en otra dimensión.

Su notoriedad se hizo evidente a finales de los años 70, a raíz de unas fotos tomadas por el biólogo Alexandru Sift donde se apreciaban unos objetos en forma de disco que sobrevolaban el cielo. En agosto de 1968, un militar llamado Emil Barnea, en presencia de tres testigos más, también fotografió una especie de platillo volante de aspecto metálico sobre el bosque y que no emitía sonido alguno.
Los estudios realizados a dichas imágenes revelaron que el objeto no identificado medía 30 metros de diámetro y se encontraba a unos 600 metros de altura. La única conclusión a la que se llegó fue que las fotos no habían sido manipuladas.
La noticia corrió como la pólvora y dio la vuelta al mundo. Desde aquel momento la policía local comenzó a recibir infinidad de llamadas sobre la aparición de ovnis en el lugar. Su fama no había hecho más que empezar.

Bosque en transilvania

Y no solo de extraterrestres vive Hoia Baciu. Los habitantes locales y los turistas que todavía se atreven a internarse en sus profundidades, también se ven afectados por extraños síntomas como fuertes dolores de cabeza, ansiedad y náuseas. El caso más extraño fue el de una mujer que sufrió quemaduras en la piel al entrar en el bosque.
Los fenómenos más comunes son la aparición de esferas de luz y voces femeninas que rompen la quietud del lugar. Algunos afirman percibir una sensación constante de estar siendo observados. Tampoco faltan los dispositivos electrónicos que dejan de funcionar sin motivo.
A lo largo de los años se han registrado numerosas historias sobre personas que experimentan trances. Sin duda alguna, la más rocambolesca, la de una niña que se perdió y apareció cinco años más tarde con la misma ropa y sin recordar nada de lo sucedido en ese intervalo de tiempo.
Las leyendas se alimentan con la creencia de que los osados que se atreven a internarse en el bosque son perseguidos por las almas atormentadas de los campesinos rumanos que fueron asesinados en él.
Los más escépticos no pueden negar dos hechos.  Una vez que uno entra en el bosque lo primero que nota es algo que queda fuera de toda discusión; la extraña forma de sus árboles y es que de la misma raíz brotan varios troncos que no se extienden hacia el cielo sino que forman un extraño arco. Y en segundo lugar, una explanada circular donde no crece la vegetación. Incluso se han llegado a tomar muestras de la propia tierra, pero no existe explicación científica que aclare la falta de vida vegetal en este parte del bosque. Los partidarios de las leyendas la llaman “el hogar de los fantasmas”
Muchos creen que este área es el origen de todos estos sucesos inexplicables.
Científicos de Alemania, Estados Unidos, Francia y Hungría han logrado captar estructuras extrañas en el bosque, incluyendo caras y apariciones sin explicación, algunas reconocibles a simple vista y otras, solo a  través de fotos y videos.
La teoría más recurrente es las que trata el bosque como un portal a otra dimensión.
Uno de los testimonios que llaman la atención es el de un periodista e ingeniero rumano, Cristian Muresanu. Teníamos a mano un equipo para detectar radiaciones. Al llegar a una zona concreta, la aguja indicaba valores muy altos. Constatamos que la radiación estaba en el aire y variaba con el viento”. Muresanu estuvo expuesto a la radiación durante algo más de 10 minutos. Días más tarde, no solo su ropa conservaba parte de la radiación, también su cuerpo. Se le cayó parte del pelo y sufrió problemas de salud. “ En seis meses, parecí envejecer diez años” afirmó.
La BBC lo ha catalogado como uno de los bosques más interesantes del planeta.
Incluso ha sido el protagonista de un episodio del programa de televisión estadounidense llamado Ghost Adventures, donde tres parapsicólogos se adentran en este bosque por la noche para investigan los misterios que aparentemente se ocultan en él.
Creyente o no, ¿te atreves a darte un paseo por el bosque?

No hay comentarios

Dejar comentario