¿Has oído hablar muchas veces de la isla de Formentera? Si no la conoces, deberías hacer una escapada y comprobar por ti mismo el espectáculo visual que conforman sus playas, con su diversa gradación de azules, y sus bellas calas. Y si ya has estado, seguramente sobren las palabras para describirte la belleza de este lugar.

En esta bella isla encontrarás un ambiente cool y relajado, de escúter y chill out. Te espera un destino con una silueta caprichosa, que se grabará en tu mente para siempre. Sin duda, hoy es un auténtico paraíso, en el que disfrutarás de uno de los viajes más maravillosos que tu mente pueda imaginar.

Cómo viajar a Formentera

Formentera no tiene aeropuerto, por lo que la única forma que tienes de llegar a la isla es vía marítima. Una buena idea es hacerlo en ferry, desde los puertos peninsulares de Denia, Valencia y Barcelona. También tienes la opción de hacerlo desde el puerto de Ibiza, en el que hay numerosas navieras y compañías que realizan el trayecto a la isla. Desde la playa d´en Bossa y Santa Eulalia también salen embarcaciones, lo único que tienes que tener en cuenta es que en este caso son algo más lentas.

Cómo moverte por Formentera

Formentera es pequeña, así que puedes moverte de maravilla a pie a todas partes. Pero, si quieres exprimir la isla al máximo y empaparte de su paisaje, pasea por ella en bicicleta (la mayoría de la isla es plana y muy accesible) o en moto (más conocidas allí por “motorinos”), lo que te dará una sensación de libertad increíble.

Si tienes pensado ir a los alrededores, puedes alquilar un coche y recorrerla a tu ritmo. En cuanto a los autobuses públicos, hay líneas regulares durante todo el año que conectan con los núcleos principales y con los más turísticos.

Formentera: sus playas y calas

Formentera está bañada por numerosas playas que, sin duda, te recordarán a las del Caribe. ¡Sí! Esas que tienen arena muy fina y blanca, con aguas turquesas y al abrigo de un sol más que exótico. En la zona de Poniente, en la de las espectaculares puestas de sol, podrás disfrutar desde uno de sus chiringuitos, con un refrescante cóctel entre las manos, de playas idílicas, como Cavall d´en Borràs o Ses Illetes. Desde Cala Saona podrás disfrutar de una panorámica increíble, que incluye la isla de Ibiza. Si buceas en las cercanías de las rocas podrás sentir el delicado sonido de los peces mientras nadan entre obladas y salpas.

Migjorn es un gran arenal salpicado de numerosas playas, como Es Copinar, Racó Fondo, Es Mal Pas o Es Ca Mari. Y el islote de Espalmador está separado por una lengua de arena repleta de playas, por lo que solo podrás acceder hasta allí en barco. Allí se encuentra la playa S´Alga, con grandes dunas de arena y una enorme laguna.

Rutas verdes

Formentera presenta ante tus ojos un amplio abanico de rutas en plena naturaleza, que te llevarán a descubrir rincones con mucho encanto y que permanecerán en tu retina para siempre. La Savina – Cala Saona atraviesa la zona de Porto Salè y discurre por un entorno paisajístico muy particular, jalonado de campos, casas típicas y paredes de piedra. La ruta finaliza en Cala Saona, rodeada de numerosos acantilados de roca rojiza y desde donde puedes ver una de las puestas de sol más bellas. Can Marroig – Punta de la Cavina, por su parte, recorre gran parte de la costa noroeste. Si la paseas, atravesarás una zona de parajes desérticos, otra de costa escarpada y otras boscosas, y terminarás en la Torre de Sa Gavina.

La ruta de Es Cap – Punta Rasa es una de las más curiosas, porque es la única que recorre la zona oeste de Es Cap. Durante el trayecto podrás ver paisajes variados, que se yuxtaponen y que forman un contraste muy bello, conformando una de las rutas más bonitas que puedes hacer por la isla.

Cultura y patrimonio

Además de sus playas y calas, Formentera tiene otros atractivos, u el faro de Mola es uno de ellos. Se localiza en el punto más elevado de la isla, sobre un acantilado de 120 metros, que es el más antiguo y el más popular. De hecho, fue uno de los escenarios de la película Lucía y el sexo.

¿Sabías que Formentera tiene tres conjuntos históricos? Sant Ferran de ses Roques, Pilar de la Mola y Sant Francesc Xavier. Se sitúan en el centro de un entramado de plazas y vías que le confieren un carácter único y los dota de gran belleza.

El parque natural de Ses Salines, por su parte, es la joya indiscutible de su patrimonio ambiental. Se trata de un espacio natural protegido, con un rico ecosistema, que alberga numerosas especies animales y vegetales endémicas y que está salpicado por preciosas playas, como Ses Illetes.

Dónde y qué comer

La gastronomía formenterana tiene platos de referencia como el peix sec, frit de polp, frit de bestiar o el Flaò. ¿Te suenan raros? Pues ve acostumbrándote, porque se te hará la boca agua. Comer en la isla es un placer ineludible, y para que puedas disfrutarlo cuenta con un buen número de restaurantes.

Los más clásicos son Fonda Pepe, Can Forn y Can Rafalet. El primero tiene un ambiente muy retro y está especializado en pescaíto frito, el segundo ofrece gastronomía tradicional de la isla y una carta de vinos muy económica y en el tercero podrás probar las paellas más sabrosas y baratas de Formentera.

De compras

No cabe duda de que Formentera es sinónimo de ambiente hippie, y todos los miércoles y domingos montan su mercado más popular y tradicional en Pilar de la Mola. Está repleto de puestos con objetos artesanales, actuaciones musicales y talleres de demostración del proceso de creación de sus productos autóctonos.

Formentera no es el Caribe, pero lo parece. Un destino perfecto para unas vacaciones o una escapada, que puedes realizar con el asesoramiento de Viajes Carrefour. ¡Consúltanos!

No hay comentarios

Dejar comentario