Hay hoteles urbanos, rurales, playeros, cosmopolitas y de diseño, pero te proponemos un plan diferente alojándote en los establecimientos más extravagantes de nuestra geografía española.

Hotel en el Hierro

Hoy en día se puede dormir en un carromato, en un faro, en una cueva, en una plaza de toros, ¡y en la copa de un árbol! Los más conservadores pueden optar por el lujo y el sosiego de los hoteles a pie de playa, aunque hay sorpresas.

Hotel Punta Grande (El Hierro)

Es, según el Guinness de los Récords, el hotel más pequeño del mundo. Situado en un espigón de mar, este hotelito de tan solo 600 m2 y 9 metros de altura, únicamente dispone de 4 habitaciones, eso sí, sin televisión, minibar o teléfono. El único ruido que se escucha en el interior es el de las bravas olas del Atlántico golpeando las paredes del hotel.

Hotel Milestrelles (Borgonya, Girona)

Abierto recientemente, este alojamiento rural dispone de habitaciones Burbuja, conocidas como bubbels, con techo transparente para disfrutar al máximo de la naturaleza. Las estancias, que tienen nombre de constelación, cuentan con un telescopio y plano donde vienen marcadas las estrellas que se puede observar en cada época del año.

Cabanes als Arbres (Sant Hilari Sacalm, Girona)

Sorprendente y agradable es lo que pretende ser este hotel ubicado en el Parque Natural del Monsenty, en medio del bosque. Las cabañas, con capacidad para 4 personas, están construidas en las copas de los árboles y se accede mediante puentes colgantes y escaleras. Estas cómodas cabañas están equipadas con linternas, velas y WC biodegradables.

O Semáforo (Cabo Finisterre, La Coruña)

Nunca antes se había usado una antigua sede de vigilancia de la Marina para albergar un hotel. Este interesante proyecto vio la luz en el año 1999 y desde entonces los viajeros que llegan a la Costa de la Muerte, se pueden alojar en este hotel O Semáforo, a 143 metros sobre el nivel del mar y con 5 habitaciones.

Circo Museo Raluy (Aldea, Tarragona)

Para los aventureros que disfrutan con nuevas vivencias se ha abierto este hotel en una caravana de 1939 donde antiguamente vivían los miembros del Circo Museo Raluy. Cada cierto tiempo este carromato cambia de ubicación siguiendo al Circo Raluy. En la caravana pueden dormir hasta 6 personas.

Hotel Plaza de Toros de Almadén (Ciudad Real)

Abrir un hotel en una plaza de toros puede parecer en estos tiempos que corren un acto muy arriesgado. Pero parece que la idea ha gustado mucho entre los aficionados a los toros que no pierden la ocasión de alojarse en este hotel que ha conservado magníficamente su arquitectura original. Erigida en 1752 con el fin de recaudar dinero para construir un hospital de Mineros, esta plaza cuenta con 23 amplias habitaciones.

Hotel en Andorra

Iglú-Hotel Grandvalira (Andorra)

Se puso de moda en los países nórdicos y ahora este tipo de alojamiento ha llegado a la Península. Los iglús, gracias a su estructura circular abovedada y la entrada en forma de túnel, retienen perfectamente el calor y aíslan del viento y la lluvia. La temperatura media en un iglú es de 0ºC, por lo que hay que ir bien abrigado.

Cuevas Pedro Antonio de Alarcón (Granada)

Del siglo XV se cree que son estas 23 cuevas excavadas en el cerro que se han convertido en unos fantásticos alojamientos, sobre todo, en verano, ya que la temperatura no alcanza los 20ºC. Estas cuevas están perfectamente equipadas con moderno mobiliario, aunque mantiene su encanto original.

Vagón Rural (Murcia)

En plena huerta murciana se han estacionado antiguos vagones de tren de RENFE de los años 50 como alojamientos rurales. Estas singulares estancias están rodeadas de limoneros y naranjos.

Casas Karen (Caños de Meca, Cádiz)

No es necesario salir fuera de España para desconectar de la rutina durante unos días. En la playa de Caños de Meca, junto al lugar en el que se libró la Batalla de Trafalgar en 1805, se han instalado unas chocitas de paja como en las que vivían los locales antiguamente y en las que se pueden degustar productos naturales de la huerta.

No hay comentarios

Dejar comentario