Si quieres pasar miedo de verdad, no desperdicies la fecha más aterradora del año haciendo ‘truco o trato’. Elige cualquiera de estos lugares que quitarían el sueño al mismísimo Freddy Krueger.

¿No te conformas con comprar una máscara y comer chucherías cuando llega Halloween? Entonces, ¿qué mejor plan que celebrarlo en un destino escalofriante? Castillos tenebrosos, cementerios, hospitales abandonados… Cualquiera de los que incluimos en esta lista pone los pelos de punta.

Caza de brujas

Es uno de los disfraces más exitosos de Halloween, pero hace cuatro siglos nadie quería ser confundido con una. Salem es la ciudad donde nació su leyenda. También conocida como ‘la ciudad de las brujas’, este pueblo del condado de Essex, Massachussetts, se hizo famoso por los juicios de 1692 y 1693. El motivo de las audiencias era la acusación de práctica de brujería. Cerca de 150 personas fueron detenidas y una veintena fueron ejecutadas. Otras cinco murieron en prisión. Destacaban un grupo de mujeres que los puritanos de la época pasaron a denominar brujas. Una histeria masiva llevó a una persecución que, tiempo después, se demostró que fue injusta. El pueblo sigue inevitablemente unido al mito, tanto que ofrece un tour temático: ‘The Salem Witch Walk’. Durante hora y media el visitante se sumerge en la verdadera historia de la brujería y la magia con casos documentados. Prometen enseñarte todos los secretos del vudú, pociones, encantamientos y hasta maleficios. Incluye una visita al cementerio y un regalo muy especial para cada asistente: un cristal mágico encantado por una bruja de Salem.

 

La patria de los ‘chupasangre’

Los vampiros tampoco pueden faltar en la noche de Halloween. Visitamos la tierra natal del más conocido (y terrorífico), nos vamos a la Transilvania de Dracula. Vlad Tepes, su nombre real, fue el rey más sanguinario de la historia de Rumanía. Era conocido como ‘El empalador’ porque usaba esa técnica para acabar con sus enemigos. Se convirtió en mito gracias a la pluma del escritor Bram Stoker en su novela ‘Drácula’. Y fue inmortalizado para siempre en la película de Francis Ford Coppola, interpretada por Gary Oldman y Winona Ryder. El castillo más tenebroso es el de Bran, una fortaleza medieval situada en Brasov. Allí podrás conocer la historia del príncipe de las tinieblas, a pesar de que Vlad Tepes nunca habitó allí. Para visitar su ciudad natal hay que viajar a la cercana Sighisoara, una villa medieval de calles empedradas y tejados rojizos. En Halloween organizan tours y espectáculos relacionados con su vecino más ilustre: el Conde Drácula.

Castillo del Conde Drácula, Transilvania.
Castillo del Conde Drácula, Transilvania.

Terror hasta en los huesos

Las calaveras nunca faltan en la decoración de las fiestas de Halloween, pero las que te mostramos aquí no son de atrezzo. Para observarlas en directo tendrás que viajar al sur de Italia, donde están las más aterradoras. En las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo yacen los cuerpos momificados de los monjes, pendiendo tétricamente de las paredes. En este cementerio subterráneo de Sicilia hay esqueletos por todas partes.

También el subsuelo de París es tenebroso. Bajo las calles de la capital francesa hay más de 300 kilómetros de pasillos y galerías. Un osario con más de seis millones de esqueletos humanos a 20 metros de profundidad. ‘Les Catacombes’ pueden visitarse en un recorrido cerrado de 45 minutos de duración.

Catacumbas de París. Viacheslav Lopatin / Shutterstock.com
Catacumbas de París.
Viacheslav Lopatin / Shutterstock.com

Necroturismo: pasear entre tumbas

Visitar un camposanto es una de las prácticas más comunes si se busca pasar miedo de verdad. Y la noche de Halloween es una de las más adecuadas para hacerlo. El nectroturismo o turismo de cementerios se ha puesto de moda en los últimos años. Los hay para todos los gustos: artísticos, como el de Sapantza (Rumanía) con las tumbas decoradas en colores brillantes; lúgubres, como el de Okunoin en el Monte Koya japonés, y hasta con vistas, como el australiano Waverley. Aunque puestos a elegir, ¿por qué no uno que se haya hecho famoso en el cine de terror? El neoyorkino cementerio de Sleepy Hollow, en Tarrytown, es famoso por la novela homónima sobre el jinete sin cabeza, escrita por Washington Irving, cuyos restos descansan allí. La historia de 1820 fue llevada al cine por Tim Burton en 1999, protagonizada por Johnny Depp y Christina Ricci. Una visita guiada recorre durante dos horas la historia del cementerio y la leyenda que le da nombre.

Lugares tétricos para no dormir

No hacen falta brujas ni calaveras para provocar miedo. La leyenda que envuelve algunos lugares puede ser peor que una historia de terror. Es lo que ocurre en Belchite. Este pueblo abandonado de la provincia de Zaragoza es famoso porque en él se han grabado algunas psicofonías o voces de ultratumba que forman parte de la historia de la parapsicología española. Un pueblo encantado según la creencia popular. La culpa del misterio la tiene la Batalla de Belchite de 1937, una de las más sangrientas de la Guerra Civil española, que dejó el pueblo en ruinas.

Pueblo encantado de Belchite.
Pueblo encantado de Belchite.

Abandonado también se encuentra el complejo hospitalario Beelitz-Heilstaetten, en Postdam, Alemania. Allí se curaba a los heridos durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Incluso el propio Hitler tuvo que ser ingresado por sus lesiones en la batalla de Somme. En 1945 pasó a manos soviéticas y en 1995 fue abandonado. Tan hermosas como lúgubres, sus paredes han servido de escenario para cintas como ‘El pianista’, de Roman Polanski, ‘La casa de los enfermos’ de Wolfgang Becker o ‘Vanilla Sky’, protagonizada por Tom Cruise.

Hospital abandonado de Beelitz-Heilstaetten.
Hospital abandonado de Beelitz-Heilstaetten.

No hay comentarios

Dejar comentario