Si quieres que al regresar de vacaciones tu salud siga siendo la misma, lee con atención estás recomendaciones sanitarias antes de partir a tu destino

Vacunas para viajar

Cada año más gente se anima a pasar sus vacaciones conociendo paraísos de ensueño en los conocidos como destinos exóticos. En algunos casos, es imprescindible tomar precauciones sanitarias antes de partir, vacunándose contra determinadas enfermedades presentes en el destino. Informarse y seguir las indicaciones médicas es básico para evitar gravísimas enfermedades, como el dengue, la fiebre amarilla o la malaria, entre otras.

El médico es un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de preparar y contratar un viaje. No obstante, ciertos tratamientos requieren varias dosis, lo que, en ocasiones, nos obliga a empezar con el mismo hasta tres meses antes de la fecha de inicio del viaje. En principio –y en líneas generales- los mayores riesgos sanitarios están, según la Organización Mundial de la Salud, en África, Asia y América del Sur. La información es clave y la prevención, básica. Hay que tener en cuenta que, en casos extremos, las enfermedades tropicales pueden ser letales.

A pesar de ello, el colectivo médico calcula que casi la mitad de la gente que viaja no se vacuna, algo que se convierte, por extensión, en un auténtico peligro para la salud pública y que, de hecho, está provocando que se importen muchas enfermedades que hasta el momento no teníamos en España. Pero sin llegar a casos extremos, también nos puede arruinar unas vacaciones la gastroenteritis, un problema muy común entre los viajeros y que se evitaría teniendo especial cuidado con comidas y bebidas. Otras normas básicas lejos de casa es evitar el contacto con animales y protegerse de las picaduras de insectos con un eficaz repelente.

La malaria o paludismo, el dengue o la fiebre botonosa africana son algunas de las dolencias que con más frecuencia afectan a los viajeros. Aunque en algunas zonas el riesgo es pequeño, es muy importante que acuda a un centro de vacunación unas 4 ó 6 semanas antes de emprender el viaje para saber la correcta administración de las vacunas, qué repelentes de insectos ha de utilizar y qué debe llevar en su botiquín. En el caso de los destinos tropicales, la información es clave.

Por regiones, el África occidental y zonas concretas de la Amazonía son los lugares de mayor riesgo del mundo. Un riesgo que aumenta en estancias superiores a las tres semanas y que se puede calificar de bajo en aquellas de menos de diez días. También es importante cerciorarse de cuál es la mejor época para desplazarse hasta el país, ya que el peligro puede ser mayor en la estación seca o en la época de lluvias, así como informarse acerca de un posible brote epidémico. Si tiene todo esto en cuenta, contribuirá a que su experiencia transcurra sin contratiempos.

Viajar con botiquín

Durante el viaje
La diarrea suele afectar al 80% de los viajeros que visitan destinos de alto riesgo. Este problema sanitario normalmente está relacionado con el agua y a los alimentos contaminados, de ahí, que desde el Ministerio de Sanidad nos recuerden que hay que evitar los alimentos que se hayan mantenido a temperatura ambiente durante varias horas, no consumir alimentos crudos, aparte de fruta y vegetales, comer sólo alimentos que hayan sido cocinados totalmente y todavía estén calientes, no tomar cubitos de hielo en las bebidas y helados, lavarse los dientes con agua embotellada y lavarse las manos con agua y jabón antes de consumir alimentos.

También hay que tomar ciertas precauciones con los baños. En los trópicos el agua dulce de los canales y lagos suelen estar infectado por larvas que penetran en la piel y provocan enfermedades. Tampoco es conveniente bañarse en aguas contaminadas por excrementos humanos y animales, ya que pueden provocar infecciones de ojos, oídos e intestinos.

Normalmente bañarse en agua de mar no ocasiona ninguna enfermedad, aunque antes de darse un chapuzón hay que asegurarse de que está permitido bañarse en la zona. En algunos lugares va a necesitar algún tipo de calzado que le proteja de los corales.

Después de viaje
Es importante que recuerde que algunas enfermedades tropicales se manifiestan pasados bastantes días de su vuelta de viaje.

Viajeros con enfermedades crónicas
Se debe echar en la maleta toda la medicación necesaria para todos los días que dure el viaje, preferiblemente con receta. Aconsejamos guardar los medicamentos en el equipaje de mano y también llevar en la maleta facturada la medicación por duplicado . También debería viajar con un informe en el que aparezca reflejado el nombre del médico y la información sobre su situación médica y la medicación.

Seguro médico
Cuando se viaja a un país fuera de Europa es muy recomendable contratar un seguro que le cubra la asistencia sanitaria. Si va a practicar algún deporte como submarinismo o deportes de aventura deberá llevar un seguro complementario.
Si va a viajar a algún país europeo, debe solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea.

Podrás encontrar información detallada de los requisitos sanitarios necesarios en cada país en nuestras Guías de Viaje en iPad, iPhone y Android.

No hay comentarios

Dejar comentario