Muchos destinos rurales reciben en verano a forasteros que multiplican su población. El buen tiempo, los encantos de la vida rural y las fiestas patronales son sus mayores reclamos.

“¡Ya llegan los veraneantes!”, dice Paquita sentada al fresco en la puerta de su casa mientras charla con sus vecinas. A sus casi 80 años, esta vecina de Aguilar de Campoo (Palencia) se prepara para recibir a sus tres hijos y siete nietos en agosto. “No siempre llegan todos a la vez, pero cuando llegan revolucionan toda la casa los chiquillos”. Y esa sensación es la que tienen los habitantes de las localidades que ven llegar a estos vecinos temporales cada mes de agosto. Un repunte para la economía local para unos, y la mejor forma de huir del estrés para otros.

Santillana del Mar, la joya de Cantabria

“Ni es llana ni tiene mar”, es el dicho popular y lo primero que debes saber de Santillana del Mar. Muy al contrario, las cuestas, más o menos empinadas, se suceden entre sus adoquinadas calles a las que te recomendamos no llevar tacones. La ausencia de mar está compensada por un encanto único. Las tiendas locales de artesanía se van abriendo paso entre puertas y balcones adornados con flores multicolor. Posee varios museos, pero el de la Inquisición es imprescindible. Hace un repaso a la historia más cruda de España. El punto dulce a tu estancia lo pone una buena quesada o unos enormes sobaos, postres cántabros por excelencia. Durante los meses de verano disfruta de Santillana al Aire con exposiciones, danzas y conciertos en distintas localizaciones de la villa. La historia más antigua te espera a sólo dos kilómetros en las Cuevas de Altamira, reclamo turístico y aprendizaje para toda la familia.

Calle de Santillana del Mar, Cantabria. jorisvo / Shutterstock.com
Calle de Santillana del Mar, Cantabria. jorisvo / Shutterstock.com

Aguilar de Campoo, vacaciones en la montaña

Tanto los fines de semana como en verano, el pueblo de Paquita ve incrementada su población. Aguilar de Campoo está atravesada por el Pisuerga y por la Ruta del Norte del Camino de Santiago. Se encuentra enclavado en la montaña palentina, por lo que no pises la Plaza de España en tus salidas nocturnas sin una buena chaqueta. Y por la mañana, el desayuno está asegurado: galletas y pastas de las fábricas de renombre asentadas desde siempre en la localidad.

Calpe, la favorita de Levante

Vigilada constantemente por el Peñón de Ifach, una inmensa roca de más de 300 metros de altura, la localidad alicantina es una de las más visitadas durante el verano por forasteros. Ya en los años 30, fue lugar de vacaciones para el escritor Ernest Hemingway, gran enamorado de España. Tanto gusta a los extranjeros, que buena parte de su población está formada por británicos y alemanes que llegan para quedarse. Además, goza de buena temperatura todo el año. En verano puedes disfrutar de exposiciones, cine en la playa y mercados, y del 3 al 13 de agosto se celebra la festividad de la Virgen de las Nieves, su patrona.

Vista del Peñón de Ifach en Calpe.
Vista del Peñón de Ifach en Calpe.

Mojácar, la Grecia ibérica

La localidad de Mojácar (Almería) es lo más parecido a las islas griegas que encontrarás en la costa española. Sus casas se caracterizan por un blanco impoluto con calles estrechas. Lo mejor de visitarla en agosto es que puedes asistir a sus fiestas patronales. A primeros de mes, las de Sopalmo en honor a Cristo Rey con verbenas, la coronación de la reina y sus damas. El fin de semana del 28 de agosto, las fiestas patronales de San Agustín con actividades deportivas. La ofrenda floral es la celebración más importante, en la que las mujeres procesionan hasta la iglesia vestidas de mojaqueras para llevar agua y flores a la virgen. Y cuando no haya festejos, nada mejor que recorrer sus tiendas de artesanía y mercados hippies, practicar deportes acuáticos y tomar el sol en sus 17 kilómetros de costa y calas protegidas.

Típica calle de Mojácar.
Típica calle de Mojácar.

Llanes, paraíso natural e imán de turistas

Posiblemente, una de las localidades más turísticas de Asturias junto con las vecinas Cangas de Onís y Ribadesella. Sus playas tienen un encanto especial como la de Cuevas del Mar, con formaciones rocosas en forma de arcos, un paseo por el que caminar al atardecer, un prestigioso casino de estilo modernista (Bien de Interés Cultural y Patrimonio Cultural) y una gastronomía envidiable con pescados frescos y sidra natural. En el puerto encontrarás los ‘Cubos de la memoria’, obra del artista vasco Agustín Ibarrola que da vida y color a los bloques de hormigón que protegen el astillero. Si entre tus aficiones está el cine, puedes visitar el caserón Villa Parres (Palacio de Partarríu). Allí rodó Juan Antonio Bayona ‘El orfanato’.

Cubos de la memoria.
Cubos de la memoria.

Marbella, la estrella de la Costa del Sol

Sigue siendo la reina del verano en Málaga. A su bonito casco antiguo, sus chiringuitos con gente guapa y sus locales en los que ver amanecer… Marbella suma durante el mes de agosto una alternativa de ocio más: Starlite. Más que un festival, un encuentro social y cultural con la música como protagonista. En un escenario natural, la cantera de Nagüeles, se han programado conciertos desde mediados de julio, pero la noche de gala será el 6 de agosto, presentada por Antonio Banderas. Malú, Alejandro Sanz, Bertín Osborne y Estrella Morente están entre los artistas que actuarán en la cantera hasta el 20 de agosto, día en el que Starlite se despedirá con los grandes éxitos de Broadway en concierto.

Lounge de Starlite en Marbella. ©Starlite
Lounge de Starlite en Marbella. ©Starlite

1 Comentario

Dejar comentario