Islas solitarias, hoteles históricos, submarinos bajo el mar y gigantescas moles de hierro son algunas de nuestras suntuosas propuestas para disfrutar de unas vacaciones inolvidables.

Santa Lucia

1. Santa Lucía (Caribe)
Ahora puedes pasar una noche bajo el mar con todas las prestaciones de un submarino de lujo. Al menos es lo que ofrece Lovers Deep, una experiencia que te permitirá conocer el Caribe de una manera que probablemente ni siquiera te habías planteado. El submarino está ubicado en la isla de Santa Lucía, y es exclusivo para dos personas, lo que te ofrece la mejor excusa para vivir una noche en pareja de película para un aniversario, una luna de miel, San Valentín. Eso sí, siempre y cuando vuestros bolsillos sean tan profundos como el océano en el que estaréis inmersos, porque su precio es de  214.000€ por noche. Y además, la estancia mínima es de dos noches, por lo que el desembolso es el doble.

Si os alojáis en el submarino tendréis un chef personal que satisfará todos vuestros deseos culinarios, un capitán que os trasladará hacia donde vosotros elijáis y un mayordomo que atenderá todas vuestras necesidades. Pero no pienses que viajar acompañado por esta pequeña tripulación verá mermada vuestra intimidad, ya que vuestra cabina está situada en un lugar totalmente independiente de la suya y lo que es mejor, insonorizada.

2. Dubai (Emiratos Árabes)
Tienes que viajar a Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, en la costa del golfo Pérsico, para alojarte en un hotel muy singular: el más alto del mundo. JW Marriott Marquis Hotel Dubai alberga dos imponentes edificios de 355 metros de altura (el hotel está formado por dos torres) divididos en 72 pisos que albergan nada más y nada menos que 1368 habitaciones y 240 suites. Todas están a la última en tecnología y lujo. Así que parece bastante probable coincidir con alguien en el ascensor, y no creemos que el tema del tiempo aguante un recorrido tan extenso. También tiene 32 salas de reuniones que suman un total de 7990 metros cuadrados. Así que es un destino perfecto también si tu viaje es de negocios, porque además, incluye un área de spa, dos piscinas y un enorme gimnasio en el que liberar las tensiones laborales.
Y la pregunta del millón: ¿será su precio tan alto como el hotel? Depende del tipo de habitación en la que te alojes. La habitación más sencilla, de 44 metros, tiene un precio de 600 AED por noche, unos 120€. La suite ejecutiva mide lo mismo, pero tiene una serie de privilegios, como acceso al área de negocios, té, canapés, cocktails… por un precio de 100 AED, aproximadamente 220€. La habitación más cara es una suite de tres dormitorios, dos baños y una sala de estar de 88 metros cuadrados. Y claro, esto se paga: 4550 AED, unos 910€ por noche, que te permitirán alojarte en uno de los pocos lugares del mundo en los que sentirás que tienes el mundo a tus pies.

Vacaciones de lujo

3. Isla de Makepeace, Queensland (Australia)
Su entorno es uno de sus atractivos, porque se encuentra situada en mitad del río Noosa, en Australia, en la encantadora Sunshine Coast (Queensland). Pero no es la única característica que convierte a la isla en un lugar de ensueño. No te preocupes, te las vamos a contar todas… o mejor dicho, preocúpate, porque en cuanto la conozcas vas a querer alojarte en ella, aunque para ello tendrás que desembolsar la nada despreciable cantidad de 3250 dólares por noche (unos 2500€). Pero lo raro será, una vez te la presentemos, que sólo puedas estar un día… entre otras cosas porque la estancia mínima es de tres noches. De todas formas, tenemos que matizar que esta cantidad te permite reservar la isla de manera exclusiva para ti… aunque lo suyo es que vayas acompañado, con lo cual, como mínimo, debes duplicar el precio. Sin embargo, si no te importa compartir esta experiencia con desconocidos, el precio por noche es de 550 dólares (420€). En cualquier caso, no te preocupes por las aglomeraciones porque nunca habrá más de 22 huéspedes, simultáneamente, en este pequeño paraíso.

Paraíso que por cierto, tiene dueño. El afortunado es el magnate inglés Richard Branson, conocido por ser el fundador de la discográfica Virgin.

Su piscina, al estilo de una laguna y con su propia fuente, alberga medio millón de litros de agua, y también tiene pista de tenis, spa, un cine al aire libre, un restaurante de nivel e instalaciones de oficinas.

4. París
En el corazón de París está Le Meurice, uno de los hoteles más elegantes del mundo, que combina la opulencia del XVIII con la modernidad del siglo XXI.

Asomarte al jardín de las Tullerías, al Louvre, a Les Invalides y a la Torre Eiffel desde el balcón de tu habitación es sólo uno de los muchos privilegios que podrás disfrutar en Le Meurice. Situado en el número 228 de la Rue do Rivoli, entre la Place de la Concorde y el Louvre, encontrarás el emblemático edificio Le Meurice, un lujoso palacio que desde que abrió por primera vez sus puertas en el año 1818, ha acogido a reyes, artistas e innumerables personalidades.

Pero desde entonces, mucho ha cambiado su imagen. Debido a las reformas que el diseñador Philippe Starck llevó a cabo en 2007, hoy el palacio combina la historia con las últimas tendencias. El diseñador quiso recoger en su obra el testigo surrealista de Salvador Dalí, uno de los huéspedes más fieles del hotel, que estuvo alojándose en él durante más de 30 años. Starck se ocupó, concretamente, de remodelar las zonas comunes del hotel y consiguió un impactante hall que no pasa desapercibido, gracias al original espejo helado que lo preside y que supone un entretenimiento para el huésped, ya que puede dejar sus huellas en él cada día porque el espejo es de hielo auténtico.

Este palacio está compuesto por siete plantas, cada una de las cuales posee su propio estilo, que recogen las 121 habitaciones decoradas con un estilo que recuerda a la época de Luis XVI, 23 suites y 16 suites juniors, que invitan a sus huéspedes a descansar en un ambiente de lujo y confort que constituye un auténtico remanso de calma. Pero por si fuera poco, los afortunados que se alojen en él podrán relajarse en el SPA Valmont, situado en el entresuelo del hotel y compuesto por 275 metros cuadrados pensados exclusivamente para relajar y poner en forma a los clientes.

5. Cayo Musha y las islas de la Bahía Copperfield
Situadas en Las Bahamas, estas islas ofrecen un sinfín de actividades para hacer de tu viaje una experiencia muy especial. Podrás disfrutar de más de cuarenta playas donde cabalgar las olas sobre una moto acuática o simplemente dedicarte a descansar, ya que esta lujosa isla, por supuesto, viene con personal incluido dispuesto a satisfacer hasta el último de tus caprichos.

En cuanto al alojamiento, la isla dispone de cinco opciones, según gustos y necesidades, que van desde los 300 hasta los 1000 metros cuadrados. Todas las posibilidades disponen de playa privada y enormes habitaciones con todas las comodidades. Podrás elegir alojarte en la cima de una colina, hacerlo en una casa de playa con techo de paja, o seleccionar una de las dos villas de invitados de dos dormitorios, con jacuzzis al aire libre. Sin duda, una difícil decisión.

No hay comentarios

Dejar comentario