Antiguos senderos con torres vigías para repeler los ataques de piratas se han convertido en una de las joyas paisajísticas de la Costa Brava, bienvenidos a los Camins de Ronda.

cami de ronda

Cuando la prestigiosa publicación de viajes National Geographic Traveler Magazine escogió a la Costa Brava como uno de los mejores destinos del mundo en 2012 no me sorprendió la noticia. El que ha viajado a la provincia de Girona sabe que esconde mil y un tesoros para disfrutar de unas vacaciones espectaculares. A menos de una hora de Barcelona, sus calas tranquilas bañadas con aguas cristalinas incitan al chapuzón y al relax durante muchos meses del año. Su clima es benigno en primavera y verano, pero cubre con un manto de nieve sus estaciones de esquí en invierno. Su legado histórico es envidiable, gracias a que fue frontera entre el mundo árabe y cristiano, aunque también conserva un patrimonio judío único en la península. Su gastronomía ha sido número uno mundial gracias a unos productos deliciosos y a la aparición de chefs como Ferrán Adrià, los hermanos Roca, Paco Pérez o Fina Puigdevall que la han convertido en un objeto de deseo para los paladares más refinados. Y Dalí, claro está, como olvidarnos del genio surrealista de Figueres cuyo talento no conoce fronteras.

costa brava

Sin embargo, una de las joyas más brillantes de la Costa Brava son los Camins de Ronda, una colección de senderos que regalan al viajero algunos de los paisajes más hermosos de Europa. Mar, pinos retorcidos por la Tramuntana que parecen querer abrazarse con las olas, acantilados erosionados por el viento, fauna y flora abundante, un ramillete de calas y playas de todos los tamaños y para todos los gustos… en definitiva, una experiencia inolvidable. Andar, contemplar, disfrutar. Ese es el propósito actual de los Camins de Ronda de la Costa Brava, aunque su origen era muy distinto cuando se idearon hace más de 500 años. Donde ahora hay veleros o kayaks intentando acceder a calas de fantasía, antes había piratas y corsarios que soñaban con un botín muy distinto. Por eso se edificaron torres y lugares de vigía, para advertir a los núcleos urbanos de la llegada de los invasores.

costa brava

Dos tramos muy sencillos pero diferentes Los Camins de Ronda representan el 25% de la costa accesible de Cataluña, y la gran mayoría de sus 124 kilómetros están emplazados en la provincia de Girona. Hoy voy a recomendarte dos tramos muy sencillos de recorrer a pie, pero que nos muestran dos caras muy distintas de estos senderos. En Platja d’Aro te propongo caminar tranquilamente desde Sa Conca a la playa del Racó de S’Agaró. Este itinerario tiene un gran encanto natural, pero también arquitectónico. Los pinos retorcidos, las rocas y el mar no faltan en este tramo de unos dos kilómetros que se recorre en una media hora. No obstante, la mirada va de un lado a otro, pues las olas y el sonido del mar compiten con casas de una belleza arquitectónica muy típica de la zona. La urbanización de S’Agaró es una de las más nobles de Girona, así que no te extrañe si tienes la sensación de estar repasando las páginas de una revista de arquitectura, interiorismo o decoración. ¿Te imaginas despertándote cada mañana con esas vistas?

costa brava

Muy diferente es el tramo que va desde la Torre Valentina a la playa de Ses Torretes en Calonge. En poco más de 1,3 kilómetros el paisaje dibuja hasta catorce playas y calas distintas. Una antología del paisaje de la Costa Brava que se puede recorrer en unos cuarenta minutos mientras te pones en la piel de los antiguos vigías cuando se apostaban en las torres. Aquí vi aguas más claras que en el Caribe, pero sin masificaciones. Aquí podrás combatir el calor zambulléndote en el mar o descansando a la sobre de un pino a pocos metros de la orilla. Botas, bikini y cámara de fotos Además de muchas ganas de disfrutar de la naturaleza y los paisajes marineros, el equipaje para recorrer los Camins de Ronda del sur de la Costa Brava es muy variopinto. Para los tramos de sube y baja vendrán bien unas botas de montaña o calzado cómodo, pero en la mochila no debes olvidar el traje de baño y las chanclas para los momentos de relax… a no ser que escojas una de las calas nudistas.

costa brava

Tampoco puede faltar la protección solar y bolsas para recoger los desperdicios en caso de que hagas un picnic. Y si lo tuyo es la fotografía no olvides la cámara. Sentirás un impulso irrefrenable de disparar una y otra vez sobre estos paisajes en los que el mar y la montaña no para de competir en un eterno juego de seducción.

Pau García Solbes @elPachinko

Bloguero de viajes y responsable de comunicación de BuscoUnViaje.com. Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo que escribe muy activamente en elpachinko.com, uno de los blogs más populares de temática viajera en lengua hispana. También, es miembro fundador de las agrupaciones de blogueros Travel Inspirers y Travel with Kids Blogs y pertenece a la Professional Travel Bloggers Association. Además, es co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

No hay comentarios

Dejar comentario