Sevilla es historia y arte. Sevilla es arte romano, visigodo, musulmán, medieval y clásico. Pero la capital del color y la alegría es mucho más.

Los pasadizos de la judería

Conocer Sevilla exige no sólo visitar sus barrios, como el pintoresco y florido barrio de Santa Cruz; sus jardines, como el Parque de María Luisa o los Jardines de Murillo o el barrio de Triana, cuna del flamenco, sino también pasear por sus calles más emblemáticas o sus vestigios más antiguos.

Calle de las Lumbreras
Como en muchos otros pueblos de Andalucía, muchos de los nombres de las calles sevillanas tienen un fuerte sabor popular. Tanto es así que, el nombre oficial que se le dio a esta calle “Manolo Caracol” en honor al famoso cantaó de flamenco, no cuajo entre los transeúntes. El nombre de “Lumbreras” está referido a las lumbreras o cloacas situadas en la calle desde el siglo XV. Su finalidad, servir de desagüe a la Alameda.

Judería

Fue una de las más antiguas de España. Originariamente comprendía los actuales barrios de de Santa Cruz, Santa María la Blanca y San Bartolomé, y una gran muralla separaba la judería sevillana del resto de la ciudad. Actualmente en la judería se conservan pasadizos subterráneos.

Italica-Sevilla

Itálica
Los restos de una de las ciudades más importantes en tiempos de los romanos se mantienen a una pequeña distancia de Sevilla, en la localidad de Santiponce. Aquí nació Trajano y se educó Adriano cuando la población contaba con más de quinientos mil habitantes.

Todavía pueden verse el circo, el teatro romano y algunas de las casas de los patricios. Paseando por sus calles se pueden ver las dos filas de asentamiento del Anfiteatro además de los pasadizos  que utilizaban los gladiadores. En las más de cincuenta casas que están todavía a la vista se conservan numerosos mosaicos que les dan nombre, como la Casa de Neptuno o la Casa del Planetario.

Calle del Arte de la Seda
Antiguamente la seda, una de las industrias más prolijas, tenía aquí su gremial. La calle recibe el nombre, ya desde el siglo XVI, de los artesanos que trabajaban este material, realizando el acabado y pegado al aire libre. En dos de sus números -el 17 y el 19- se conservan los patios vecinales y algunas rejas andaluzas.

Ruta Almohade

A los Almohades se debe gran parte de las construcciones que vemos a lo largo de esta provincia. Un ejemplo de esta arquitectura musulmana es la Giralda, el Patio de los Naranjos o los Baños de la Reina Mora en Sevilla.

 

La arquitectura del Nuevo Mundo

Es muy recomendable realizar una ruta que permite descubrir algunos de los monumentos más representativos de la época del Descubrimiento de América. Este importante acontecimiento de la historia de España y América convirtió a Sevilla en una de las ciudades más importantes de su tiempo. El Monasterio de la Cartuja, el Colegio de San Laureano, las antiguas Atarazanas o la simbólica Torre del Oro son algunos de los ejemplos de la arquitectura civil y religiosa del momento. Muchos de los edificios religiosos de aquel tiempo tenían intereses en los países del Nuevo Mundo. El antiguo convento de San Pablo, del que se conserva la iglesia de la Magdalena, albergó un centro de enseñanza de Fray Bartolomé de las Casas, defensor a ultranza de los derechos de los indios; el convento de Los Remedios, construido para servir de refugio a los marineros.

1 Comentario

  1. Sevilla es una gran ciudad, repleta de patrimonio histórico y con una gran oferta cultural. De hecho el pasado año fue la segunda ciudad española más visitada después de Barcelona.

    ¡Feliz semana!

Dejar comentario