Griegos y romanos dejaron bien grabadas sus huellas en ‘la pelota de Italia’. La isla de Sicilia es lo suficientemente extensa y rica en monumentos y restos históricos como para tener que elegir una zona para visitar si disponemos de menos de una semana. Sus encantos hay que saborearlos sin prisas, y no puede faltar un rato de relax en la playa. Como dejó escrito el poeta Goethe, “Italia sin Sicilia no grabaría ninguna imagen en el alma: aquí se encuentra la clave de todo”.

La ruta por la isla depende principalmente del aeropuerto de aterrizaje. Si llegas a Trapani o Palermo puedes disfrutar de la parte noroeste de la isla. Para deleitarte con el sureste, lo mejor es volar a Catania. En cualquier caso, la manera más idónea de aprovechar el tiempo al máximo es recurrir a un coche de alquiler. El recorrido que vamos a desgranar parte de Trapani, y se puede realizar a la inversa si decides aterrizar en Palermo.

Día 1: Trapani y Erice

Erice sobre la colina
Erice sobre la colina

Degustar la cocina italiana más tradicional en las estrechas y sinuosas calles de Trapani es la mejor bienvenida que la isla puede dar al visitante. Desde esta ciudad sale el teleférico que lleva hasta Erice, un pueblecito muy coqueto en lo alto del monte homónimo. Por su situación, ofrece unas vistas imprescindibles de Trapani y de las salinas que se extienden a los pies de esta colina, salpicadas de molinos de viento.

Día 2: A la playa

San Vito Lo Capo es una de las numerosas playas paradisiacas de la isla. Está a 40 kilómetros de Trapani y 100 de Palermo, por lo que es perfecta para pasar el día en ella y continuar viaje hasta nuestro próximo destino urbano. Su arena finísima y blanca y sus aguas turquesas hacen dudar al bañista de si se está sumergiendo en el mar Mediterráneo o en el Caribe. Quienes no hayan podido alquilar coche pueden llegar a pie de playa en autobús de línea. Tras disfrutar del mar y la playa, lo más cómodo será llegar este mismo día a Palermo y dormir ya en la capital de la isla.

Bañistas en la playa de San Vito Lo Capo
Bañistas en la playa de San Vito Lo Capo

Día 3: Palermo

A pesar de no ser una ciudad pequeña, la mayoría de los puntos de interés están muy cerca unos de otros, por lo que se puede visitar en una jornada. Un buen lugar por el que comenzar es la Vía Vittorio Emanuele, una de las principales arterias de la urbe. En ella se encuentra la catedral. Su patio lleno de palmeras y su imponente fachada la convierten en uno de los monumentos más fotografiados de Palermo.

El edificio religioso se disputa la fama con las Catacumbas de los Capuchinos. En ellas, cerca de 8.000 momias han sido enterradas usando técnicas de conservación centenarias. Las tumbas se dividen por secciones: sacerdotes, niños, vírgenes, monjes, profesionales, hombres, mujeres y ancianos. Para digerir el paso por las Catacumbas lo mejor es un paseo por el resto de lugares de interés de la ciudad: la plaza de las Cuatro Esquinas, el Palacio de Normani y el jardín Botánico son imprescindibles.

Plaza de Palermo
Plaza de Palermo

Los rápidos –o madrugadores– aún tendrán tiempo para acercarse a la playa de Mondello, a 13 kilómetros del centro de la ciudad y aprovechar aseí un poco más la célebres aguas de la isla.

En sólo dos días más…

Si cabe la posibilidad de ampliar el viaje, sin duda el cuarto día se lo debemos dedicar a Cefalú. Es uno de los pueblos más bonitos, ya no de Sicilia, sino de toda Italia. Desde él podremos coger el ferry (sólo hay uno diario, a las 8:15) al archipiélago volcánico de las Islas Eolias. Para desplazarse entre las siete islas, existen varias conexiones en barco. Una de las opciones más populares es alquilar una lancha o un velero, y así poder disfrutar de varias playas en una sola jornada.

Ruta alternativa: Catania

Tras Palermo, Catania es la segunda ciudad más grande de Sicilia. Se encuentra al sureste de la isla y alberga el tercer aeropuerto, por lo que muchos turistas aterrizan aquí. En ese caso, lo más conveniente es no perder mucho tiempo en el coche subiendo hasta Palermo y Trapani, y dejarse conquistar por los encantos de esta parte de Sicilia.

Catania, al este de la isla Foto: bepsy / Shutterstock.com
Catania, al este de la isla
Foto: bepsy / Shutterstock.com

El Etna domina la mirada en toda esta zona. Es el volcán activo más grande de Europa y, de hecho, ha destruido ya siete veces la ciudad de Catania. Pero, más que un problema, para sus habitantes es un símbolo y todo un orgullo. En esta parte sur de la isla merecen una visita otras ciudades como Siracusa, Noto, Módica y Ragusa. En Taormina se encuentra su célebre teatro greco-romano, que se mantiene dignamente en pie. Una vez visto, se puede coger alguno de los teleféricos que conectan la ciudad con las playas cercanas.

Teatro greco-romano de Taormina
Teatro greco-romano de Taormina

No hay comentarios

Dejar comentario