Apatía, tristeza, insomnio, irritabilidad… ¿has vuelto esta semana a la oficina con alguno de estos síntomas? Sí es así debes saber que tienes depresión posvacacional

vuelta al trabajo

Es normal que tras unos días de descanso, sin horarios y sin obligaciones laborales, nos invada un sentimiento de tristeza al volver a la oficina y a la rutina. Un sentimiento que los expertos le han dado el nombre de depresión posvacacional y que se va superando con el paso de los días. Pero no somos los únicos; a los más pequeños de la casa la vuelta al cole también les suele afectar los primeros días ya que el cuerpo humano debe adaptarse a los nuevos horarios y a las actividades diarias después de las vacaciones.

Síntomas físicos de la depresión posvacacional

Trastornos digestivos

Insomnio

Taquicardias

Dolores musculares

Cansancio

Pérdida del apetito

Sensación de ahogo

Síntomas psíquicos de la depresión posvacacional

Irritabilidad

Ansiedad

Apatía

Tristeza

Falta de interés

Nostalgia

¿A qué tipo de personas suelen afectar la depresión posvacacional?

Este síndrome normalmente afecta a adultos entre 30 y 45 años y a personas que no disfrutan con el trabajo que están realizando o tienen una situación laboral inestable. Las profesiones que más suelen sufrir la depresión posvacacional, según se desprende de algunos estudios, son las personas que se dedican a la medicina, a la educación y recursos humanos.

superar depresión

¿Qué hacer para evitarla?

Aunque este sentimiento suele desaparecer en unos pocos días sin necesidad de ningún tratamiento, os vamos a dar algunos consejos para evitar caer en la depresión posvacacional.

– Regresa de las vacaciones unos días antes de la reincorporación al trabajo.

– Hazte a la idea de que las vacaciones tienen un principio y un final. Piensa que durante el año tenemos puentes y fiestas en los que podremos realizar pequeñas escapadas.

– Te ayudará pensar que el trabajo es lo que te permite llevar un buen nivel de vida.

– No te preocupes ni te agobies si los primeros días de la vuelta a la oficina no rindes demasiado.

– Recuerda que cuando te reincorpores volverás a compartir buenos momentos con amigos y compañeros.

– Intenta por todos los medios crear un buen ambiente laboral.

– Los primeros días intenta no llevarte trabajo a casa ni problemas relacionados con él.

– Procura no quejarte de forma continua.

– El primer día, cuando vuelvas a la oficina, no te lamentes ni te amargues. Tómate el primer día como un día para estudiar el terreno. Intenta no recordar lo bien que estabas de vacaciones y lo deprimido que estás con la vuelta al trabajo.

– No es buena idea llegar al trabajo y comenzar a trabajar a destajo. Empieza la semana poco a poco si no quieres conseguir que hacer la vuelta al trabajo más pesada. Ponte al día de lo que dejaste pendiente antes de irte de vacaciones e infórmate de lo que ha pasado mientras estabas fuera. Así, poco a poco, vas a conseguir coger el ritmo habitual de trabajo. Agobiándote lo único que vas a conseguir es aumentar el cansancio, la tristeza y la nostalgia.

– Ayuda bastante a la vuelta marcarse metas profesionales. Muchos estudios han demostrado que para combatir la depresión posvacacional, es fundamental intentar superarse a si mismo profesionalmente. El mes de septiembre puede ser un gran momento para marcarse nuevos objetivos profesionales de cara al nuevo año.

– Es fundamental para superar la depresión posvacacional aprovechar el tiempo después del trabajo. Volver a la oficina no significa que dejemos de salir con los amigos, realizar actividades con los más pequeños de la casa o ponerse en forma en el gimnasio. Lo mejor para lograr atajar la depresión posvacacional es mantener la mente ocupada en todo momento.

– Organiza escapadas de fin de semana o actividades culturales. Eso sí, no cuentes las horas que quedan para que llegue el fin de semana.

– Otra idea para evitar la depresión posvacacional es coger unas vacaciones más cortas y repartidas a lo largo del año.

– También esta primera semana puedes realizar pequeños cambios en tu vida cotidiana como desayunar algo diferente o tomar una ruta alternativa para llegar a la oficina.

– Ten en cuenta que la rutina muchas veces es buena, aunque en muchas ocasiones se piensa que es aburrida.

– No olvides que la depresión posvacacional es algo pasajero. Debes tener paciencia. A la semana volverás a ser el mismo de siempre.

No hay comentarios

Dejar comentario