Según los noruegos, son los reflejos de las brillantes armaduras de las guerreras valkirias. Por lo que cuentan los esquimales, serían senderos hacia regiones celestiales. En los cuentos de Finlandia, se dice que son rastros de luz que la cola del zorro ártico dibuja a su paso. La belleza de las auroras boreales está llena de un misterio que todas las culturas han tratado de resolver a través de leyendas. Pero ¿sabes qué son en realidad?

¿Qué son las auroras boreales?

Auroras Boreales

Aunque surge cierto misticismo a su alrededor, este colorido espectáculo de luces tiene una explicación mucho más científica. En realidad se trata de electrones con sobrecarga de electricidad que se producen al impactar el flujo de partículas conocido como viento solar con el campo magnético terrestre que cubre la tierra de polo a polo. Cuando ocurre esta colisión, el campo magnético se estira creando unas líneas en las que se acumula toda la energía y, al reconectarse estas líneas, se libera la energía acumulada y se lanza a los electrones de vuelta a la Tierra. Entonces, al chocar estos con la atmósfera, se descomponen generando el plasma lleno de brillo y colores conocido como aurora boreal.

Fue Galileo Galilei, en el año 1619, quien bautizó este fenómeno con el nombre de auroras boreales, rindiéndoles homenaje a la diosa griega del amanecer, Aurora, y a su hijo Bóreas.

Ahora que ya sabes qué son, probablemente querrás saber dónde puedes ver este bonito espectáculo de luces.

¿Dónde pueden verse las auroras boreales?

Si quieres realizar un viaje a las auroras boreales has de saber que no es posible verlas en cualquier lugar del planeta y que para visitarlas tendrás que poner rumbo al norte del globo terráqueo. Es posible verlas en zonas cercanas al Círculo Polar Ártico como Islandia, el norte de Canadá, el sur de Groenlandia, Siberia o Finlandia; pero el mejor lugar para contemplarlas se encuentra en la región conocida como el “cinturón de las auroras boreales” que cruza desde el norte de Noruega por las islas Lofoten hasta cabo Norte y en la que son más de 200 noches al año las que este baile de luces hace su aparición en el cielo escandinavo.

¿Cuándo pueden verse?

Este alto número de noches con auroras boreales hace que puedan visitarse en cualquier época del año, pudiendo elegir aquella que más guste o convenga, en función del tiempo disponible o de otras actividades que se quieran realizar durante el viaje; aunque pueden contemplarse especialmente en los meses de enero y febrero e, incluso, en aquellos que van del otoño a la primavera

Al volar hacia Noruega para disfrutar de la belleza de este fenómeno lumínico, el viaje puede combinarse con otro tipo de actividades como hacer una visita a la capital del país, Oslo, donde acudir a sus museos, parques y monumentos, o dedicar el viaje a la Laponia y enfocarlo a realizar actividades de nieve como montar en un trineo guiado por huskies, realizar deportes como snowboard o esquí, practicar pesca en el hielo o visitar las ciudades más importantes de la Laponia, Alta y Kirkenes.

Si decides tomar tu vuelo a las auroras boreales poniendo rumbo hacia las islas Lofoten, entonces podrás decantarse, por ejemplo, por un viaje de aventura en el que disfrutar en grupo de actividades con perros de nieve, exploraciones por los terrenos circundantes o incluso realizar un taller de fotografía.

¿Te imaginas recorriendo la nieve en un trineo empujado por perros para después llegar a descansar al hotel y poder contemplar desde la ventana las auroras boreales?

¿Y durmiendo en una pequeña cabaña en plena naturaleza en la que respirar aire puro y disfrutar de paisajes tan bellos y diferentes como los que ofrecen estos países del Círculo Polar Ártico?

¿Qué te parece pasar un fantástico día probando exquisiteces como el salmón de Islandia o los dulces rollitos de canela típicos de Escandinavia, para luego visitar por la noche el mágico espectáculo de luces que viste el oscuro cielo polar?

Además, en caso de viajar en verano, podrás encontrarte con otro fenómeno que tiene lugar en el norte del planeta durante los meses de junio y julio: el sol de medianoche. Este fenómeno natural ocurre en los mismos lugares en los que acontecen las auroras boreales, solo que en la época del año en la que estas escasean. El sol de medianoche es un fenómeno por el cual la luz del sol puede contemplarse durante todas las horas del día. Sí, 24 horas de sol. Además, para verlo no hace falta darle caza, como a las auroras boreales, sino que lo más común es que, si viajas durante estos meses de verano, tengas la oportunidad de verlo con tus propios ojos creando bellas fotografías que podrás guardar para siempre en tu memoria.

Auroras Boreales

Y además, cultura y gastronomía

Además, en un viaje de este tipo también hay tiempo para disfrutar de la cultura escandinava, una cultura muy rica y diferente a la nuestra en la que la mitología cobra una gran importancia. Y de esta cultura también forma parte su gastronomía, en la que destacan especialmente los platos de pescado y otros que pueden resultar tan curiosos como un guiso de carne de reno.

En caso de que decidas visitarlas en Finlandia, no olvides hacer una visita a una de sus tradicionales saunas para tomarte un día de tranquilidad y relajación. Muchas de ellas se ubican en ríos o sobre el mar Báltico para que, una vez que decidas salir del calor que estas contienen, te des un chapuzón en el agua fresca para fomentar la buena circulación en tu cuerpo.

Sin duda, es un destino en el que podrás disfrutar de multitud de posibilidades en cuanto a planes se refiere: deportes, naturaleza, gastronomía, arte, relax…

En definitiva, los países nórdicos merecen ser visitados al menos una vez en la vida para contemplar su maravillosa naturaleza, que nos brinda fenómenos tan bellos como las auroras boreales o el sol de medianoche, y disfrutar de su cultura y todas sus posibilidades.

No hay comentarios

Dejar comentario