Un viaje a Marruecos es una experiencia que se tiene que vivir, al menos, una vez en la vida, aunque lo ideal serían muchas más, tanto por sus múltiples atractivos como por su cercanía con España. El país norteafricano siempre ha tenido una relación muy especial con la península Ibérica, recibiendo influencias mutuas desde los tiempos de Al-Ándalus y manteniéndose muchas de ellas, en nuestros días, en aspectos como el comercio, la economía, la cultura y el turismo. Cada año, miles de españoles y turistas de todo el mundo se adentran en sus ciudades imperiales, como Marrakech, Fez, Meknes o Rabat, perdiéndose por sus laberínticos zocos, disfrutando de sus paradisíacas playas y deleitándose con su arquitectura única y la variada y rica gastronomía de Marruecos. En Viajes Carrefour, siempre intentamos que nuestros clientes descubran los lugares más auténticos y especiales y, por eso, te vamos a hablar aquí de los tipos de restaurantes en Marruecos más singulares y recomendables, así como de sus platos típicos y costumbres alimenticias.

La gastronomía de Marruecos es, ante todo, familiar

Gastronomía Marruecos, oferta viaje

Marruecos es un país mayoritariamente islámico y, por tanto, en él, la gastronomía tiene una importancia no solo vital o física, sino también cultural y familiar. Son mundialmente famosos los opíparos banquetes en las largas bodas de varios días, aunque el gusto por el buen comer y los platos variados y bien condimentados es un asunto del día a día. Puede que los mejores guisos y recetas se preparen en los privados fogones de las cocinas familiares marroquíes, a los que, tal vez, es más difícil acceder para el visitante sin contactos en el lugar. Pero cada vez hay más restaurantes especializados en ese tipo de comida familiar que tanto gusta y siempre deja al visitante con ganas de seguir descubriendo sus secretos.

Los platos más conocidos de Marruecos, aquellos que no te puedes perder por nada del mundo, son, por ejemplo, el cuscús, tradicionalmente con cordero, aunque también está genial con pollo o verduras; o tallín, que se prepara íntegramente en una coqueta cazuela de barro con una tapa en forma de pirámide y es también sensacional. Suele constar de carne y pescado, así como de numerosas verduras, como la berenjena, el calabacín, la alcachofa, los garbanzos… Es común que, si vas a una ciudad de interior, como Fez o Marrakech, este sea de cordero; mientras que, si te encuentras en otras de costa, como Tánger o Rabat, suele ser de pescados o gambas.

Ruta viaje Marruecos, Carrefour

Por otra parte, en las zonas del Atlas, también muy recomendables para el turismo, el plato más tradicional es el mechui, una especie de cordero asado que empezaron a preparar los pastores hace ya miles de años. Las sopas ensaladas, con los productos más auténticos y frescos de los campos marroquíes, son también muy nutritivas e interesantes. Entre las primeras, destacan las de tomates o habas; mientras que, entre las segundas, no pueden faltar las abundantes aceitunas, la remolacha, la patata hervida o las lechugas. Las pastelas, rellenas de carne o pescado, también deberían pasar por tu paladar en algún momento.

No olvides tampoco gozar de los formidables postres y dulces marroquíes. Los encontrarás por todos lados y serán, sin duda, unas de las mejores cosas de tu viaje. Eso sí, son muy dulces, al igual que el té moruno con hierbabuena que los marroquíes suelen consumir al mismo tiempo que toman un plato principal caliente o a cualquier hora del día.

La comida callejera, en Marruecos, es sensacional

En Marruecos, verás cómo es muy típico que la gente se pare a comer algo en los numerosos puestos de comida rápida y callejera que te encontrarás por sus barrios y plazas. Especialmente, en aquellos lugares más concurridos o donde se encuentran los zocos más bulliciosos, como el de Fez. Pararse ante una nevera con productos típicos (como los corazones de pollo, los pinchos morunos o la carne picada, bien aderezados con plantas aromáticas y especias y metidos en uno de sus redondos panes) será algo casi inevitable, ya que te abordará el olor de los fogones y verás cómo todo el mundo lo hace. Puedes comer allí, normalmente, en una pequeña mesa, detrás del cocinero, o disfrutarlo por la calle o en algún parque cercano. Además, podrás llenarte con euros o, incluso, menos, según donde estés.

Los restaurantes populares: una opción barata y de calidad

Ruta por restaurantes de Marruecos

Otra alternativa en tu viaje a Marruecos es descansar un rato y saborear con algo más de calma la gastronomía marroquí en alguno de sus numerosos restaurantes populares. En ellos, los menús oscilan entre 6 y 15 euros y puedes encontrar auténticas delicias preparadas al estilo tradicional. Es recomendable tal vez que te informes antes, para no caer en un sitio solo para turistas, sino en alguno que, de verdad, sea de auténtica comida marroquí casera. En ellos, encontrarás, normalmente, los platos típicos que hemos mencionado anteriormente, aunque las especialidades pueden variar de una ciudad o región a otra. Además, debes tener en cuenta que en Marruecos persiste una gran influencia francesa en aspectos como los restaurantes y las comidas, por lo que verás cómo abundan las braserías, los bistros, las creperías…

Los restaurantes de lujo: unas alternativas de impresión

En Marruecos, también hay una gran cantidad de restaurantes de lujo, en los que se cuidan todos los detalles: ambientación (con bailes en directo), fuentes, decoraciones realmente espectaculares… Hasta los platos más exquisitos, en los que se experimenta con lo tradicional, pero también con toques modernos e innovadores. En ellos, al contrario que en muchos de los anteriores, se permite consumir alcohol. Por otra parte, debes tener en cuenta que es muy probable que allí solo te encuentres con otros turistas como tú, lo cual puede estar bien en determinados momentos, pero también te aleja del Marruecos más auténtico y tradicional.

Otro placer que no te puedes perder es desayunar como un auténtico sultán en la terraza de tu hotel, lo cual es una de las experiencias más gratificantes de un viaje como este. También hay muchos bares y cafeterías con miradores y música en directo, para pasar las tardes o noches en un país tan fantástico como Marruecos.

En definitiva, adéntrate en la fascinante gastronomía de Marruecos, tan exótica como sus gentes y costumbres.

No hay comentarios

Dejar comentario