¿Viajas en familia?¿Os encantaría practicar en vacaciones tu deporte favorito?¿Estás interesado en viajes culturales? Os vamos a dar 8 ideas para distintos tipos de viajeros

Turismo de playa

Turismo de sol y playa
En temporada estival este es el tipo de viaje más común tanto si viajas con tus hijos como si vas con tu pareja o un grupo de amigos, ya que ofrece la posibilidad de aunar playa con actividades deportivas, ocio nocturno o turismo cultural.

Cualquier enclave de la costa española, incluso para quienes desde niños veranean en ellas, es perfecto para relajarse y refrescarse. Además la mayoría de las playas españolas están dotadas con todos los servicios para poder practicar una gran variedad de actividades (surf, windsurf o kitesurf a golf, submarinismo…).

Si queréis salir de España y no tenéis muchos días para disfrutar, os proponemos ir al Algarve portugués. Dotada de maravillosos paisajes costeros y bendecida con un benigno clima prácticamente durante todo el año, el Algarve alberga encantadoras playas como Cacela Velha, Praia da Rocha o Carvoeiro, escondidas del mundanal ruido.
Otra de las opciones más apetecibles para esta temporada es la Riviera Maya, en México. Aquí además de disfrutar de kilométricas playas de arena fina, se puede conocer yacimientos maya, así como de su animada vida nocturna.

Turismo rural
Este tipo de viajes es elegido por aquellos que quieren escapar de la rutina, respirar hondo y huir de los destinos masificados. Para ello, os proponemos que os quedéis dentro de nuestras fronteras, al fin y al cabo, España es el segundo país del mundo con más parajes naturales declarados Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Podéis optar, por ejemplo, por algún enclave de Castilla y León, que cuenta con magníficas casas rurales u hoteles calificados como Posadas Reales, o hacer el Camino de Santiago.

Tampoco defrauda a los visitantes Cuenca. En sus alrededores se encuentran las famosas formaciones cársticas, también conocidas como La Ciudad Encantada. Merece la pena pasear por aquí y adivinar el nombre de cada roca según la forma que tenga.

Turismo deportivo
Cada vez más adeptos a los deportes extremos quieren practicar su deporte favorito en vacaciones, ya sea en España o fuera de nuestras fronteras. El submarinismo es uno de los deportes que más se práctica en verano y para disfrutarlo a tope os proponemos volar hasta las islas Maldivas. Situadas en el Índico, sus fondos marinos albergan desde praderas de algas hasta jardines tropicales y bancos de peces de colores.

submarinismo
Si quieres quedarte un poco más cerca de España, puedes decantarte por el Mar Rojo, en Egipto. Sus innumerable fauna marina es posible verla sin alejarse mucho de sus playas o sumergirse a grandes profundidades.
Los submarinistas que acaban de iniciarse en esta actividad pueden decantarse por los fondos marinos de la Riviera Maya (México). En Cozumel, por ejemplo, se puede disfrutar de formaciones de coral negro, los restos de un avión y 32 kilómetros de arrecifes.
En esta época del año también es habitual ver a los surfistas sorteando las olas. Las costas españolas tienen una gran cantidad de playas perfectas para la práctica del surf. Un ejemplo de ello es el litoral gaditano y las playas del norte que tienen un formidable litoral que cubren todo tipo de preferencias.

Turismo urbano
Si no estás interesado en descansar tirado a la bartola en una playa de ensueño o en alejarte de los destinos masificados, os recomendamos que cojáis un avión rumbo a alguna ciudades estadounidense o europea, donde además de visitar sus atractivos imprescindibles, podréis disfrutar de una jornada de compras.

Turismo familiar
Ahora se pueden encontrar un gran número de zonas tranquilas donde pasar unas vacaciones en familia y donde, también, los más pequeños de la casa estén entretenidos con una infraestructura adaptada a ellos. Una de esos destinos es Canarias, con complejos hoteleros perfectamente equipados. Además en las islas Canarias los niños pueden montar en camello, observa delfines o pasar una divertida jornada en uno de los numerosos parques acuáticos de las islas (Siam Park, en Tenerife, uno de los más grandes de Europa; el Aquapark, en Lanzarote; Aqualand, en Gran Canaria; o el Oasis Park, en Fuerteventura).
Nuestro país vecino, Francia, también es perfecto para disfrutar de unas vacaciones en familia, ya sea en el Valle del Loira, donde se pueden admirar imponentes castillos erigidos en las orillas del Loira, o en el complejo Disneyland Resort Paris, situado a 40 kilómetros al este de París e incluye dos parques temáticos (Disneyland Park y Walt Disney Studios).

Turismo de salud
Los balnearios y spas se han convertido en el destino preferido de quienes desean pasar unas vacaciones tranquilas y empezar de nuevo con las pilas cargadas. Son el paraíso del descanso y el relax, el lugar ideal para olvidarse de los quebraderos de cabeza y de la tensión que acumulamos en el día a día. Por eso, aunque hay numerosos destinos dentro de nuestras fronteras que ofrecen este tipo de servicio, si va a tener más de una semana de vacaciones, le aconsejamos viajar hasta Tailandia. Las ciudades tailandesas están repletas de spas; tal es su presencia que éstos están completamente integrados en el paisaje urbanístico, en forma de casas coloniales de madera blanca o casas típicas tailandesas. Su belleza y decoración convierte a estos spas en lugares únicos donde descubrir, por un precio generalmente asequible.

Viajes de relax

Cruceros
Los cruceros hoy en día, además de ofrecer un servicio de primera calidad, permiten conocer varios destinos en un único viaje, de ahí que cada vez sea una de las opciones que más se plantean los viajeros. En verano, por ejemplo, se pueden realizar cruceros fluviales por el Rhin, por los fiordos noruegos o las capitales Bálticas. En estos meses estivales también surcan las aguas el barco con Mickey y su pandilla. Estos cruceros permiten realizar un viaje con todos los lujos y atracciones de la famosa factoría del entretenimiento.

Turismo religioso
También existen la posibilidad de aprovechar estos días de vacaciones para visitar santuarios, templos o catedrales. En Francia, cerca de la frontera con España, se encuentra el Santuario de Lourdes. El altar está en una grieta entre rocas y señala el lugar donde se apareció la Virgen de Lourdes en 1858. Hasta seis millones de personas se acercan para ver este lugar sagrado.
En España, la Catedral de Santiago de Compostela destaca por encima de todos los templos cristianos. Cada año, se acercan hasta aquí miles de peregrinos después de realizar el Camino de Santiago por cualquier a de sus rutas. El edificio es de estilo románico y barroco y una de las partes más famosas es su fachada principal, la del Obradoiro.

Visitar la increíble ciudad de Jerusalem es visitar pasado y presente a la vez, es pasear por multitud de historias y es ser testigo del cruce de las comunidades religiosas más importantes del mundo. La Ciudad Santa es un lugar de referencia para musulmanes, cristianos y judíos, quiénes peregrinan hasta aquí, cada uno de acuerdo con sus creencias.

No hay comentarios

Dejar comentario