Para estas próximas vacaciones de Semana Santa os vamos a proponer 4 rutas para que conozcas Ámsterdam, admirando todos y cada uno de sus rincones.

Los canales de Ámsterdam

Día 1: Ruta por los Cuatro Canales

Jordaan
Se trata de un pintoresco barrio con edificios del siglo XVII de carácter monumental. Fue el barrio obrero del siglo XVII, con sus propias tradiciones y su ambiente informal y relajado, con estrechas calles, canales pintorescos y tiendas únicas. Un barrio habitado por gente joven, estudiantes y artistas.

9 Straatjes
Este sector, cuya traducción literal es 9 Callecitas, está constituido por las típicas casas de Ámsterdam, generalmente compuestas por un sótano, planta baja, dos niveles superiores y un desván. Las fachadas, trabajadas en ladrillo, son de estilo Barroco Holandés del siglo XVII y tienen diferentes diseños: forma de campana, escalonadas, de pico, de cuello alto, de cuello con cornisa, cornisa simple…

Casa de Anna Frank
Aquí permaneció escondida durante la ocupación alemana de Ámsterdam la joven judía Anna Frank y su familia, junto a la familia Van Daan. La buhardilla de la casa fue el escondite de estas ocho personas durante 25 meses, los transcurridos entre julio de 1942 y agosto de 1944. En ese refugio Anna escribió su famoso diario, en el que relata con todo tipo de detalle las efímeras alegrías, esperanzas y angustias de aquel grupo de personas que soñaba, mediante mapas, la llegada de las tropas aliadas desembarcadas en Normandía. Lamentablemente fueron denunciados por un colaboracionista de la Gestapo. Anna Frank murió de tifus en el campo de concentración de Bergen-Belsen, una semana antes de la rendición alemana. En 1947 el padre de Anna Frank decidió publicar el sobrecogedor testimonio de su hija, hoy traducido a casi todas las lenguas del mundo, que se editó con el título de Het Achterhuis (La vivienda trasera). Hoy en día se pueden observar algunos de los curiosos recuerdos de las dos familias que allí permanecen, la tienda que regentaba el padre de Anna y algunos almacenes.

Iglesia del Oeste
Su torre es la más alta de la ciudad y lo más destacable de su interior es el monumental órgano del siglo XVII y que está decorado con escenas bíblicas, de instrumentos musicales y con retratos de los cuatro evangelistas. Aquí está enterrado Rembrandt.

Palacio Real
Con sus más de 13.500 pilares, el palacio está considerado una de las glorias de la arquitectura europea. De su interior destaca el mobiliario estilo imperio, la llamada Sala de los Ciudadanos o Burgerzaal y el Vierschaar, el Tribunal de Justicia, donde se pronunciaban de forma solemne las sentencias de muerte.

Iglesia Nueva
Destaca por las 75 vidrieras originales, el órgano, el coro y la cancela de bronce, aunque su decoración original desapareció cuando los calvinistas adquirieron el templo. Desde 1841 es el templo en el que se corona a los monarcas holandeses.

Plaza Dam
Gran plaza situada en el corazón de Ámsterdam, rodeada de edificios de los siglos XVI y XVII, entre los que destaca el Ayuntamiento y la Iglesia Nueva. Se la denomina así porque se encuentra ubicada en el mismo punto en el que en el siglo XII se construyó el dique (dam) sobre el río Amstel, que daría nombre a la ciudad.

En la Plaza Dam no se debéis perder la oportunidad de saborear unas patatas fritas con mayonesa típicas de la ciudad.

Barrio Rojo de Amsterdam

Día 2: Ruta de la Edad de Oro Holandesa

Barrio Rojo
La función sexual del Barrio Rojo comenzó con la creciente llegada de barcos a través del río. Aquellos marineros se desahogaban con las cada vez más numerosas prostitutas que se acercaban hasta los muelles. Pero no siempre esta zona tuvo mala fama, como atestiguan las ricas fachadas que se pueden ver en algunas de sus calles y que albergaban a gentes pudientes y adineradas.

Iglesia de San Nicolás
Se trata de una basílica neorrenacentista en forma de cruz, con tres naves, finalizada en 1887. Tras el altar mayor se conserva la corona de Maximiliano de Austria.

Estación Central
Este hermoso monumento arquitectónico neorenacentista del siglo XIX está apoyado sobre más de 8.500 pilares de madera, clavados en tres islas artificiales, ubicadas frente al puerto de Amsterdam.

Iglesia Antigua
Es el templo más antiguo de la ciudad y su origen se remonta al de una capilla de 1200. Su apariencia actual se debe al siglo XVI. Su carrillón de 47 campanas suena los sábados de 16h a 17h. La decoración interior es muy sobria dado que en el siglo XVI el templo pasó a manos de los calvinistas.

Recorrido por las fábricas de diamantes
Que en el pasado Ámsterdam recibiera el sobrenombre de “ciudad de los diamantes” no es un hecho casual y se debió, precisamente, a la existencia de destacados talleres de joyería que se dedicaban a esculpir y dar forma a estas codiciadas piedras preciosas. En la actualidad varias de estas fábricas siguen ejerciendo el oficio y ofrecen recorridos guiados a los curiosos que se acerquen por allí. Dos de las más destacadas son Gassan Diamonds y Coster Diamonds.

Museos de Amsterdam

Día 3: Ruta por los alrededores de la Plaza Waterloo y Ruta de los Museos

Iglesia del Sur
Primera iglesia protestante finalizada en 1611 por Hendrick de Keyser. En verano es posible subir al campanario octogonal desde donde se tiene una impresionante vista de Ámsterdam.

Casa Museo de Rembrandt
Extensa colección de aguafuertes de Rembrandt en la casa donde vivió de 1639 a 1658. Se exponen también cuatro placas para aguafuertes y diversos cuadros de su maestro, de sus alumnos y de algunos pintores contemporáneos.

Vondelpark
Parque de 45 hectáreas de césped, extensas arboledas y lagos, en el que además se pueden contemplar diferentes especies animales. Fundado en el año 1877, en verano alberga numerosas representaciones artísticas, como actuaciones de teatro o conciertos.

Museo de Van Gogh
Ubicado en un edificio cúbico, dispone de una exposición permanente de 200 pinturas de Van Gogh así como de artistas contemporáneos del célebre pintor como Toulouse – Lautrec, Gauguin, Bernard y Monet. También recoge más de 700 documentos epistolares y 500 dibujos del genial artista. Entre sus obras, aquí se exponen los famosos Girasoles y los también populares Habitación de Arlés, Campo de trigo con cuervos yComiendo Patatas.

Museo Nacional
En este museo se pueden encontrar desde obras de arte a casas de muñecas, artesanía, tapices, objetos coloniales y un largo etcétera. Pero quizás uno de sus mayores atractivos sea el célebre cuadro La Ronda de Noche, famosa obra de Rembrandt. Además de obras de Frans Hals y Vermeer de Delft.

Crucero nocturno por los canales
Contemplar los canales iluminados por la noche es una de las propuestas más interesantes y románticas que ofrece Ámsterdam. Con este crucero de dos horas se hará un recorrido completo por los mismos, además de degustar una deliciosa cena con quesos típicos y vino. Un guía experto describirá los principales sitios de interés de la ciudad.

Molinos holandeses

Día 4: Ruta por los alrededores de Ámsterdam y paseo en bici

Zaanse Schans
Es uno de los mejores lugares de Holanda para ver sus típicos molinos de viento en funcionamiento. Alguna vez unos diez molinos de viento embellecieron el paisaje holandés. Se utilizaban para distribuir del agua, drenar los pólderes y moler cereales, siendo una fuente de energía natural y limpia. Hoy día quedan en pie unos mil molinos, y de ellos en funcionamiento, tan solo una tercera parte.

Un paseo en bicicleta por Ámsterdam
Recorrer esta bella ciudad en bicicleta es una de esas excursiones que no hay que perderse antes de volver a casa. Un recorrido en bicicleta por las zonas históricas te puede llevar unas tres horas.

Si quieres viajar a Ámsterdam esta Semana Santa, pincha aquí para ver nuestra oferta

No hay comentarios

Dejar comentario