Si alguna vez habíais soñado con viajar a la India, hacerlo en tren podría convertirse en la forma más glamurosa, apasionante y original de visitarla.

En tren por la India

El Palace on Wheels ofrece a sus pasajeros la posibilidad de sumergirse en los tiempos de la antigua colonia británica y recorrer el país en un tren de lujo como los que se estilaban en aquella época.

Este particular tren consta tan solo de catorce vagones, cada uno con el nombre de un estado príncipe de los existentes en aquella época, todos ellos decorados con todo detalle para dar la sensación de haber retrocedido un siglo en la historia. Además, cada coche se compone de cuatro cabinas dobles decoradas al estilo Rajasthani.

Pero aquí no queda todo. Para viajar como un auténtico Maharajá, el tren ofrece un recorrido de siete días que os permitirá descubrir la India más profunda, sus mejores parajes naturales y sus más significativos monumentos.

El viaje en tren arranca en Nueva Delhi. Situada en en centro de la provincia de Delhi, está dividida en dos partes (antigua y moderna) y en ella se pueden admirar fuertes, palacios, tumbas y templos de los más variados estilos junto a edificios gubernamentales de estilo colonial, industrias modernas, comercios de todo tipo y zonas residenciales con todas las comodidades. Orientarse en esta extensa ciudad no es difícil, la parte más interesante está situada en la orilla oeste del río Yamuna, allí se encuentran la antigua Delhi y Nueva Delhi.

La primera parada del Palace on Wheels es Jaipur. La llamada ciudad rosa debe su sobrenombre al color de la arenisca con la que se construyeron los edificios de la ciudad antigua. El diseño agradable de esta villa se debe al maharaja Jai Sigh II que inició su construcción en 1728 y consiguió que su arquitecto Vidyadhar Chakravarty mezclara con acierto estilos tan diversos como el hindú, jaina, mongol y persa.

Otro de los regalos de la ruta es el Parque Nacional de Ranthambore, en Sawai Madhopur (Rajastán), donde se esconde majestuosos felinos y plantas exóticas que le permitirán vivir una experiencia inolvidable. Los príncipes de la India decían que la caza del tigre era el mejor ejercicio que podían hacer para compensar el sedentarismo de sus vidas. Y es que para los soberanos de aquella época matar un tigre era una ceremonia de preparación a la edad adulta. Explorando este magnífico entorno selvático a lomos de un elefante, observará más de 240 especies de animales bebiendo en las lagunas de aguas plateadas o merodeando en las proximidades de la fortaleza rajput, en cuyo interior se hallan ruinas, palacetes y cenotafios rodeados de inmensas ceibas.

Udaipur es otro alto en el camino del Palace on Wheels. La ciudad más romántica del Rajasthán alberga hermosas fortalezas y bellos palacios. Cercano al lago Pichola, en la orilla oriental, está situado el Palacio de la Ciudad, el complejo arquitectónico más grande de todo el estado. Este complejo, enclavado en la parte antigua de la ciudad, cuenta con numerosos edificios, siendo el sector principal la sede de un museo que incluye el patio de Mor Chowk, exquisitamente decorado con mosaicos de pavos reales, el Manak Mahal con figuras de cristal y porcelana, el Krishna Vilas en el que se exponen miniaturas y el Moti Mahal con trabajos con espejos, entre otros.

Atractivos indios

Jaisalmer es imprescindible en cualquier ruta por la India. Esta ciudad cuenta con una fortaleza que está ubicada en pleno desierto y parece sacada de una leyenda antigua, sobre todo, cuando los rayos del sol se reflejan en la piedra por lo que ha recibido el sobrenombre de la Ciudad Dorada. Surgida en el desierto de Thar como si fuera un espejismo, en esta villa de calles serpenteantes y bazares callejeros se pueden admirar también las havelis, residencias de estilo colonial de gran belleza.

Siguiendo por el oeste de Rajasthán, este lujoso tren indio para en Jodhpur, la segunda ciudad en importancia después de Jaipur, que es la puerta de entrada al Desierto de Thar. Construida en el S. XV, en las décadas posteriores se construyo una muralla de 10 km en la que se abren ocho puertas. Actualmente dicha muralla  rodea la parte antigua de la ciudad. Su principal atractivo es el Palacio Umaid Bhawan. Residencia del maharaja Umaid Singh, este lujoso monumento esta construido con mármol blanco y un tipo especial de piedra arenisca llamado Chittar. Se aconseja al visitante no dejar pasar la oportunidad de pasear por sus cuidados jardines y visitar los bazares.

En pleno Rajasthán, en Bharatpur, está ubicado el Parque Nacional Keoladeo Ghana, una importante reserva de aves con más de 328 especies registradas declarado Patrimonio de la humanidad. En las proximidades también se encuentra el Fuerte Lohagart, construido en el siglo XVIII por el maharajá Suraj Mal en cuyo interior hay tres palacios ahora en ruinas.

Palace on Wheels finaliza su andadura en Agra. Fundada en el año 1505 y antigua capital del país, Agra es una ciudad en la que impera un toque femenino en sus estructuras e historia. Creada por orden del sultán Sikandar Lodi, años más tarde en ella el amor de un emperador por su esposa quedó plasmado en la eternidad a través del monumento que identifica tanto a la ciudad como al país entero a nivel mundial: el Taj Mahal. La ciudad fue ocupada durante un largo periodo por los musulmanes, heredando las estructuras arquitectónicas y urbanísticas de carácter medieval que hoy podemos admirar, así como sus intrincadas callejuelas.

No hay comentarios

Dejar comentario