La costa del mapa jamaicano guarda secretos que hacen las delicias de los enamorados de leyendas como las de Barbanegra. En el extremo noreste de la isla nos esperaban tres lugares dignos para guardar tesoros repletos de joyas y monedas de oro.

Port Antonio, capital de Portland, es una población costera característica por su colina plagada de casitas de colores vivos y cuestas pronunciadas devoradas por la vegetación.

Aventuhero Jamaica Collage
Aventuhero Jamaica Collage

En el malecón es fácil encontrar barqueros que por un puñado de dólares te muestran los rincones con más encanto de la costa.

Conocimos a Roseroy, un veterano marinero orgulloso de su pequeño bote hecho de madera y metal, bañado de vieja pintura desconchada. Nos contó que pronto tendría una gran embarcación con la que haría una enorme fortuna gracias a los visitantes a ‘su playa’.

Aventuhero - Roseroy, el capitan- Jamaica
Aventuhero – Roseroy, el capitán- Jamaica

Nos subimos a su barca y nos dejamos guiar.

Aventuhero - Surcando Port Antonio
Aventuhero – Surcando Port Antonio

Frenchman’s Cove

Una playa exclusiva, privada. Es tan perfecta que Hollywood la utilizó como escenario en la película Cocktail, de Tom Cruise.

Aventuhero - French Man Cove. Jamaica
Aventuhero – French Man Cove. Jamaica

Socorristas, hamacas con sombrillas y todos los servicios de un hotel de lujo que puedas desear. La entrada está asegurada por el módico precio de 10 $. Pero nosotros buscábamos el lado salvaje de la isla, no nos quedamos allí.

San San Beach

Roseroy nos alejó de Frenchman’s Cove al tiempo que su embarcación luchaba con el oleaje de mar abierto para no volcar. La clave estaba en parar el motor cuando las olas más grandes atacaban la barca. No había prisa, disfrutábamos del viaje y confiábamos en su pericia. Mientras, casas de ensueño construidas en los acantilados y remeros de bamboo rafting se cruzaban en nuestra travesía.

Aventuhero -¿También quieres una casa en Jamaica?
Aventuhero -¿También quieres una casa en Jamaica?
Aventuhero - Bamboo Rafting en Jamaica
Aventuhero – Bamboo Rafting en Jamaica

Sin esperarlo y tras rebasar el cabo, apareció ante nosotros un trocito de edén en estado puro. Una playa verdaderamente indómita, sin un alma. Impenetrable desde tierra. Completamente silvestre. Aquí el único precio a pagar era nadar desde la embarcación unos quinientos metros hasta la orilla. No dudamos ni un segundo y nos lanzamos al mar.

Aventuhero - Salto a San San Beach. Jamaica
Aventuhero – Salto a San San Beach. Jamaica
Aventuhero - San San Beach en 360 grados
Aventuhero – San San Beach en 360 grados

Monkey Island

Embriagados de nirvana, queríamos descubrir más puntos privilegiados y desconocidos de Port Antonio. Pusimos rumbo a la llamada Monkey Island. Una isla sin monos, pero con todos los ingredientes para escribir una buena historia digna de Guybrush Threepwood: caribeña, selvática y perfecta para perderse.

Aventuhero - Adentrandonos en Monkey Island. Jamaica
Aventuhero – Adentrandonos en Monkey Island. Jamaica

Aventuhero - Soy el capitán de mi propio destino. Jamaica

Aventuhero – Soy el capitán de mi propio destino. JamaicaDespués de un día fundiéndonos con la esencia jamaicana, el sol dejó paso a la tormenta y repentinamente se formó un amenazante tornado que nos obligó a volver rápido al bote. Nunca había visto uno y Natalia se reía de mí porque siempre ha sido más valiente que yo. Fue el punto y final de nuestro periplo por los rincones escondidos de Port Antonio.

Aventuhero - El tornado de Port Antonio. Jamaica
Aventuhero – El tornado de Port Antonio. Jamaica

Ocho Ríos

Continuamos nuestra ruta a través del perímetro de Jamaica, hacia el oeste. Cogimos otra mini furgoneta y llegamos a Ocho Ríos. Una de las ciudades más transitadas del país. Hay destinos muy famosos en sus alrededores donde recrearse, pero nosotros habíamos escuchado maravillas de un lugar en concreto:

Blue Hole

No es un agujero azul, son cascadas y torrentes de agua en todo su esplendor. Ya habíamos quedado boquiabiertos en Reach Falls, pero había sido sólo el entrenamiento comparado con esto. Blue Hole es con diferencia el mejor lugar para vivir una experiencia extrema a través de los ríos indomables de Jamaica.

Aventuhero - Comenzando la aventura en Blue Hole
Aventuhero – Comenzando la aventura en Blue Hole

Saltos desde diez metros al vacío, escaladas en pendientes imposibles ante un caudal sin tregua, grutas escondidas tras las cortinas de agua, barros medicinales en las paredes de las cuevas y lianas que dan al abismo para dejarse caer sobre la corriente. ¿Preparado para la acción?

Aventuhero - Allí vamos Natalia! Blue Hole. Jamaica
Aventuhero – Allí vamos Natalia! Blue Hole. Jamaica

 

Aventuhero Jamaica
Aventuhero Jamaica
Aventuhero - Un paraje de ensueno. Blue Hole. Jamaica
Aventuhero – Un paraje de ensueno. Blue Hole. Jamaica

Rockhouse

Jamaica seguía sorprendiéndonos con cada parada y queríamos seguir descubriendo los puntos más excitantes de su costa. En Negril, en la punta oeste, hay un lugar donde se funde la naturaleza y la mano del hombre con perfecta armonía.

Las casas nacen en la roca, pequeñas edificaciones de piedra y paja donde al abrir la puerta de madera te acaricia la brisa del Caribe en un balcón con vistas directas al horizonte. Al llegar allí encontramos una sorpresa extra, nos esperaba una increíble infinity pool que salvaba el rompeolas. Decidimos levantar el pie del acelerador y relajarnos para recuperar fuerzas con un buen baño y un cóctel  Sex on the beach mirando al mar. Bienvenido a Rockhouse.

Aventuhero - Rockhouse en 360 grados. Jamaica
Aventuhero – Rockhouse en 360 grados. Jamaica
Aventuhero - Sujetando el mundo. Infinity Pool Rockhouse. Jamaica
Aventuhero – Sujetando el mundo. Infinity Pool Rockhouse. Jamaica
Aventuhero - Natalia y el coctel en Rockhouse- Jamaica
Aventuhero – Natalia y el coctel en Rockhouse- Jamaica

Rick´s Café

Ya habíamos descansado suficiente y queríamos volver a la actividad. Muy cerca de allí se encuentra el pub más famoso de todo el país. Un lugar al borde del precipicio que combina música reggae, puestas de sol que se graban para siempre en tu retina y la posibilidad de saltar al mar desde muchos, muchos metros de altura.

Cuando atravesamos la puerta de entrada sentimos el verdadero ambiente jamaicano que une ritmo, acción y paisajes sobrecogedores. La gente bailaba al compás de la melodía local mientras los acróbatas saltaban al vacío desde lo más alto del barranco. Un nuevo desafío a la esencia de la naturaleza que superaban los reggae boys.

El sol arañaba sus últimos suspiros sobre la línea perfectamente recta del océano. Una bola naranja incandescente que se apagaba al acercarse a las olas para darles el beso de buenas noches.

Aventuhero - Atardecer en Ricks Cafe
Aventuhero – Atardecer en Ricks Cafe

Llegar al último anochecer de un viaje es como leer la última página de un libro. Echas la mirada hacia atrás y vuelves a saborear el recuerdo que dejan los capítulos de tu aventura con una mezcla de nostalgia y ganas de comenzar una nueva andadura.

Aventuhero - Ultimo atardecer en Jamaica
Aventuhero – Ultimo atardecer en Jamaica

¡Nos volveremos a ver Jamaica!

 

1 Comentario

Dejar comentario