Ante vosotros, una de las ciudades más bonitas y visitadas de España. ¿Qué deberíamos hacer para exprimir al máximo vuestra visita? Lo primero, reservar en uno de los muchos hoteles baratos de Sevilla, ya que un día no será suficiente para saborear esta ciudad como se merece.  Sevilla ofrece un gran número de atractivos pero, como ocurre en la mayoría de destinos, no puedes irte de ella sin hacer ciertas cosas, te hablamos de ellas:

Conocer la catedral gótica más grande del mundo

Y una vez ahí, ¿te vas a quedar en la puerta? Entra y disfruta de uno de los tres monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad en Sevilla. En su interior encontrarás belleza en cada rincón, culminada con su impresionante retablo mayor. Como curiosidad, ¿sabías que en ella se encuentra la tumba de Cristóbal Colón? No te resultará complicado encontrarla.

Catedral de Sevilla
Catedral de Sevilla

Subir a la Giralda

Antes de abandonar la catedral, ¡sube a la Giralda! No será fácil, pero merecerá la pena, te esperan unas de las mejores vistas de la ciudad. Sus 97,5 metros de altura y sus 35 rampas pueden dejarte sin aliento, y más si eliges un caluroso día de verano para hacerlo. Eso sí, para recuperarte, siempre puedes reservar en uno de los hoteles baratos en Sevilla por horas y descansar antes de continuar la visita de la ciudad.

La Giralda
La Giralda

Descubrir la Torre del Oro

Otro de los iconos de la ciudad y uno de los mejores ejemplos de arquitectura islámica que en ella podemos encontrar. Con 36 metros de altura, está situada en uno de los márgenes del río Guadalquivir y, hoy en día, alberga el Museo Naval de Sevilla.

Saborear el Alcázar muy lentamente

El Alcázar de Sevilla es un monumento que debe ser exprimido al máximo. Cada uno de sus rincones merece ser observado y disfrutado con calma para no salir de él con la sensación de “debería haberme recreado más”. Sus jardines, sus patios y sus salones están construidos en una perfecta armonía que atrapa y hace querer volver una y otra vez a este monumento sevillano declarado Patrimonio de la Humanidad.

Alcázar
Alcázar

Hacerte un selfie en el banco de tu provincia en la Plaza de España

Esta bella plaza, elegida plaza más bonita de España por los lectores de Sitios de España, es otro de los lugares que no puedes perderte en la capital hispalense. Fue construida con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. Su forma en semi-círculo simboliza el abrazo de España a sus antiguos territorios americanos. Por ello, se encuentran representadas cada una de las provincias españolas y no hay nada más típico que acercarse a tu provincia y hacerte una foto en ella.

Plaza de España
Plaza de España

Respirar aire limpio en el Parque de María Luisa

Sí, respirar aire limpio, y es que el parque de María Luisa es uno de los pulmones verdes de la ciudad de Sevilla. Un lugar ideal para pasear y relajarse disfrutando de la naturaleza y del sonido de sus fuentes. Desde 1929 las plazas de España y de América se encuentran dentro del propio parque, lo que hace más interesante y obligada la visita.

Disfrutar de las vistas desde las Setas

A pesar de su reciente creación, se abrió al público en 2011, las Setas de Sevilla se han convertido en uno de los espacios más visitados de la ciudad. Una espectacular estructura de madera laminada que alberga en su interior un mercado tradicional, locales de restauración, una plaza de espectáculos y el Museo Arqueológico Antiquarium. Aunque su parte más visitada es su azotea, en la que se encuentra un mirador desde el que se pueden contemplar unas de las vistas más fantásticas de la ciudad.

Setas de Sevilla
Setas de Sevilla

Divertirte y refrescarte en sus parques temáticos

No hace falta que os hablemos del calor que hace durante el verano en Sevilla, así que, si eliges esta estación para visitar la ciudad, te aconsejamos que pases al menos un día en alguno de sus parques temáticos, hará tu estancia más llevadera y divertida. Isla Mágica es la opción más conocida pero, su Aquopolis también ofrece atracciones acuáticas y diversión. Además, si has elegido uno de los hoteles en Sevilla Este, tendrás esta opción un paso.

Pasear por el barrio de Triana

A pesar de no ser un barrio especialmente monumental, es uno de los más frecuentados de Sevilla. Su ambiente y colorido atrae a multitud de turistas que no quieren perder la oportunidad de pasear por él y sentirse trianeros durante unas horas. Triana es cuna de multitud de artistas y toreros, lo que lo hace ser aún más especial.

Degustar unas tapas en la calle Betis

Uno de los motivos por los que merece la pena a acercarse a Triana es para tomarse algo en su gran cantidad de bares y terrazas. Una de las calles más típicas para ello es la calle Betis. Situada a la orilla del Guadalquivir ofrece una fantásticas vistas de la parte más monumental de la ciudad y del puente de Triana mientras se disfruta de una bebida fría en una de sus terrazas, ¿qué te parece este plan?

Perderte por las coloridas calles de la judería

Y decimos perderte porque es lo que seguramente te pase, eso sí, que no te preocupe, merecerá la pena, es la mejor forma de disfrutar de la judería, de sus retorcidas calles y de sus coloridos rincones. Recorriendo esta zona de Sevilla te encontrarás con varios monumentos dignos de visitar, como la Casa de Pilatos, el Palacio de las Dueñas o el Museo del Flamenco. ¿Estás dispuesto a perderte por una de las zonas más bellas y bonitas de Sevilla?

Visitar el tercer monumento Patrimonio de la Humanidad de la ciudad.

El Archivo de Indias, creado en su origen para guardar todos los documentos procedentes de la conquista y hispanización de América. Actualmente se pueden encontrar en él más de 80 millones de páginas, 8.000 mapas y dibujos procedentes de los territorios de ultramar. En 1987 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto a la Catedral y al Alcázar.

Ahora solo falta preparar las maletas y partir rumbo a una ciudad que no te dejará indiferente. Si Lonely Planet la ha elegido como la mejor ciudad para visitar en 2018, por algo será. ¿Te la vas a perder?

No hay comentarios

Dejar comentario