Mucha gente viaja buscando encontrarse con el pasado y profundizar en la historia del país o la ciudad que visita. Los museos guardan las antiguas reliquias y los restos arqueológicos son los reyes de las guías de viaje. Pero, ¿qué ocurre con los aventureros que buscan todo lo contrario? ¿Te imaginas poder pasar unas vacaciones en el futuro, disfrutar de la tecnología punta y de la estética ultramoderna?

Han cambiado las tendencias en los viajes, las nuevas formas de turismo cada vez tienen más que ver con la ciencia ficción que con la historia antigua. Nuestras vacaciones se parecen cada vez más a lo que llevamos décadas soñando que serían las ciudades del mañana, con geometrías imposibles y el acero brillante contra las luces de neón. No te pierdas los destinos preferidos de los enamorados del estilo futurista para poder planificar tu propio viaje en el tiempo.

Astaná: futurismo en pleno centro de Asia

¿Te imaginas que en el medio de la estepa se encontrase una de las ciudades más modernas y futuristas del planeta? Pues así es. Estamos hablando de Astaná, la capital de Kazajistán desde 1998. La ciudad, dividida por el río Ichim, tiene dos partes diferenciadas que ofrecen un paisaje lleno de contrastes a los visitantes. Los estilos arquitectónicos que podemos encontrar en la ciudad combinan el diseño soviético con la estética contemporánea y futurista, coordinando elementos tanto occidentales como orientales. Encontrar vuelos a Kazajistán es la nueva meta de los amantes de los viajes ultramodernos.

Panorámica de Astaná
Panorámica de Astaná

En la parte norte de la ciudad encontramos la antigua ciudad soviética, con el estilo industrial y austero propio de la época comunista. La ciudad nueva se construyó a los pies de la orilla sur del río, con un plano general diseñado por el japonés Kisho Kurakawa, fundador de la corriente arquitectónica metabolista.

Si estás pensando en visitar Astaná, no puedes perderte las distintas obras de Norman Foster en la parte sur de la ciudad. El arquitecto británico diseña sus edificios atendiendo tanto al estilo moderno del High Tech como a la eficiencia energética y el consumo responsable. Obras suyas en la capital kazaja son el Palacio de la paz y la reconciliación, o el centro comercial de lujo Khan Shatyr. En Nurjol bulevar, en pleno centro de la parte financiera y monumental de la ciudad, se asientan más de dos kilómetros de construcciones traídas del futuro.

Japón, o la suma de tradición y modernidad

Otro lugar del mundo que combina a la perfección las costumbres ancestrales con la tecnología punta es, sin duda alguna, Japón. Aquí es fácil aunar los tradicionales templos budistas y sintoístas en pleno centro de la urbe, proponiendo un contraste entre el Japón imperial y su carácter de potencia mundial en alta tecnología.

​Tokio

​Tokio, la capital nipona, es el ejemplo perfecto de esta fusión entre pasado, presente y futuro. El paisaje tokiota salpicado de rascacielos se recorta contra el monte Fuji, el emblema de la cultura popular japonesa.

Que las vistas al Palacio Imperial no te engañen: los neones de Akihabara o el estilo moderno y elegante del centro financiero de la ciudad han convertido la ciudad en el sueño futurista de los ochenta. Si estás pensando en aprovechar el viaje para probar el mejor sushi de la ciudad, no olvides acercarte a los alrededores de Tsukiji, un mercado de pescado fresco gigantesco.

Monte Fuji, Tokyo
Monte Fuji, Tokyo

Pero si buscas algo más que la estética, no olvides que en esta ciudad puedes montar en el primer tren de alta velocidad, el Shinkansen, también conocido como tren bala. Los medios de transporte con los que siempre hemos fantaseado están a un paso de convertirse en realidad en el extremo oriente: ya hay planes para poner en marcha un tren de levitación magnética en Tokio en la próxima década.

Ciudades futuristas en Europa: Ámsterdam

Ámsterdam es una de esas ciudades europeas que debe luchar contra la naturaleza para continuar creciendo. En su caso, ganar terreno al mar es la gran conquista, no en vano es conocida como la Venecia del norte. Por ello, son cada vez más frecuentes las casas flotantes, fáciles transportar y más amables para el medio ambiente. Aunque no todo son facilidades: la inversión tecnológica para que este tipo de hogares sean posibles es altísima.

La capital holandesa ya era conocida por ser una de las ciudades del mundo en la que la bicicleta es el principal medio de transporte. Pero, porqué no darle una vuelta más y convertir los carriles bici en fuentes de energía. Los habitantes de Ámsterdam ya pueden circular sobre carriles construidos con placas solares, una forma más que eficiente de aprovechar el terreno urbano.

Callejear por la ciudad no solo te descubrirá una arquitectura impresionante, sino que también podrás disfrutar de los puestos callejeros de comida, con platos tan particulares como los típicos arenques. Aunque si lo que quieres es sentarte a cenar, en Leidseplein podrás combinar gastronomía con espectáculo.

Songdo, el sueño del diseño ultramoderno

Si lo prefieres, puedes visitar una ciudad diseñada y planificada desde cero en el ultramodernismo Songdo. A diferencia de los anteriores casos, esta ciudad surcoreana no ofrece el contraste de lo moderno con lo tradicional, ya que es una población de nueva construcción en la que cada detalle está cuidado y pensado desde la estética futurista.

La idea es servir de precedente para el diseño urbanístico contemporáneo: una ciudad absolutamente inteligente, interconectada y totalmente automatizada. Los hoteles en Songdo te permitirán conocer en primera persona una población cuyos medios de transporte son exclusivamente subterráneos, de forma que conjuga a la perfección espacios verdes con rascacielos.

Songdo
Songdo

Esta ciudad también constituye un nuevo éxito en materia de terreno ganado al mar. Su carácter marítimo se conjuga a la perfección con el acabado metálico y brillante predominante en su arquitectura. Una ciudad luminosa e iluminada, donde la conexión wifi está asegurada en cada rincón. Es una visita perfecta para inspirarnos en una estética digna del siglo XXI.

La posibilidad de hacer realidad estos sueños futuristas y experimentar la vida del porvenir está a tan solo un vuelo de distancia, y sabes exactamente el lugar en que se encuentra, así que no lo dudes, viaja al futuro y cuéntanos qué ocurre allí.

No hay comentarios

Dejar comentario