A todos nos gusta viajar en avión, esa experiencia en la que prácticamente tocamos las nubes, las atravesamos en ese pájaro gigante que nos lleva a nuestro esperado lugar de destino. Pero para disfrutar de un viaje cómodo y agradable en todo momento, es fundamental que conozcas cuál es el sitio perfecto que debes escoger en el avión. Muchas personas no lo saben, pero dependiendo de dónde te coloques serás atendido de una u otra forma, y de ello depende tu comodidad. Pero no lo olvides, cuanto antes hagas el check-in, tendrás mayores opciones entre las que escoger.

A gusto de cada uno

Está claro que lo primero que debes de tener en cuenta son tus preferencias. Preguntarse a uno mismo qué es lo que más peso tiene a la hora de viajar por el mundo: si la comodidad, la tranquilidad, la seguridad o, quizá, el precio. Así, tienes que decidir si prefieres estar en el pasillo y tener total libertad para levantarte cuando quieras o en la ventana para poder disfrutar de las vistas de la altura. O, por otro lado, si prefieres ir en la parte delantera del avión y desembarcar antes o en la parte de atrás.

Viajar en avión, Chicos señalando mapa
Viajar en avión, Chicos señalando mapa

Conocer cómo es el lugar donde vamos a viajar

Investigar antes de realizar el viaje puede ser interesante para descubrir cómo es la aeronave en la que viajaremos. Hay plataformas y páginas web que proporcionan información sobre cuáles son sus dimensiones, cómo están ubicados los asientos, qué servicios proporcionan la distintas compañías e incluso reseñas de otros viajeros.

En este tipo de portales puedes encontrar información sobre la comodidad de los asientos y el espacio del que dispone el viajero para colocar las piernas. Asimismo, ofrece información de si el transporte cuenta con herramientas adicionales como enchufes, puertos USB o aparatos de ocio como pantallas de televisiones.

La clase económica

Puesto que sólo los más afortunados pueden viajar en primera clase, el resto de los mortales tenemos que acomodarnos en las butacas de la clase económica para realizar nuestros vuelos a Londres igual que para hallar el más barato hotel en Berlín. Y aquí es donde intervienen factores que mencionábamos anteriormente acerca de la preferencia de cada uno.

¿Quieres estar cómodo?

Si lo que buscas es comodidad y espacio para poder extender las piernas, sobre todo para los viajes largos, los mejores asientos son los que se encuentran en las salidas de emergencia, así como en los primeros asientos de las filas.

Como queremos ser sinceros contigo para que puedas valorar todos los factores, en estos casos debes tener en cuenta que normalmente conllevan un cargo por elegir ese asiento, sin embargo pueden ser adquiridos de manera gratuita si a última hora siguen libres. De la misma forma, si prefieres los asientos cercanos a las salidas de emergencia, recuerda que de ser necesaria la evacuación deberás ayudar con la apertura de las puertas.

Viajar en avión, Vistas desde el avión
Viajar en avión, Vistas desde el avión

Por el lado contrario, los más incómodos son las butacas colocadas justo delante de estas salidas y las de la última fila puesto que ninguna de las dos permiten la reclinación del respaldo.

Las butacas que se encuentran entre las secciones de primera clase y la económica también disponen de mayor espacio, pero usualmente son utilizadas para colocar cunas o accesorios de mayor tamaño de niños pequeños, lo cual puede restar tranquilidad a tu viaje.

Si tu prioridad es la tranquilidad

Teniendo en cuenta que la cola es la zona del avión de mayor ruido, optar por asientos delanteros evitará que nos molesten los ruidos de los motores. No obstante, en los viajes largos y a horas puntuales, quizá nos pueda molestar el ruido de la cocina. Aunque se trata de un proceso rápido y tampoco resulta demasiado estrepitoso.

Un dato que muchas veces pasa desapercibido entre los viajeros es que los asientos del pasillo son varios decibelios más silenciosos que los de la ventanilla, ya que esta última se encuentra en contacto directo con el exterior.

Para combinar la tranquilidad y la comodidad, los viajeros prefieren los asientos de las ventanillas para poder descansar apoyando la cabeza en la pared del avión. Por el mismo motivo, escogen estas zonas para no ser molestados continuamente por vecinos que quieran darse paseos o ir al aseo. Por el contrario, si eres de los que necesitas estirar las piernas de vez en cuando, algo muy necesario en vuelos de doce horas, te será mucho más cómodo colocarte en los asientos del pasillo.

No olvidemos la seguridad

Un estudio que analizó 17 accidentes desde 1985 determinó que los pasajeros que viajaban en la parte trasera y en los asientos del medio del avión sufrieron lesiones menores.

Ciertas fobias

Para algunos pasajeros viajar no es fácil cuando comienzan a pensar en las posibles turbulencias. Estas no conllevan riesgos, pero pueden resultar incómodas. En los aviones de mayor tamaño estas pasan más desapercibidas, pero en los más pequeños se notan más, ya que el avión pesa menos.

Viajar en avión, Avión en vuelo
Viajar en avión, Avión en vuelo

Pero no te preocupes, te aconsejamos que te sientes en la parte de las alas ya que en esas zonas las sacudidas se perciben en menor cantidad que en la parte delantera y, sobre todo, en la parte de atrás del avión.

En cuanto al desembarque

Hay pasajeros que, tras el vuelo, tienen más prisa por desembarcar, ya que deben enlazar su vuelo con el siguiente transporte. Por ello, si colocas tu equipaje carca y te sientas en la parte delantera tardarás mucho menos en salir. Aunque también es cierto que hay vuelos en los que el desembarque se realiza tanto por la parte de delante como la de atrás.

Finalmente diversos estudios concluyeron que el mejor asiento, resultado de una observación de las preferencias, la butaca favorita de los pasajeros es la 6A. Se encuentra en las filas delanteras, por lo que se evitan ruidos de los motores y se encuentra cerca de la puerta de desembarque.

Pero, ahora que ya sabes toda esta información, tan solo tienes que decidir el espacio en el que te vas a sentir más cómodo o tranquilo, y, por supuesto, sacarte el próximo vuelo hacia ese lugar que tanto te ronda la cabeza últimamente, ¡buen viaje!

No hay comentarios

Dejar comentario