Si te lo montas bien dormir en el avión no es tan complicado

Dormir en el avión puede resultar para muchos una misión imposible. Asientos incómodos, turbulencias, poca privacidad… Pero, dicen que el que quiere, puede. Con estos 7 consejos estamos seguros de que vas a dormir como un lirón.

7 consejos para dormir bien en tus viajes en avión

1. Lleva un look cómodo

Si no te sientes cómodo con la ropa y los zapatos que llevas no te vas a poder dormir. Cuida este detalle. Lleva el calzado más ancho que tengas, recuerda que en el avión los pies se hinchan. Y si no le molesta al pasajero de al lado, descálzate. Eso sí, no te olvides de llevar unas medias o calcetines ¡monos y sin boquetes! para que no se te enfríen los pies.

2. Olvida las pantallas

Usar el móvil, la tablet o la pantalla del avión suelen gustar mucho y es que… tantas horas de vuelo resulta muy aburrido. Pero, evítalos. Está demostrado que incluso la luz que emiten una vez apagados mantiene al cerebro despierto. Si vas a ver una peli, quita brillo a la pantalla.

Escuchando música
Escuchando música

3. Máscara y auriculares

Una de las causas por las que no dormimos en los viajes en avión es porque sentimos demasiadas distracciones a nuestro alrededor Una de las formas de llegar a ese estado de relajación y recogimiento que nos lleva al sueño es colocándonos un antifaz en los ojos y unos auriculares con música relajante. También, puedes optar por unos tapones en los oídos. Nos ayudará a dejar la mente en blanco y a conciliar el sueño.

4. Una almohada al cuello y una mantita

Que si cuello para acá… que si cuello para allá… ¡No te olvides de llevar una almohada de cuello antes de entrar en el avión! Además usa una mantita, cuando tenemos frío coger el sueño puede ser simplemente imposible.

5. Elige el asiento adecuado

Los mejores asientos son los que están en medio. Y es que son los que están más lejos de los ruidos del baño y la cocina. Y siempre, siempre elige uno que dé a la ventanilla. Te puedes recostar sobre el costado y además, no sentirte molestado por la azafata con el carrito. Y si eres alto, elige los asientos que hay detrás de las mamparas divisorias o de la fila de emergencia, tienen más espacio para las piernas. Eso sí, los asientos de la fila de emergencia no se reclinan hacia atrás.

Durmiendo en el avión
Durmiendo en el avión

6. No bebas alcohol

Sí, el alcohol da somnolencia al principio pero, luego produce el efecto contrario. Y es que da una deshidratación que hace que nos despertemos.

7. Tómate algo calentito

Las infusiones calentitas ayudan a relajar el sistema nervioso. Puedes pedirle a la azafata una tila o una valeriana, por ejemplo. Y si tienes una infusión que a ti te va genial y que puede que no tengan en el avión, lleva el sobrecito y pide que te calienten un poquito de agua.

Con estos 7 consejos, ¡te aseguramos que vas a dormir en el avión como un auténtico bebé!

No hay comentarios

Dejar comentario