Son numerosos los visitantes que cada año acuden a Turquía intentando rastrear las huellas de Troya o contemplando la grandiosidad de Estambul, la antigua Constantinopla.

Estambul

En el punto donde se unen Oriente y Occidente se encuentra una de las más bellas naciones del mundo: la mágica Turquía. Un país donde las culturas han creado un mosaico de colores, sabores y esencias únicas. Un paraíso incomparable donde el pasado y el futuro se encuentran para maravillar a quien se asome a sus encantos. Pérgamo, Edirne, Mileto, Olimpos o Konya son parajes mágicos que cuentan historias, leyendas y mitos. Izmir es la ciudad natal de Homero, en Teos vivieron Platón y Apelicón. En Odeón se puede oír a Heráclito, San Pablo comenzó aquí a difundir el cristianismo. El Monte Coressos sirvió de morada a la Virgen María mientras San Juan escribía su Evangelio. Dos de las siete maravillas del mundo se encuentran en Turquía, elMausoleo de Halicarnaso y el Templo de Artemisa, ambas situadas en la costa del Mar Egeo. Faselis fue el lugar de encuentro de una de las grandes historias de amor: Marco Antonio y Cleopatra. La cueva donde nació San Pedro guarda el recuerdo del padre de la Iglesia Cristiana. La Cueva de Urfarecuerda que aquí bebía agua uno de los primeros profetas, Abraham. Mezcla de civilizaciones, de historias, de imperios. Las ciudades subterráneas, los bailes y las danzas a la hora de las comidas, el carácter alegre y armonioso del pueblo turco, son sólo algunas de las múltiples razones para visitar Turquía.

Rutas Días 1 y 2 – Estambul

De todas las ciudades bañadas por el Mediterráneo, no existe ninguna que atesore más de doscientas mezquitas levantadas a lo largo de la historia como Estambul. Pero estas maravillas únicas e irrepetibles sobresalen no sólo por sus suntuosos decorados y hermosas piezas, estos auténticos foros, utilizados con fines religiosos, políticos y sociales y que en muchas ocasiones albergan también bibliotecas, hospitales o cámaras de tesoros, causan una gran expectación cada una de las cuatro veces que el almuecín llama a la oración a los fieles. Por su significado, la iglesia-mezquita de Santa Sofía, de estilo bizantino, es una de más afamadas de Estambul. Para sentir su grandeza, aparte de admirar sus mosaicos, columnas o puertas, es necesario colocarse bajo su cúpula de 56 metros de altura y permanecer durante unos segundos en silencio. Ordenada levantar por el sultán Ahmet I, la mezquita Azul es otro de los tesoros de la capital turca. Del exterior resaltar sus numerosas cúpulas dispuestas de forma escalonada y vigiladas por seis alminares y, en su interior, los azulejos azules de Iznik, que junto a sus cristaleras y los arabescos de la gran cúpula, conforman un bello templo. Aunque la más amplia es la mezquita de Solimán, erigida a mediados del siglo XVI bajo mandato del sultán Solimán.

Ruta Día 2 – Capadocia y Konya

Definida como un paisaje lunar, la región de Capadocia (Turquía) se caracteriza por su formación geológica única en el mundo. Pese a que el paisaje de la región resulta un tanto triste, la composición de sus formaciones rocosas ha permitido que en su interior se excaven túneles y viviendas que han dado lugar a toda una ciudad escondida en el subsuelo que supone una visión impresionante.

Ciudades subterráneas como las de Kaymaklı y Derinkuyu, excavadas hace más de quince siglos, cuentan con elaboradas estructuras de hasta veinte niveles de profundidad y dotadas de elementos como respiraderos, caballerizas, panaderías y pozos de agua entre otros lugares destinados a mantener a una población que en su tiempo llegó a albergar a varios miles de habitantes.

Abiertas solo parcialmente al público (varios niveles aún están siendo investigados por los arqueólogos), las estancias de dichas ciudades cuentan con algunas cámara adaptadas como templos bizantinos y bellamente decoradas con frescos. Situada en la encrucijada de las rutas comerciales a Oriente, fueron las continuas invasiones por parte de otros pueblos lo que originó la construcción de estos refugios subterráneos.

 

Capadocia

Konya

Su amplio patrimonio histórico es uno de los mejores ejemplos de arquitectura primitiva turco-islámica. Una visita al Museo de Mevlana, situado junto a la Mezquita del Sultán Selim II en el siglo XVI, permite conocer la obra de uno de los grandes arquitectos otomanos, Sinan. El museo está situado en el Convento de Mevlana, fundado por Sinan para los derviches giróvagos. El museo recoge varias tumbas, instrumentos de música sacra y alfombras de gran valor artístico. En el convento se pueden visitar las celdas de los monjes y la sección dedicada a la etnografía.
Konya cuenta, además, con tres medersas: Karatay, Ince Minare y Sirçali.

Ruta Día 3 -Pamukkale

El Castillo de Algodón (Pamukkale) es una de las zonas naturales más increíbles del mundo. Se encuentra junto al yacimiento de Hierápolis, a una media hora de Denizli.
Pamukkale es conocido internacionalmente por sus fuentes termales. Desde época antigua, millares de personas han peregrinado hasta estas fuentes, de una belleza increíble, en busca de remedios para sus enfermedades. Pero más allá del hecho de ser magníficas para las enfermedades del alma, la belleza de esta formación natural, obra de una fuente termal calcárea creada a través del paso de los siglos por la acumulación de la cal gracias a la evaporación del gas carbónico, atrae a muchos que quieren congraciar su alma. Las capas de cal tomaron formas indefinibles que en conjunto forman un increíble espectáculo visual.

El yacimiento arqueológico de Hierápolis guarda los Baños Romanos, convertidos en iglesia durante el periodo bizantino, las Termas, restauradas y convertidas en museo, y el Teatro, la construcción mejor conservada de todas. En él todavía pueden verse los altorrelieves que adornaban el edificio, así como la Tumba de San Felipe (Martyrium), construida durante el periodo bizantino. La Necrópolis contiene tumbas, túmulos, sarcófagos, tumbas licias con tapas ojivales y tumbas monumentales que tienen el tamaño de una casa, entre otras construcciones.

 

Pamukkale

Ruta Día 4 Éfeso – Izmir

Si existe un gigantesco museo al aire libre, ése es Éfeso. Está considerado una de las zonas arqueológicas más grandes del mundo y no es para menos, dada la gran cantidad de obras antiguas exhibidas en su lugar original. Por ejemplo, todavía puede apreciarse fácilmente la célebre urbanización de uno de los grandes arquitectos de la historia, Hipódamos. Muchas de las figuras de la ciudad, así como otros objetos de indudable valor arqueológico, se encuentran hoy en el Museo Británico.

La Hermosa Izmir, así llaman los turcos a esta ciudad mientras que una sonrisa ilumina su cara. No es para menos, estamos ante una de las ciudades más bellas y más queridas del país. Aquí nació el gran poeta de la Antigüedad Homero cuando la ciudad llevaba todavía el nombre de Esmirna. Es la tercera ciudad más grande de Turquía y cuenta con el mayor puerto después de Istanbul.

Ruta Día 5 – Pergamo

Bergama fue históricamente uno de los principales centros culturales. Hoy es uno de los principales parques arqueológicos de Turquía. Paseando por su Acrópolis hay que acercarse a los templos de Trajano y Dionisos, al monumental Altar de Zeus, al Santuario de Deméter o al Gimnasio. La Acrópolis está extendida sobre tres terrazas y el ágora.

El centro administrativo de Pérgamo estaba situado en lo alto de una colina que dominaba toda la región. La Acrópolis de Pérgamo se defendía de sus atacantes con las catapultas alineadas a lo largo de la muralla. Murallas, templos, teatros, el arsenal, las cisternas, son sólo algunos de los restos de la Acrópolis de Pérgamo. El Palacio Real y elTemplo de Dionisio, los elementos portátiles del Teatro Helenístico, nos hablan de siglos de historia.

Situado al noroeste de la Ciudad Inferior, el Asclepion es un hospital dedicado al dios de la medicina, Esculapio. Quizás no haya existido en la historia un hospital como éste, creado, nada más y nada menos, por uno de los fundadores de la medicina moderna, Galeno, en el siglo IV a.C. Todavía hoy pueden verse los restos de una de las bibliotecas más importantes de la antigüedad, situada al lado del espacio dedicado a las ofrendas, un paseo adornado con columnas jónicas y corintias.

Ruta Día 6 – Çanakkale y Bursa

Çanakkale ha sido históricamente uno de los puntos más importantes no sólo para Turquía, sino para toda la cultura occidental. Çanakkale es el nombre que hoy recibe el mítico e histórico Estrecho de Dardanelos, aquel que une el Mar Egeo con el Mar Mármara, el que Leandro solía cruzar para ir en busca de su amada. En el Estrecho de Çanakkale, que en un principio recibió el nombre de Estrecho de Helesponto, tiene una longitud total de 72 kilómetros de largo.
Aquí se encuentra esta ciudad, una de las más bellas y ricas de Turquía.

Bursa es hoy uno de los más importantes centros económicos e industriales del país, con un millón y medio de habitantes. Esta encantadora ciudad fue capital del Imperio Otomanoantes que Edirne y hoy muestra su historia orgullosamente, sabiendo que el cementerio Muradiye, la Tumba Verde, o la Ulu Cami no dejaran impasibles a los visitantes. Es una ciudad viva, llena de ilusión y alegría que tiene mucho que ofrecer. Un paseo por el Mercado Cubierto, la visita a las mezquitas de Beyazit, Emir Sultan y Orhan son algunas de las posibilidades.

Ruta Día 7 – Troya

Durante mucho tiempo se pensó que Troya no era más que una leyenda, pero hoy es uno de los sitios arqueológicos más visitados del mundo. La antigua ciudad de Troya está compuesta por nueve yacimientos arqueológicos superpuestos unos encima de otro, son los nueve momentos de gloria de la ciudad cuya historia se extiende a lo largo de varios milenios, hasta que fue definitivamente abandonada.

Troya tiene todavía mucho que ofrecer a los expertos, a los amantes de la literatura homérica, a los amantes de la historia o a los románticos, pues esconde más de un secreto. Un gran caballo de madera que recuerda el fin de la historia, da la bienvenida al viajero.

Si quieres ofertas para viajes a Turquía.

No hay comentarios

Dejar comentario