Unas vacaciones no se miden por la cantidad de días que tienes disponibles, sino por el nivel de aprovechamiento de los mismos. Por eso, en Viajes Carrefour te traemos una ruta especialmente diseñada para sacar el máximo jugo a tus días de receso en verano: un circuito irrepetible de 11 días por Miami, un crucero por Bahamas y Las Vegas.

Las siete horas de duración del vuelo a Miami, nuestro primer destino, son casi imperceptibles. Nuestra llegada será al aeropuerto internacional de Miami, ubicado en el famoso downtown, escenario en multitud de películas y series. El inglés no será un problema, ya que casi todos los habitantes son bilingües por el origen latino de la inmensa mayoría.

Crucero por Bahamas y Las Vegas, Downtown Miami
Downtown Miami

El distrito Art Decó, ubicado en las míticas avenidas Ocean Drive y Collins, en South Beach, los parques de South Pointe y Lummus, que se caracterizan por sus espectaculares vistas al mar, el jardín botánico y el Holocaust Memorial son algunos de los puntos que descubrirás. Un paseo por Ocean Drive será más que suficiente para entender por qué Miami es una de las ciudades predilectas para los famosos de todo el mundo y amantes de la vida nocturna. En esa calle puedes visitar la lujosa casa que perteneció al diseñador Gianni Versace, quien murió tiroteado hace 20 años.

Si esa noche tienes ganas de marcha y no quieres irte a dormir temprano, puedes visitar el Clevelander, un lugar con muchísimo ambiente festivo y perfecto para mover las caderas al ritmo de las luces. Si prefieres algo más tranquilo te aconsejamos el Mango’s Tropical Café, que está abierto casi 24 horas. Si luego consigues despertarte temprano, puedes caminar por Collins y visitar Dash, la tienda de las hermanas Kardashian.

Las Bahamas

​Nassau

La siguiente parada es la capital de Bahamas, Nassau, por medio del crucero Enchantment of the Seas, que pertenece a Royal Caribbean. Allí pernoctaremos antes de arribar a Nassau.

La capital de Bahamas es un paraíso lleno de tradición y arquitectura colonial mezcladas con el recuerdo pirata y el sabor de las playas de arena fina y mar infinito.

Crucero por Bahamas y Las Vegas, Nassau
Nassau

Pero Nassau no es solo playa e historia pirata. Tiene ricos lugares perfectos para pasear, como la plaza del Parlamento y fuertes defensivos como Fincastle, Montagu y Charlotte. Además, el museo histórico de Bahamas, el monasterio de St. Agustín y la Casa del Gobernador harán que estés muy ocupado durante un buen rato. Pero una de las verdaderas joyas de las islas es el Atlantis Resort, en Paradise Island. El lugar posee el mayor hábitat marino al aire libre del mundo; un casino, restaurantes, bares, once piscinas, acuario, playas increíbles y un parque acuático con el icónico tobogán Leap of Faith.

CocoCay

Después de pernoctar en el barco, el siguiente destino dentro de las islas es CocoCay -también en Bahamas-, una isla privada y reservada de forma exclusiva para los viajeros del crucero. Tiene una extensión de solo 57 hectáreas con playas espectaculares de arenas blancas y es reconocida por su valor ecológico.

Florida

Key West

La siguiente parada con el crucero es Key West, Florida, hogar del gran escritor Ernest Hemingway. El distrito de Old Town es ideal para recibir a artistas, poetas y amantes de la tranquilidad con todo lo que ofrece el lugar. En esta parada podemos visitar la casa de Ernest Hemingway, la Pequeña Casa Blanca de Harry S. Truman o el muelle Mallory Square, para ver el atardecer y tomar una copa en el bar Suset Pier. Si prefieres comprar, en la calle Duval seguro que encuentras lo que buscas. Las playas con múltiples actividades deportivas siguen siendo una alternativa a los clásicos paseos.

Crucero por Bahamas y Las Vegas, Mallory Square
Mallory Square

Downtown Miami

Este será el último destino con el crucero. A partir de ahí, iremos en autobús a los Everglades, un humedal protegido por tener una fauna y flora increíbles, antes de regresar al downtown de Miami. Allí visitaremos Brikell Avenue, con sus lujosas torres de apartamentos y Key Biscayne, un banco de arena sobre un arrecife. Coconut Grove y Coral Gables, famosísima por sus galerías de arte y restaurantes. Coral Gables fue el sueño de George Merrick en 1920, tras comprar 4000 hectáreas. Poco a poco fue creando Coral Gables, llena de mansiones “perfectas”.

La siguiente parada será Little Havana, con su propio paseo de la Fama, un barrio de exiliados cubanos en el que se huelen y mascan las historias. Si quieres pasar un rato divertido en Miami puedes visitar el Ball & Chain para comer y, si te lanzas, mover un poco el cuerpo.

Antes de viajar a Las Vegas, nuestra siguiente parada, puedes visitar el Bayfront Park y ver, desde ahí, la bahía. Una opción adicional es tomar un barco para recorrer algunos lugares como Star Island, Palm Island e Hibiscus Island. En esas zonas veremos algunas mansiones de famosos que seguro que te sorprenderán.

Las Vegas

Dicen que “lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas”, la ciudad que nunca duerme. Tomaremos un avión desde Miami y aterrizaremos en el centro mundial del entretenimiento, especialmente diseñado para adultos.

Si lo tuyo no es dedicar todo el día a conocer por qué Las Vegas tiene esa fama, puedes visitar el Gran Cañón del Colorado, cuya parte oeste es la más cercana –solo 180 kilómetros de distancia- a la “Ciudad del Pecado”. Allí podrás adentrarte en el profundo Gran Cañón por el Skywalk, una rampa de vidrio por encima del río Colorado. ¿Te imaginas las fotos que podrías tomar? También puedes pasear en helicóptero o incluso hacer un descenso en canoa por el río. Sin duda, un buen contraste con las playas tranquilas de días pasados.

Crucero por Bahamas y Las Vegas, Las Vegas de noche
Las Vegas de noche

Si te quedas en Las Vegas, pasea por el Strip, su calle más importante. Ahí se encuentran los hoteles que siempre has escuchado, con las decoraciones y juegos de luces y agua más espectaculares de la zona. Se puede visitar un casino y hotel en Las Vegas icónico, el Bellagio. Caesar’s Palace o MGM Grand lo complementan como centro mundial de apuestas y espectáculos.

Aprovecha tu tiempo para apostar algo. Ganes o pierdas, la experiencia vale la pena antes de tu regreso a España al día siguiente. Y lo más importante es eso, disfrutar de una experiencia única e irrepetible.

No hay comentarios

Dejar comentario