De ser una pequeña comunidad de buscadores de perlas y comerciantes, Dubái ha pasado a transformarse en uno de los destinos turísticos por excelencia en Oriente Próximo. El nombre de este emirato y de su capital se han convertido en sinónimo de lujo y excesos, atrayendo cada año a millones de viajeros que buscan conocer las maravillas que oculta esta ciudad del desierto frente al golfo Pérsico. Su situación, a medio camino entre Europa y Asia, ha hecho de esta ciudad una escala preferencial para quienes recelan de los largos vuelos y desean hacer una pequeña parada en su camino: un vuelo a Dubái desde las principales capitales de Europa dura solo siete horas.

Si estás planeando un viaje a Dubái, te ofrecemos la lista de los lugares de esta maravillosa ciudad que no puedes perderte. Aunque dispongas solo de un fin de semana en Dubái, merece la pena que dediques tiempo a conocer estos rincones imprescindibles de la capital del emirato.

Burj Khalifa

Burj Khalifa, Viaje a Dubái
Burj Khalifa, Viaje a Dubái

Imponente y majestuoso, en medio de la ciudad se alza esta mole de hormigón y cristal capaz de quitar el aliento a cualquier amante de la arquitectura. Con sus más de ochocientos metros, el Burj Khalifa es el edificio más alto del mundo, lo cual convierte a esta torre en una visita obligada para cualquiera que viaje a Dubái. Una excursión al Burj Khalifa debe incluir la visita a sus dos enormes miradores, unidos con la planta baja por ascensores muy veloces, que por sí mismos ya justificarían la visita al edificio. Desde estos miradores pueden contemplarse las mejores vistas de todo el emirato, resultando especialmente espectaculares durante el atardecer. Si cuentas con dinero suficiente para permitirte este lujo, puedes alojarte en el mismo Burj Khalifa, ya que este alberga uno de los mejores hoteles en Dubái.

Burj Al Arab

Burj Al Arab, Viaje a Dubái
Burj Al Arab, Viaje a Dubái

Un enorme velero erguido frente a los vientos del golfo Pérsico, erigido sobre su propia isla artificial. Una figura inconfundible que da forma al hotel más lujoso de todo Dubái. El Burj Al Arab es el único hotel del mundo que ha sido catalogado de forma extraoficial como un establecimiento de siete estrellas. Sus habitaciones son un derroche de lujo y fantasía solo al alcance de unos pocos privilegiados. El Burj Al Arab cuenta además con un gran número de restaurantes, de los cuales el Al Mahara es el más célebre, tanto por su diseño bajo las aguas como por los platos que en él se pueden degustar. Para visitar el hotel es necesario hacer una reserva previa en alguno de sus restaurantes o cafeterías.

Dubái Creek

El brazo de mar que divide Dubái en dos ciudades. El Dubái Creek puede atravesarse en todo tipo de embarcaciones: desde las abras, pequeños barcos de madera hoy utilizados sobre todo por los turistas, hasta botes de motor de gran tonelaje. Merece la pena recorrer la extensión de este gran canal y dejarse llevar por las vistas de la ciudad mientras uno es mecido por las olas. Una recomendación: escoja dar el paseo en barco al atardecer y disfrute de la maravillosa puesta de sol sobre el horizonte arábigo.

Palm Jumeirah

Palm Jumeirah Viaje a Dubai
Palm Jumeirah Viaje a Dubai

Un desafío del hombre a la naturaleza. Un enorme archipiélago artificial levantado a lo largo de siete años de complejos trabajos de ingeniería. El complejo, con forma de palmera, alberga numerosos hoteles y urbanizaciones de lujo, así como el parque acuático más grande de todo Oriente Medio. Para disfrutar de Palm Jumeirah en todo su esplendor lo mejor es sobrevolar el complejo, ya sea en avioneta, helicóptero o, si se es muy atrevido, saltando en paracaídas.

Fuentes de Dubái

Construidas con la intención expresa de imitar los espectáculos de agua, luz y sonido del Hotel Bellagio en Las Vegas, las fuentes del Lago Burj Khalifa son una parada imprescindible para cualquiera que visite Dubái. Gracias a su enorme tamaño, el espectáculo puede ser visto desde diversos puntos, como la calle o los miradores de los hoteles.

Barrio Bastakiya

El Barrio Bastakiya esconde en su interior los restos del Dubái antiguo, la ciudad que en el pasado fue centro comercial de caravaneros y buscadores de perlas. Frente a la parte nueva de la ciudad, con sus enormes rascacielos de acero y cristal, el barrio Bastakiya es un oasis de edificios tradicionales del desierto, de baja altura y colores claros. Sus callejuelas estrechas y agradablemente sombrías acogen algunos de los restaurantes y cafés más bonitos de toda la ciudad. Presidiendo el barrio se encuentra el Fuerte Al Fahidi, la construcción más antigua de la ciudad, hoy convertido en Museo de Dubái, una institución consagrada a la historia y la arqueología de la región.

Dubái Marina

Dubai Marina, Viaje a Dubai
Dubai Marina, Viaje a Dubai

Uno de los barrios más modernos de Dubái, diseñado para albergar las sedes de las grandes empresas del país y alojar a las élites profesionales que se han instalado en la ciudad en las últimas décadas. El aspecto totalmente occidental de esta zona, contrasta con las construcciones tradicionales que se alzan a escasa distancia del mismo. El lugar más interesante de Dubái Marina es sin duda su puerto, construido de forma completamente artificial y con capacidad para enormes yates y barcos de lujo.

Zocos y mercados de Dubái

Pese a su aspecto moderno y occidental, Dubái conserva su esencia árabe y beduina, algo que queda patente en la gran variedad de zocos y mercados que hay en la ciudad. Ninguna visita a Dubái estará completa si no paseas por uno de los zocos y regateas con sus vendedores antes de cerrar una compra. El más espectacular de todos los zocos de Dubái es sin duda el llamado Zoco del Oro, con varios centenares de joyerías que ofrecen mercancía para todos los bolsillos. De gran interés resultan también el Zoco de las Especias, que es el mercado más antiguo de Dubái, y el Zoco de Bur Dubái.

Si por el contrario prefieres algo más moderno para realizar tus compras, a los pies del Burj Khalifa el Dubái Mall te ofrece más de mil tiendas diferentes, desde marcas de lujo a tiendas de recuerdos.

Un fin de semana en Dubái puede ser, como has podido comprobar, una experiencia única.

No hay comentarios

Dejar comentario