Hay viajes que cualquier apasionado del turismo y de recorrer el mundo debería hacer, al menos, una vez en la vida. Y uno de ellos es cruzar el Atlántico. Hoy te vamos a proponer un viaje por la Costa Oeste de Canadá, una ruta en la que conocerás las ciudades y lugares de interés más importantes de este país situado al norte de América. ¿Quieres saber más?

En este post te iremos desgranando algunos detalles sobre la historia y los lugares más relevantes de Canadá. Con Viajes Carrefour puedes convertir este viaje en una realidad este mismo verano. Existe una amplia oferta de vuelos a Montreal. Además, no te compliques, y consigue un descanso completo en los mejores hoteles de Canadá, en los que podrás recuperar fuerzas tras un día intenso de caminata turística. Viajar a Canadá se convertirá en una experiencia que querrás repetir.

Rumbo a Canadá

Las grandes ciudades de Canadá

Ottawa

Comenzamos por la que es la capital de Canadá. Es una ciudad ubicada en el sureste del país, dentro de la histórica provincia de Ontario, que separa Canadá de EE.UU. Ottawa es famosa por su multitud de canales y lagos que recorren la ciudad en el llamado Canal Rideau. Y es que por algo los han incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. No temas dedicar un tiempo a recorrerlos y a disfrutar de su belleza sin igual y aprovecha para acercarte a contemplar el mítico Château Laurier, hoy convertido en hotel.

Además, Ottawa cuenta con un casco histórico situado en lo que denominan Lower Town (la parte más baja de la ciudad), entre el río Ottawa y los canales. Por otra parte, en el Down Town podrás observar el centro financiero y comercial de la ciudad, junto a algunos de los edificios gubernamentales de la capital, como el Parlamento, ubicado sobre una colina. Así podrás contemplar una de las estampas más bonitas y reconocibles de la ciudad.

Chateau Laurier, Ottawa
Chateau Laurier, Ottawa

Toronto

Se trata de la ciudad más poblada de Canadá y es la capital de la provincia de Ontario. Es una ciudad multicultural y multiétnica, y lo podrás comprobar al pasear por la zona más antigua de la ciudad, Old Toronto, ya que se trata de la más densamente poblada. Allí te encontrarás con edificios de estilo neogótico, neoclásico e incluso art decó, como es el caso de Casa Loma.

Una sociedad cosmopolita por los cuatro costados, en la que podrás comprobar de primera mano las peculiaridades de barrios como Chinatown, Little Italy o Yorkville. El contrapunto lo pone el distrito financiero, el Downtown, en el que se erige la Torre de CN a más de 500 metros sobre el suelo. Una composición de rascacielos que no te puedes perder, pues forman una de las vistas más famosas de Toronto.

Pero no todo va a ser asfalto, y por ello Toronto cuenta con Queens Park, uno de los parques urbanos más antiguos de todo el país. Aprovecha para caminar con calma y visita alguno de los museos que se encuentran próximos.

Montreal

​Se trata de la segunda ciudad más poblada del país y la capital de la provincia histórica francófona de Quebec. Fundada en 1692, se trata de una de las ciudades más antiguas de todo el país y ostenta el título de capital cultural de Canadá. Ello nos da un buen puñado de oportunidades para acudir a espectáculos de todos los tipos, así como visitar museos y exposiciones. Montreal cuenta con una vida cultural frenética y su Quartier des spectacles es una buena prueba de ello.

Uno de sus secretos mejor guardados es la existencia de un ‘Montreal subterráneo’. Esta expresión se refiere a una extensa red de más de 30 km de galerías con establecimientos de todo tipo. Hay que recordar que también es la capital de la moda, por lo que puedes encontrarte tiendas de ropa desde alta costura hasta segunda mano.

En el Viejo Montreal, un paseo por sus calles adoquinadas mientras escuchas pasar a las calesas y una visita a su particular Notre-Dame son dos actividades que debes tener en tu lista. Y para terminar el día nada mejor que una vista panorámica desde el Monte Royal, que da nombre a la ciudad.

Quebec

​Es la capital de la provincia que lleva el mismo nombre, históricamente alma del Canadá francés. Fundada en 1608, su historia se puede palpar en su casco histórico (La Vieille Ville), declarado Patrimonio de la Humanidad. Se trata de un recinto amurallado al más puro estilo francés del siglo XVIII y es, además, el único casco histórico con esas características de toda Norteamérica. ¿Y qué mejor sensación que la de estar en un lugar único? Además, no te puedes perder el Château de Frontenac, una visita casi obligada.

Edificios de la ciudad de Quebec
Edificios de la ciudad de Quebec

Emplazada al lado del río San Lorenzo, la ciudad tiene otros puntos de interés histórico como el puerto viejo o ‘La Citadelle’, una fortaleza con asombrosas vistas sobre la ciudad entera.

El Canadá más natural

Mont Tremblant

​Esta pequeña localidad de la provincia de Quebec se encuentra al lado del lago Tremblant, y sus vistas sobre la naturaleza apabullante del lugar son impresionantes. En medio de bosques frondosos, lagos y riachuelos, se puede hablar de un parque de atracciones naturales, donde practicar senderismo o, incluso, esquí.

Mont Tremblant
Mont Tremblant

Cataratas de Montmorency

Se incluyen en un parque de la ciudad de Quebec, en la desembocadura del río que lleva el mismo nombre. Se trata de las cataratas más altas de la provincia de Quebec, con un salto de agua que supera los 80 metros de altura.

Mil Islas

Cerca del lago Ontario, y sobre el río San Lorenzo, se encuentra este paraje natural increíble por su belleza y peculiaridad. Se trata de unas mil ochocientas islas de diferentes tamaños que forman un archipiélago diferente que se puede recorrer en un crucero de ensueño.

Cataratas del Niágara

Y para terminar, uno de los símbolos naturales de Canadá, que se sitúa en su frontera con EE.UU. Esta famosa caída de agua de más de 50 metros de altura se puede visitar en barco o en helicóptero. ¿Te sientes aventurero?

Como ves, un viaje a Canadá es una buena opción para este verano. Un país con mucho que ofrecerte y en el que conocerás una historia llena de matices y una naturaleza asombrosa.

No hay comentarios

Dejar comentario