Si eres un apasionado de la naturaleza no puedes perderte las vistas de uno de los picos más impresionantes de Europa. Por increíble que parezca será un tren de cremallera el que te acerque al punto más cercano al pico del Mont Blanc. El Tramway du Montblanc es el último transporte que usarás, a partir de ahí serán sólo tus piernas las que te llevarán camino arriba hasta hacer cumbre en el macizo más alto de Europa con 4.810 metros de altura sobre el nivel del mar (durante un tiempo se creyó que el pico más alto era Elbrus con 5.642, pero geógrafos han determinado que pertenece a Oriente Próximo). El Mont Blanc ha sido, desde siempre, una de las cimas preferidas por los alpinistas. Cuenta con una estética especial al estar muy individualizada del resto de cumbres, lo que hace que destaque aún más en el paisaje.

Tramway du Blanc fue inaugurado en 1914 y el proyecto de su creación quiso que llegara hasta el mismo pico. Sin embargo, la consecución fue inviable debido al comienzo de la Primera Guerra Mundial. En seguida descubrirás que no está nada mal, aún sin haber cumplido su objetivo original. Así tendrás que poner un poco de tu parte y alcanzar la cima, en cualquier caso, será una cuestión de superación personal. Este tranvía, sin embargo, te ayudará a relajarte mientras asciende por un paisaje con encanto en cualquier época del año.

Diferentes alturas dependiendo de la época del año

FOTO-3-Julia-Kuznetsova--Shutterstock.com

El punto de partida es en Le Fayet o desde Saint-Gervais a través de bosques y praderas alpinas hasta llegar a diferentes paradas dependiendo de la época del año. Para disfrutar al cien por cien de la experiencia, debes saber que en invierno, el tranvía llevará a los viajeros y esquiadores hasta la planicie de Bellevue (1.800 m) y la estación Le Prarion, un lugar que debes conocer para admirar la magnitud de un panorama excepcional con vistas al glaciar de Bionnassay.

Cuando llega el verano el TMB acercará a sus pasajeros hasta el Nid d’Aigle (2.372 m), desde donde los alpinistas experimentados y equipados podrán acceder a los refugios de Tête Rousse y Goûter, para subir al Mont Blanc. La última parada en Nid d’Aigle es el punto de partida de la más antigua ruta de acceso a la cima del Mont Blanc. Por eso allí es normal ver el despliegue de mochileros preparándose para el reto de su vida. Eso sí, es una salida escarpada de un túnel, no esperes lujos allí. El trayecto, de una hora y cuarto de duración (dependiendo de las condiciones climatológicas), lo harás en unos vagones repletos de excursionistas, alpinistas y esquiadores con ganas de adrenalina y de las mejores vistas.

Durante la temporada de verano, el tranvía abre del 13 de junio al 27 de septiembre (del 2015), todos los días, y del 19 de diciembre al 17 de abril (del 2016) durante la temporada de invierno. Además, podrás subir acompañado de tu mascota, siempre que use correa. El precio es de 30.50 euros adultos y 25.90 euros los niños de 4 a 15 años. Partirás de una altitud de 590 metros para alcanzar los 2.380 metros a la llegada. 110.000 personas de promedio hacen el trayecto de algo más de 12 kilómetros cada año. Esta es toda la información que necesitas para comenzar la travesía. La otra cuestión de suma importancia, sobre todo si tu objetivo es alcanzar la cumbre del Mont Blanc, es una buena preparación física y mental para afrontar la parte final de la subida.

Cambio de estación, cambio de paisaje

Te animamos a que no te pierdas esta excursión en la que todas las épocas del año tienen su encanto, en el verano el paisaje es verde y floral. Mientras que en invierno el tranvía tiene que hacerse camino entre la nieve que alcanza alturas de hasta un metro. Una experiencia que debes vivir al menos una vez en la vida…aunque se te taponen los oídos.

Si viajas en verano, debes saber que de mediados de junio a mediados de septiembre con tu billete de ida y vuelta Fayet-Nid d’Aigle obtendrás un 40% de descuento en tu entrada al Jardín des Cîmes à Passy.

Tranvía en femenino

Te llamará la atención que los tres trenes que componen la línea del Montblanc tienen diferente color (verde, rojo y azul) y sobre todo nombre de mujer: Anne, Jeanne y Marie. Son los nombres de las hijas del propietario de la finca, el señor Noury, asignados en 1956 cuando los vagones se convirtieron a motor eléctrico.

Ya sea para esquiar, para disfrutar del paisaje o para hacer la excursión de alpinismo de tu vida, el Tramway du Montblanc te permitirá disfrutar de la experiencia al tiempo que asciendes y asciendes a través de un paisaje excepcional. Así que, ya sabes, prepara la mochila y mira la previsión meteorológica antes de aventurarte hacia la cumbre.

No hay comentarios

Dejar comentario