Tu visita a Capadocia te mostrará un territorio de ensueño que está ubicado en la región central de la península de Anatolia, en Turquía. Abarca un área de cincuenta kilómetros de valles infinitos, colinas puntiagudas y cañones más propios de la luna que del planeta tierra. La erosión propia del agua y el viento han convertido esta tierra en uno de los paisajes más extraños y cautivadores del mundo.

El tipo de composición de la tierra y su origen volcánico han permitido, durante el trascurso de miles de años, que se manifestaran formas y texturas de origen natural de un aspecto increíble. El terreno está compuesto, principalmente, de un material calcáreo muy susceptible a la erosión del clima y el paso del tiempo ha dibujado en la piel de Capadocia una de las figuras geológicas más especiales en la tierra.

Visita a Capadocia, Capadocia en invierno
Visita a Capadocia, Vista de Capadocia en invierno

Por otra parte, la región ha sido habitada desde la antigüedad, y en las formaciones rocosas de espectacular belleza se encuentran excavadas numerosas cuevas, iglesias y asentamientos humanos antiguos de un aspecto sobrecogedor. La visita a Capadocia se convierte en una experiencia inolvidable y única, considerada de las más especiales y emotivas. La realidad supera cualquier tipo de ficción… si tu vida es la aventura y el contacto con la naturaleza y el entorno, no dudes en viajar a Capadocia, ¡no te defraudará!

¿Cómo llegar a Capadocia?

A Capadocia se puede acceder por avión. Existen dos aeropuertos en la región, Kayseri y Nevsehir con vuelo diario desde ambos que conectan con una de las ciudades más importantes de Turquía, Estambul. El más recomendable, debido a su modernidad, es el de Kayseri, el más grande de la región. Está a una distancia de unos cien kilómetros del valle de Göreme y una hora de trayecto en automóvil hasta Capadocia.

Por otra parte, el Aeropuerto de Nevsehir se encuentra a treinta kilómetros de la ciudad y se puede elegir entre varios horarios de vuelos de ida y de vuelta a la ciudad, además de incorporar la opción de vuelos de alquiler. Desde ambos aeropuertos operan líneas de autobuses de conexión con los alojamientos más importantes de la región. Este servicio precisa de reserva que puede realizarse desde el propio país de partida o gestionarse desde el hotel o la pensión.

Visita a Capadocia, Kayseri
Visita a Capadocia, Kayseri

Existe también la opción de viajar en autobús de Estambul hasta Capadocia, siendo la forma más económica y tarda unas doce horas en hacer el recorrido de setecientos kilómetros de distancia. También existen conexiones desde Ankara, a una distancia de cuatro horas y media, aproximadamente.

¿Cómo visitar Capadocia? A pie… ¡y en globo!

El viaje a Capadocia es una experiencia especial en sí misma, aunque siempre hay maneras de que una visita se convierta en la visita perfecta… en primer lugar, la mejor opción para visitar y conocer las formaciones naturales increíbles de la región es a pie, puesto que puedes recorrer los pasadizos subterráneos de origen troglodita, hacerte a la idea de cuál era el modo de vida, disfrutar de la vista que tenían las caravanas de comercio en la baja edad media y convertirte en expedicionario descubriendo el entorno con tus propias botas. A pie se recomienda la visita y paseo por las ciudades que el hombre robó a las piedras.

Excavadas en las rocas, cuevas y cavernas que se habitaron hace miles de años, se conservan para deleite del visitante. Göreme, un museo a cielo abierto, es uno de los reclamos más importantes de la región, sin robar protagonismo a otros enclaves de importancia como Aksaray, Nevşehir, Kayseri o Ürgüp. Desde los propios hoteles te proporcionarán la mejor información para acceder a estos lugares: trasporte, guías conexión con otras partes similares de la región. En la actualidad, todavía muchas de las cavernas de las rocas permanecen habitadas, o están habilitadas como templos o iglesias.

Visita a Capadocia, Panorámica nocturna de Goreme
Visita a Capadocia, Panorámica nocturna de Goreme

Las chimeneas de las hadas son otro de los enclaves más famosos de la región. La erosión de la lluvia durante el trascurso de miles de años ha ido modelando la roca calcárea de forma que tienen el aspecto de torres coronadas por un sombrero final. Estas formaciones increíbles pueden llegar a los 40 metros de altura y son muy comunes en la región. El punto de interés más famoso es el conocido como Valle de las Chimeneas, con una concentración muy alta de esta formación.

¡A volar!

Habíamos comentado que existen maneras distintas de visitar un territorio que consiguen que un viaje se convierta en una experiencia que no podrás olvidar. En Capadocia se ofrece un tipo de visita que cambiará totalmente tu perspectiva del paisaje. De hecho, la perspectiva es aérea. El viaje en globo por encima de estos paisajes mágicos es el final perfecto para un lugar tan especial. Desde las alturas todo adquiere una perspectiva nueva y sorprendente. La textura de la tierra, las formaciones de aspecto lunar y los colores del suelo de esta región hacen que volar en globo sea un sueño hecho realidad. Un vuelo aerostático es en sí mismo un placer enorme, pero se multiplica al hacerlo sobre una región tan hermosa, con un paisaje tan singular y caprichoso.

Visita a Capadocia, Vista desde globo aerostático de Capadocia
Visita a Capadocia, Vista desde globo aerostático de Capadocia

Las formas que desde tierra nos parecían sorprendentes, desde el cielo se convierten en todo un sueño, alejado de la realidad. Desde toda Capadocia se puede distinguir la silueta del Erciyes, el volcán que originó estas siluetas magníficas, pero desde el aire se puede apreciar la imponente presencia que tiene sobre la región. Las condiciones climáticas permiten a los pilotos poder acercarse como en ningún otro lugar en el mundo a las formaciones naturales y a las ciudades excavadas en las paredes de la piedra.

El vuelo en globo aerostático te deja acceder a unas vistas panorámicas colosales de las formaciones geológicas. Su altura es sobrecogedora y desde el suelo no se aprecia de la misma forma. También la vista de los demás compañeros de vuelo, del resto de globos, invita a volver a Capadocia y repetir un viaje único. Para finalizar un paseo entre las nubes que te conectará más con esta tierra, aunque sea a muchos metros de distancia, no hay nada mejor que un brindis con champán. ¡Un brindis de altura!

No hay comentarios

Dejar comentario