Hoy arranca la Copa Mundial de Fútbol 2014 en Brasil, por eso, os proponemos viajar a este país para que puedas disfrutar de sus encantos

 

brasil 2014

Con motivo del Mundial nos hemos pateado algunas de las ciudades brasileñas que van a ser sede para que también conozcas un poquito más de lo que te puedes encontrar fuera y dentro de los estadios.

Día 1

Empecemos por Río de Janeiro, donde se alza su icono, el Cristo Redentor, en el monte Corcovado y su centro histórico, de gran valor artístico, que aún conserva el monasterio de Sao Bento, de estilo barroco, el convento de Santa Teresa y el Palacio de los Virreyes. Sus playas (Copacabana, Ipanema…) son escenario diario de jugadores de fútbol, de bailadores de cometas, amantes de la samba y de vendedores de frutas. Pero también cuenta con rincones escondidos, callejuelas silenciosas, donde se levantan fachadas casi derruidas y donde se instalan mercadillos. La capital acapara gran parte del turismo, gracias a su privilegiada ubicación, a orillas del mar y rodeada de colinas.

Día 2

Podemos continuar el viaje en Salvador de Bahía, sin duda, una de las ciudades más fascinantes de Brasil, no sólo por su pasado colonial, sino por sus preciosas playas y pueblos aledaños, donde el tiempo parece que se ha detenido. Salvador, emplazado en una península de forma triangular, en la boca de la Bahía de Todos os Santos está dividida en la Cidade Alta y la Cidade Baixa, ambas comunicadas por el tranvía Plano Inclinado, el elevador Lacerda y por algunos caminos abruptos llamados “ladeiras”.

 

ruta por Brasil

Día 3

El tercer día apareceremos en Recife, conocida popularmente como la “Venecia de Brasil”, Recife se extiende al frente de la Isla do Recife y el recorrido del centro histórico puede iniciarse en la Praça da República, donde se encuentra el Teatro Santa Isabel, el Palacio de Gobierno, ambos del siglo XIX y la Catedral de Sao Pedro dos Clérigos. Las mejores playas se encuentran hacia el sur y destacan la playa de São José da Coroa Grande, Tamandaré y, 7 kilómetros más al sur, la famosa playa de Porto de Galinhas, de aguas transparentes.

 

Día 4

São Paulo es una gran urbe compuesta por grandes avenidas, autopistas e imponentes rascacielos. En el centro histórico se concentran los edificios más antiguos y el mejor lugar para iniciar el recorrido es hacerlo desde el Mercado Municipal. Muy cerca la Catedral del año 1954, el Patio do Colégio, y el Teatro Municipal de estilo barroco y elementos de Art Noveau, orgullo de la ciudad.

 

Recorriendo Brasil

Día 5

Otro de los atractivos que no podemos perdernos es Manaus, el corazón de la selva. En la ciudad les recomendamos la visita al Palacio Río Negro, sede del gobierno estatal, y la antigua residencia del barón del caucho, al Puerto Flotante. Imprescindible también es dar un paseo en barco por el río más largo y caudaloso del mundo, el Amazonas.

 

Día 6

La siguiente parada es Brasilia, declarada Patrimonio de la Humanidad. En esta moderna metrópoli nadie quiere vivir a pesar de haber sido diseñada por los tres mejores arquitectos de Brasil (Oscar Niemeyer, Lucio Costa y Burle Marx). Construida en menos de tres años como el “mejor proyecto para desarrollar la región central del país”, Brasilia es un sitio extraño, una ciudad sin pasado, artificial, de precios elevados y habitada, en su mayoría por burócratas, políticos y un sinnúmero de pobres que circundan la capital.

Día 7

El último día en Brasil podemos ir a Belo Horizonte, es la capital del estado Minas Gerais y se trata de la cuarta ciudad de Brasil, la más bulliciosa y de ella, destacamos una rápida visita al Museo Histórico Abílio Barreto, alojado en una vieja casa colonial. El estado de Minas Gerais se caracteriza por la presencia de diversos sistemas montañosos como la Sierra da Mantiqueira, frontera con los estados de Río y Sao Paulo y la Sierra de Espinhaço que atraviesa el territorio de Minas Gerais de norte a sur.

 

1 Comentario

Dejar comentario