No tener que hacer la cama y otras ventajas de alojarse en un hotel

Las ventajas de un hotel son muchas y muy variadas. En la época del estrés continuo te mereces pasar unos días de desconexión en los que te sientas como un rey o una reina. Ya basta de tener que hacer tú las tediosas y cargantes tareas del hogar. Ha llegado el momento de que disfrutes sin pensar en nada más. Aunque el abanico es amplísimos, estas son las seis principales razones para alojarse en un hotel:

No tener que hacer la cama

¿Existe algún ser humano en la Tierra que disfrute haciendo la cama? La respuesta es no. Y es que no hay una tarea más aburrida y poco creativa que hacer la cama. Revuelve las sábanas a tu antojo y vete de la habitación sin mover un dedo ni mirar atrás. Al regresar al hotel tu cama estará perfectamente preparada para que vuelvas a deshacerla, solo o (de manera mucho más divertida) con tu pareja.

El desayuno de los dioses, solo en hoteles

No hay nada más agradable que desayunar en los hoteles. Te levantas tras un extenuante sueño y llegas a un paraíso desbordante de comida en un maravilloso buffet libre. Tu única preocupación será alcanzar la ‘pole position’ en la cola que da acceso a esos huevos revueltos con bacon que tanto te gustan. Recarga las pilas con zumo de naranja recién exprimido y sal a la calle con el estómago lleno y la visión de que la vida, así, sí es perfecta.

Desayuno hotel
Desayuno hotel

Los detalles marcan la diferencia

Eres el rey del palacio y eso se nota en los detalles. Las toallas están puestas a tu disposición y no tienes que preocuparte por el gel o el champú. Date un baño relajante o visita el spa o la piscina del hotel. Si te has escapado junto con tus amigos vivirás una experiencia que recordarás para siempre. Si lo has hecho con tu pareja, vuestra relación se verá consolidada: porque todo es más fácil cuando todo se nos da hecho.

Una localización perfecta

Estás en un hotel para descubrir una ciudad nueva y explorar todos sus rincones. Los hoteles destacan por su buena localización, por lo que tendrás todo lo que te interesa a un paso. Evita largos recorridos alojándote en hoteles en el centro de la ciudad: vivirás las vacaciones que siempre habías soñado.

Atención las 24 horas del día, siete días a la semana

Otra de las grandes ventajas de un hotel es la posibilidad de ser atendido sobre cualquier imprevisto las 24 horas del día, en cada una de las jornadas de tu estancia. Sólo tendrás que descolgar el teléfono para comunicar tu posible incidencia, que será resuelta de antemano.

Recepción hotel
Recepción hotel

Una noche de película

Si has viajado con tu pareja podrás disfrutar de una velada de película en la habitación de hotel. Pocas cosas hay más románticas que esta. Te encuentras en una ciudad distinta a la tuya, alejado de los problemas mundanos y lo tienes todo para ti. Es la noche del amor.

No hay comentarios

Dejar comentario