¿Cuántas veces has dicho que quieres pasar unas navidades con calor, visitando lugares inhóspitos?

Cada vez son más los que buscan destinos diferentes, interesantes, nuevos, lo desconocido. Bienvenidos, pues, a las navidades de los contrastes, a las navidades de tu vida en las que te decidiste por un viaje a Australia. Un destino ideal en cualquier época del año, no obstante.

Viajar en Navidad
Viajar en Navidad

48 horas en Darwin, un recorrido lleno de contrastes

Puede que dispongas con tiempo más que de sobra para descubrir Darwin si viajas a Australia, pero puede que sea un alto en el camino sin más. Por esto, te recomendamos los lugares que no te debes perder bajo ningún concepto en este punto, situado en el extremo norte de Australia.

Además de los vestigios de las diferentes guerras en las que ha participado Australia a lo largo de su historia, en Darwin podrás asistir a las particularidades naturales tanto de los enclaves como con respecto al mundo animal de las que hace gala el territorio australiano.

Para ello, no podrás dejar de visitar Crocosaurus Cove o el lugar perfecto para descubrir esta especie animal tan ancestral como temida. Un lugar temático en torno a esta especie en un paraje natural donde descubrir otras especies del todo interesantes y únicas.

Berry Springs, otro enclave natural temático donde ver, entre otras muchas especies, los míticos dingos y los pantanos del río Mary. Serán otras visitas perfectas para hacer de un viaje toda una aventura. Australia en estado puro. Los manglares, el Museo Militar de Darwin y el Parque Nacional de Litchfield son otras visitas obligadas una vez estés en Darwin.

Realmente viajar hasta Darwin es toda una aventura y la mejor manera de conocer desde las entrañas numerosas particularidades de una tierra extensa, en este caso, en un trozo mínimo. Podrás comprobar esos paisajes confrontados en un solo lugar: manglares, ríos, bosques, sabanas, verdes, ocres, aridez y humedad, cascadas y piscinas naturales en las que nadar, entre otras muchas cosas.

Cuidado con el clima, estés 48 horas o toda una semana. Las temperaturas son altas prácticamente todo el año y los índices de humedad también son elevados. Una combinación a la que deberás enfrentarte con tejidos de algodón y transpirables, así como con gorros que te protejan del sol.

La Australia más aborigen, al norte de Darwin

Otra de las aventuras más reconfortantes de este viaje es la visita a las islas Melville, o la isla de las sonrisas. Situadas al 80 kilómetros al norte de Darwin y habitadas prácticamente en su totalidad por comunidades aborígenes, son un lugar absolutamente mágico para quienes las visitan. Una vez allí descubrirás el porqué del nombre de la Isla de las sonrisas.

Un viaje en el tiempo a un mundo que parece remoto. Para llegar hasta allí solo podrás hacerlo bajo viaje guiado y con permiso previo. Merece la pena el recorrido hasta la cara quizás menos conocida de Australia, donde las influencias polinesias y el actual resultado aborigen es un maridaje digno de contemplación y quizás una experiencia única.

Diferentes rutas, difíciles elecciones

Si tienes la suerte de pasar unos días en Darwin, debes saber que allí encontrarás diferentes rutas, interesantes todas y altamente recomendables. Así, podrás disfrutar de la Ruta Savannah Way. Una ruta desde Darwin hasta Broome; un trayecto que pasará de los descarados acantilados, a las comunidades de cocodrilos bajo el sol, pasando por el desfiladero de Katherine en el Parque Nacional de Nitmiluk.

Yacimientos de arte rupestre aborigen en el Parque Nacional de Keep River, la bajada del río Ord en canoa, una excursión por Bungle Bungle en el Parque Nacional de Purnululu o las cataratas Mitchell ante tus ojos. Las paradisíacas playas de Broome pueden poner la guinda a este tour único y solo apto para los amantes de los viajes inolvidables.

La Nature´s Way

La ruta Nature´s Way, con inicio en los pantanos de Adelaide y destino en el Parque Nacional Kakadu, Patrimonio de la Humanidad, puede ser otra de las elecciones. Una manera de conocer los inicios y los orígenes de los primeros asentamientos es otra opción, de nuevo solo apta para aventureros. Y es que Australia solo puede ser un destino para osados.

A single tree catches the last light at dusk in Nourlangie badlands, Kakadu National Park

Contemplarás cocodrilos, reptiles y aves en estos recorridos en los que es aconsejable contar con guías.

Vuelos a Australia

Antes de tu viaje a Australia, ya sea en navidades o en cualquier otra época del año, es aconsejable planificar un poco ese viaje; así, con cuanto más tiempo de planificación se disponga, mayores ofertas en vuelos a Australia se podrán encontrar.

Otra de las cuestiones importantes de viajar en navidades con respecto a los vuelos es que es aconsejable que además de mirar el precio, valores el tiempo. No existen vuelos directos al otro lado del mundo, así es que será altamente aconsejable que sopeses el valor del billete, así como el tiempo del trayecto para encontrar la solución más equilibrada posible.

Una vez estés en Australia, en cualquiera de sus ciudades, llegar hasta Darwin, si no es tu destino inicial, no te resultará demasiado complicado. Podrás llegar hasta allí en avión, tren, autobús o en coche. Lo más rentable, aunque resulte curioso, es llegar volando.

Hoteles en Darwin y gastronomía

Más de un centenar de hoteles en Darwin es la oferta hotelera que ofrece la ciudad. Diferentes categorías y precios para el alojamiento, que deberá estar también condicionado por las zonas en las que prefieras hospedarte. De hoteles de cinco estrellas con piscina y a pie de playa a alojamientos modestos a precios más que razonables.

Respecto a la gastronomía, no te resultará complicado encontrar un sitio donde comer, cenar o desayunar. La ciudad cuenta con una increíble oferta gastronómica internacional y local que te va a sorprender. Te animamos, no obstante, a que te atrevas con algún que otro plato de cocina local como sus mariscos o la carne de canguro.

Dejar de lado, por un año, las cenas en familia, cenas de empresa y comidas con amigos por abandonarse a vivir una aventura como nunca jamás habías pensado en navidades es una opción que te va a encantar, ¿nos vamos?

No hay comentarios

Dejar comentario