“Costa Rica es el país más feliz, verde y próspero del mundo”.

 El pulmón de Centroamérica, el estado más sostenible, seguro y ecológico. Un paraíso que hace que la palabra paraíso se quede insignificante y un abanico de posibilidades interminables para el aventurero que se adentre en sus fronteras. Bienvenido a un lugar que sin duda te enamorará, Costa Rica es Pura Vida.

Costa Rica - Pura Vida
Costa Rica Pura Vida

 San José, capital en busca de magia:

Tras un largo vuelo aterricé en la capital de Costa Rica. Típica ciudad de la que nadie te cuenta maravillas, y típico lugar donde no hay razones para que sea de otra manera.

Había quedado con Randyuno de mis mejores amigos del otro lado del océano y tenía unas ganar enormes de darle un abrazo de oso. Nuestro punto de encuentro era un hotel discreto para pasar la primera noche antes de comenzar a recorrer el mapa de norte a sur y de sur a norte. San José era sólo una obligada parada de paso. 

Salimos de nuestra habitación y nos perdimos en el centro de una ciudad donde reinaba el bullicio y un hervidero tico que celebraba la Navidad a 32 grados a la sombra. Casas bajas, de colores pastel y viejas, y travesías llenas de vida a borbotones nos acogieron con absoluta indiferencia. Era noviembre, a punto de entrar en la temporada seca (de diciembre a abril), y el calor unido a la alta humedad hacía que nos compadeciéramos de los trabajadores puestos por el ayuntamiento disfrazados de Santa Claus bajo un sol de justicia.

Alquilamos un coche, un 4×4, sin un todoterreno nos habían avisado que era difícil moverse por el país. Compramos una tarjeta de móvil por lo equivalente a 3 €, (pagamos con dólares y la vuelta fue en colones), para tener datos en el teléfono que nos permitieran usar el GPS y no perdemos por el mapa.  

Los lugareños nos aconsejaron recogernos antes del anochecer, volvimos a nuestra habitación y trazamos el plan. Al día siguiente nos esperaba el primer paso de un viaje a través de los secretos mejor guardados de una Costa Rica que nunca olvidaré. 

 

Mapa Costa Rica
Mapa Costa Rica Pura Vida

Monteverde:

Arrancamos el motor a las 5:30h de la mañana, cuando amanecía, y nos dirigimos a las montañas del norte. Tras un par de horas serpenteando por carreteras embarradas y surcando caminos sin señalizar, sin luces y sin tráfico, llegamos a la entrada de la Reserva Natural de Monteverde.

El clima era húmedo y las nubes bajas salpicaban sus espectaculares vistas. Embriagadores balcones a precipicios de naturaleza sin tapujos, panorámicas estancadas en épocas donde no había coches, ni postes de luz, ni humo, ni ruido. Un lugar que me hizo sentirme desconectado del mundo con Costa Rica a mis pies.

Costa Rica - Monteverde
Costa Rica – Monteverde

Color verde de todas las tonalidades que puedas imaginar y luego otro brochazo más de verde en estado puro, cetrino, glauco y esmeralda. Era uno de los lugares más famosos del país por su biodiversidad, una de sus siete maravillas.

Costa Rica - En el corazón de Monteverde
Costa Rica – En el corazón de Monteverde

10.500 hectáreas con el mayor número de orquídeas del mundo y más de 500 especies de animales, sobre todo aves. Caminos de barro donde la espesura de la abrumadora vegetación a veces hacía perder la pista de nuestros pasos.

Costa Rica - En el camino de Monteverde
Costa Rica – En el camino de Monteverde

Parecía que podría asaltarnos un dinosaurio en cualquier momento. Por algo Steven Spielberg se inspiró en este país para ubicar Jurassic Park en la Isla Nublar. Cada rincón de Monteverde respiraba vida.

Viaje Costa Rica
Viaje Costa Rica
Costa Rica - Monteverde, escenario perfecto de Jurassic Park
Costa Rica – Monteverde, escenario perfecto de Jurassic Park

Tras un intenso paseo por la verde jungla queríamos acción.

¡Tirolinas y adrenalina!

Habíamos oído que sentirse Supermán y dejar el paisaje de Costa Rica a 50 metros de distancia de nuestros pies era posible. Que podíamos sobrevolar la jungla salvaje conectados sólo por un cable que nos sujetara al cielo.
Monteverde era famoso por sus extraordinarios campamentos para hacer Zip Line, uno de los mejores territorios del planeta para los amantes de la tirolina y de las emociones fuertes.

Te hospedes donde te hospedes, es fácil encontrar en la recepción de cada estancia decenas de folletos donde invitan a pasar una intensa jornada de deporte multiaventura. Nosotros escogimos Extremo Canopy Costa Rica y sólo puedo decir que fue una experiencia e-s-p-e-c-t-a-c-u-l-a-r.

Costa Rica - Tirolinas en Monteverde
Costa Rica – Tirolinas en Monteverde

Nos pusieron un casco, guantes gruesos para frenar con las manos y un arnés. La travesía comenzaba escalando un enorme árbol hasta llegar a una plataforma en lo alto. Conectamos con cada punto del bosque pendidos de un cable suspendido en el vacío y recorrimos la selva sin pisar el suelo. La tirolina más larga medía más de un kilómetro y cada vez que afrontamos un nuevo vuelo sentíamos más adicción.

Cuando hicimos el ‘Superman’, boca abajo y sujetos por la cintura y los pies, pensamos que lo habíamos visto todo, hasta que llegó el momento cumbre del día, el Tarzán: última parada donde nos esperaba un salto al vacío. Prepárate para pendular sobre la jungla al grito de ‘¡UOOOOOOOO!!!’

Costa Rica - Tarzán
Costa Rica – Tarzán

Tras un viaje intenso al volante, explorar las entrañas de Monteverde y recorrer la jungla a vista de pájaro nos sorprendió el atardecer cuando conducíamos a nuestro nuevo hostal, situado en La Fortuna, dentro de la provincia de Alajuela.

Teníamos un apetito de tigre y paramos en un modesto restaurante de cocina casera a la entrada del pueblo. Cuando viajo intento que también lo hagan mis sentidos, y el conocer los sabores de cada lugar también es conocer otra parte de su cultura. El casado es el plato tradicional de Costa Rica y consiste en arroz hervido, frijoles y plátano frito acompañado con carne, pescado o pollo. Nos pareció una opción inmejorable.

Con el estómago saciado caímos rendidos pensando ya en el día siguiente.

Catarata Río Fortuna:

Cerca del volcán Arenal había una cascada perdida en un enorme cráter en la selva.

El todoterreno que habíamos alquilado reluciente e impoluto en San José, 24 horas después había pasado a tener los neumáticos completamente embarrados y la carrocería envuelta en salpicaduras de polvo, gotas de lluvia y golpes de mosquitos. Lo volvimos a poner en marcha y nos dirigimos a la catarata más famosa de La Fortuna.

 

Costa Rica - Cascada La Fortuna
Costa Rica – Cascada La Fortuna

En poco más de media hora sobre carreteras secundarias llegamos a un terraplén donde abandonamos el vehículo. Podíamos escuchar el rugir del salto de agua. Una lluvia inversa nacía desde las entrañas y envolvía de una dulce y refrescante llovizna todo el entorno. Nos enfrentamos a una precaria escalera de madera colina abajo con peldaños de madera, que obligaba a girar el tobillo en todas las posiciones posibles para posar la mayor parte de la suela en la superficie. Me sujetaba firme a la endeble barandilla de cáñamo hasta que descendimos por completo. Nos esperaba un baño con la naturaleza salvaje de Costa Rica. Un vuelo voraz del líquido elemento de más de 75 metros.

Costa Rica Pura Vida!
Costa Rica Pura Vida!

Volcán Arenal:

Tras el trepidante baño seguimos nuestro periplo y nos dirigimos al Vesubio de Costa RicaUn volcán que hace pocos años entró en cólera vomitando lava incandescente. Parecía dormido, expectante, silencioso. “El corazón de Costa Rica está siempre latiendo fuego, y hay un punto a través del que las llamas consiguen alcanzar el cielo”.

El volcán Arenal pintaba el paisaje de San Carlos, al norte del país. Era una montaña de más de 1.700 metros de altura cuya cima estaba rota, inacabada, a expensas de otra erupción como la que se dio hace más de cuarenta años y dejó 87 fallecidos.

 

Costa Rica - Volcán Arenal
Costa Rica – Volcán Arenal

 En la primera década del 2.000 recordó que en cualquier momento se puede desatar la cólera que se gesta en sus entrañas, por eso no está permitido acercarse demasiado a las faldas del macizo. Lava, columnas de humo, gases, lluvia ácida… un arma de la naturaleza siempre amenazante con el atractivo de esas zonas del mundo donde puedes decir que estuviste, y volviste para contarlo.

Costa Rica - A los pies del Volcán Arenal
Costa Rica – A los pies del Volcán Arenal

Rafting en el Río Balsa:

Volcanes, cascadas interminables, junglas envolventes… era el turno para surcar un río salvaje.

Costa Rica, alma desatada. Queríamos ponernos a prueba y el rafting era otra de las actividades más famosas del país, y más excitantes. Si estás en forma y quieres vivir una experiencia que te haga sentir vivo, sube a bordo. Hablamos con el dueño de nuestro hotel y nos recomendó Costa Rica Descents. Nos vinieron a recoger la mañana siguiente y tras una hora y media de camino llegamos a la orilla del río Balsa. 15 km de intrépido descenso nos esperaban en corrientes de categoría 4.

Alberto, Wagner y La Pantera fueron nuestros guías. Recorrimos la lengua de agua, piedras y espuma mientras nuestros remos bailaban al compás de las embestidas del río.

Costa Rica Rafting!
Costa Rica Rafting!
Costa Rica - Rafting rio Balsa!
Costa Rica – Rafting rio Balsa!

Dos horas y media de intenso recorrido y nuestra tripa volvía a pensar en comida, y mucho. Los chicos de Costa Rica Descents cultivaban sus propios alimentos en su ecohuerta, la cual explicaban cómo cuidaban paso a paso mientras preparan el almuerzo.

Tiburones en Islas Catalinas:

Nos habían prometido que el fondo marino de Costa Rica era un auténtico edén para los apasionados del buceo. Seguimos sumando kilómetros a nuestro vehículo y pusimos rumbo hacia el océano Pacífico.

Islas Catalinasparaíso bajo las olas. Centenares de tiburones, tortugas gigantesmantarrayas y morenas acudían cada amanecer a las proximidades de las islas colindantes de la costa noroeste. Caminamos por la bahía y conocimos a un representante de Pacific Coast Dive Center, momento perfecto para decidirnos. No podíamos creer lo que nos contaba que íbamos a ver tras la máscara de buceo y aceptamos el reto.

 Nos trasladamos hasta la costa, cogimos una pequeña barca para salir del embarcadero, abordamos un barco más grande y tras una hora y media mar adentro… chafún.

Costa Rica Preparando inmersión
Costa Rica Preparando inmersión

Nada más descender encontramos a sólo 20 metros de la superficie una familia de tiburones de punta blanca apostados cerca del suelo. Me relajé, respiré profundo, hay que mantener siempre la calma y los animales nunca atacan a los buceadores.

Costa Rica - Buceando entre tiburones
Costa Rica – Buceando entre tiburones

Atravesamos un banco de miles de peces, una mantarraya águila nos saludó en mitad de nuestro trayecto y una morena de metro y medio nos sorprendió fuera de su escondrijo mostrando su afilada dentadura.

 

 

Fue una experiencia que atravesó el neopreno y se quedó pegada a la piel.

Al día siguiente pusimos rumbo a Tamarindo, una de las playas más famosas del país que une un cóctel infalible: nightlife, ambiente joven y pasión por las olas.

Aventuhero - Tamarindo!
Aventuhero – Tamarindo!

 

2 Comentarios

Dejar comentario