Los volcanes son, desde tiempos inmemoriales, lugares de admiración y peregrinación para los humanos alrededor de todo el planeta. Hogar mítico de todo tipo de deidades, desde Pelé, la diosa hawaiana del fuego, hasta Vulcano, el dios romano de la forja, pasando por las misteriosas “personas ocultas” que habitan los volcanes de Islandia. ¿Cómo no iba a ser visitar el interior de un volcán una experiencia única? Definitivamente, te dejará sin aliento.

Muchos son los destinos a visitar si se desea conocer a fondo la actividad de los volcanes. Algunas de estas visitas pueden resultar un tanto peligrosas, pero no cabe duda de que la experiencia única también se nutre de la adrenalina que produce una excursión tan impresionante.

Vista del interior del volcán
Vista del interior del volcán

El archipiélago de Hawái tiene un total de cinco volcanes: Mauna Koa, Mauna Loa, Hualalai, Kohala y Kilauea. Pero es este último el más interesante, ya que ha estado emanando lava de forma constante e ininterrumpida desde 1983, lo que lo convierte en un lugar perfecto para ver magma líquido.

Otras visitas volcánicas impresionantes se encuentran en centroamérica. En Costa Rica se puede visitar el Arenal, que tiñe de verde el agua de los lagos que se encuentran en su base. El volcán Pacaya en Guatemala permite a los que lo visiten asomarse desde la cima para observar el magma en el cráter.

En Europa los volcanes más activos se encuentran en Italia. El Etna, en la isla de Sicilia ,y el Strómboli son auténticos iconos del país mediterráneo. En España, el Teide y el volcán de la Corona, ambos situados en las Islas Canarias, son, quizás, los más conocidos y visitados del país. Escoge uno, el que prefieras, y pregúntanos: desde Viajes Carrefour te daremos toda la información necesaria para encontrar alojamiento y desplazarte hasta allí.

Volcán de Santa Margarida

Si quieres realizar una visita a un volcán sin salir de la Península Ibérica puedes viajar hasta Cataluña, donde encontrarás el volcán de Santa Margarida, situado en la zona volcánica de Garrotxa. Se hacen excursiones desde el centro de Barcelona, por lo que resulta una alternativa de ocio si te encuentras en esta ciudad.

Volcán de Santa Maragarida
Volcán de Santa Maragarida

La excursión consiste en llegar hasta la cresta del volcán, atravesando algunas zonas boscosas y visitando los pueblos medievales de Santa Pau y Hostalets d’en Bas. Una vez en el cráter se accede al interior donde se puede encontrar la ermita de Santa Margarida.

Mendoza: tierra de volcanes

Si estás buscando hoteles en Mendoza te interesa saber que en este mismo estado argentino se encuentra una reserva natural, La Payunia, al sur de la ciudad de Malargüe. En este lugar encontramos unos 800 volcanes, rodeados de las llamadas Pampas Negras, grandes planicies de arena volcánica, con pequeñas piedras de lava fragmentada. Varios volcanes son interesantes de visitar en esta zona, entre ellos el Payún Liso, el más alto y con su forma cónica totalmente limpia. El Volcán Morado tiene la cima del cráter tan erosionada que se puede caminar a través de él.

No obstante, quizás la visita más interesante y única de la zona es la del volcán Malacara, fuera de la reserva, aunque muy cerca de ella. La particularidad de este volcán es que es de formación hidro-magmática, por lo que se creo a raíz de una explosión producida por el contacto de la lava con el agua. Esto le da unas formaciones muy especiales, laberintos de pasadizos, cárcavas y chimeneas, en tonos amarillos y rojizos. Su falta de actividad en los últimos años permite a los visitantes acceder a su interior y perderse por los recovecos excavados en la roca.

Islandia, más de 200 volcanes en una sola isla

Uno de los lugares favoritos para el turismo volcánico es Islandia. Situada sobre las cumbres de la Dorsal Atlántica, una cordillera submarina, la isla cuenta con más de 200 volcanes y alrededor de 130 todavía registran actividad en mayor o menor medida.

Los vuelos a Islandia constituyen la mejor forma de acercarse hasta este lugar donde la actividad volcánica se encuentra totalmente inmersa en la historia y la mitología de los habitantes. Pregúntanos sin compromiso para encontrar la mejor manera de desplazarte hasta allí.

Algunos volcanes que todavía siguen activos a día de hoy son el Hekla, el Grímsvötn e incluso el volcán Eyjafjallajökull. Este último protagonizó las portadas de los periódicos hace unos años cuando en 2010 entró en erupción perturbando, incluso, el tráfico aéreo que sobrevolaba la isla.

El volcán Askja se encuentra en el interior del macizo volcánico de Dyngjufjöll y se puede acceder a sus alrededores para realizar una visita. Todavía se puede disfrutar de las vistas de colas de lava de la erupción que tuvo lugar en 1875. Estas impresionantes vistas se completan con el lago Myvatn y la cascada de Godafoss, aunque hay que tener en cuenta que al estar situado sobre la enorme falla que separa la placa euroasiática y la placa norteamericana, el paisaje tiende a ser cambiante y efímero. Para llegar a este lugar recomendamos ir con una visita guiada en 4×4, la única forma de moverse cómodamente por el terreno.

Lago Myvatn
Lago Myvatn

No obstante, quizás una de las visitas más impresionantes a un volcán en todo el mundo es la del Thrihnukagigur, también en Islandia. Su nombre significa “el cráter de tres picos” y se encuentra al sur de Reikiavik, la capital de la isla. Lo que convierte esta experiencia en única en el mundo es la posibilidad de viajar a la cámara magmática del volcán.

Para llegar hasta la zona se debe ir andando desde el pie de las montañas Bláfjöll, un paseo impresionante a través de los campos de lava y el paisaje de basalto. Al llegar al cráter los visitantes deben protegerse con un arnés y un casco para poder descender mediante un ascensor de cable hasta la cámara magmática del volcán.

A 120 metros por debajo de la abertura del cráter, el paisaje de piedra colorida en amarillos, rojos, morados y azules, debido a la distinta composición del interior del volcán, deja impresionados a todos los visitantes. Estas visitas a través del vapor y la roca viva comenzaron a hacerse en 2010 y suponen, desde entonces, unas de las excursiones más impresionantes y exclusivas en todo el planeta.

No hay comentarios

Dejar comentario