Si estáis pensando en realizar un viaje a Disneyland en París porque vuestros hijos os lo llevan pidiendo desde hace tiempo, quizás es el momento de empezar a preparar la gran aventura. Es posible disfrutar no solo viajando sino también haciendo todos los preparativos, así que habrá que ponerse manos a la obra para no dejar ningún detalle sin tener en cuenta. Viajar es un placer sin ninguna duda, pero a veces no tener previsto determinadas situaciones puede enturbiar innecesariamente momentos placenteros durante vuestro viaje. Entre otros aspectos a tener en cuenta, es importante saber cómo comprar la entrada a Disneyland Paris y sobre todo, para evitar problemas de última hora, conocer el procedimiento para reservar restaurante en Disneyland.

Planificando el viaje de vuestros sueños

Para organizar las comidas durante los días del viaje, será muy importante conocer todas las opciones posibles que hay para después decidir la que mejor se adapte a vuestra familia. Llegar con niños al parque temático sin tener resuelto este tema puede convertirse en una parte del viaje incómoda que se puede evitar simplemente con tener la información adecuada.

Es conveniente saber que no permiten llevar comida a los parques, y concretamente se refiere a comida preparada en recipientes como si se tratara de una excursión al campo. Para desayunar es frecuente hacer unos bocadillos pequeños o tener algún snack, galletas o cereales que puedan servir de aperitivo hasta el momento de la comida.

Lo primero de todo será conocer si es voluntario u obligatorio realizar reserva, aunque en este punto quizás vuestras sospechas vayan bastante bien encaminadas: presentarse sin más en un restaurante de Disneyland con mucha probabilidad no será una gran idea. Aunque no os guste mucho la planificación y prefiráis la improvisación en vuestros viajes, para tener la garantía de comer cada día bien y con tranquilidad es mejor que hagáis reservas con antelación. En resumen, que no es que sea obligatorio, pero sí que es muy recomendable.

Existen varias opciones para que podáis elegir la que más se ajuste a vuestras expectativas de viaje. Tendréis que dedicar un tiempo a explorar las opciones culinarias del parque y, básicamente, podréis hacer la reserva de tres formas distintas: por teléfono, en el hotel en el que os alojéis o bien directamente en la zona del parque habilitada para ello.

– Si se opta por realizar la reserva del restaurante vía telefónica, no olvidéis que hay que hacerla hasta con dos meses de antelación al día de la llegada. Puede parecer una locura, pero te aseguramos que os ahorraréis alguna que otra complicación. El número de teléfono es +33 1 60 30 40 50, y es muy fácil y cómodo hacer la gestión. Además, tienen atención en idioma español por si lo necesitas.

– En cambio, si preferís reservar directamente en el hotel en el que os alojáis, solo será necesario acudir al mostrador de la recepción. Allí os informarán sobre los tipos de restaurantes y su disponibilidad en cada momento. Podréis realizar la reserva en ese mismo instante y, cuando esté hecha, os entregarán un ticket con el justificante en el que constará el lugar y la hora. Tened en cuenta que lo mejor será llegar con puntualidad al restaurante: si tardáis mucho podréis perder la reserva.

– Por último, si se prefiere la idea de hacer la reserva en cualquiera de los dos parques, la forma de proceder es similar a la del hotel. En Walt Disney Studios el mostrador para reservas está en Disney Studio 1. En el otro parque, Disneyland, al inicio de Main Street estará el City Hall para hacer las reservas. Es bastante frecuente que haya cola, especialmente en temporada alta.

Normas generales de las reservas

Es importante tener en cuenta las normas generales que se aplican para hacer las reservas. Así, por ejemplo, no es posible reservar varios restaurantes a la vez, ya que los hoteles de Disney registran las reservas de los huéspedes y los sitios a los que irán, por lo que saltará la alarma si se pretende utilizar este truco para garantizar un local y una hora.

También puede suceder que encontréis algún restaurante en Disneyland que no admita reservas, pero todo ello viene bien explicado en los documentos que recogen esta información. Si por alguna razón a última hora no se puede acudir al restaurante (ya sabemos que con niños toda organización puede acabar con resultados inesperados) conviene avisar.

Gastronomía y restaurantes 

En cuanto a los tipos de cocina que se pueden encontrar en cada restaurante de Disneyland, hay de varios tipos. Por ejemplo, podréis disfrutar de la comida francesa tradicional en Bistrot Chez Rémy. Si preferís la comida internacional, vuestras opciones pueden ser Cape Cod o Crockett’s Tavern. En cuanto a cocina oriental, destacamos el Restaurant Agrabah Café. Habrá que echar un vistazo a toda la oferta para poder realizar la reserva en aquellos restaurantes que más se ajusten a vuestro gusto y, por supuesto, a vuestro presupuesto, porque el precio varía en función del tipo de cocina y restaurante.

Si tenéis oportunidad, no dejéis de visitar un restaurante temático, ya que están ambientados con los personajes de Disney. El único inconveniente podría ser el precio, ya que suele ser más elevado que el resto… ¡Pero la ocasión lo merece! Ofrecen dos tipos de servicio: buffet y mesa. Algunos ejemplos pueden ser: Auberge du cendrillon o Silver Spur Steak House.

Los restaurantes fast-food pueden ser otra opción interesante y, en cuanto al precio, son mucho más económicos. La Pizzería Bella Notte o el Café des Cascadeurs son dos establecimientos de este tipo: en ellos se hace una petición de comida y el mismo cliente la lleva después a la mesa.

También es posible acudir a los restaurantes de Disneyland que se encuentran en los hoteles que hay en el recinto, aunque no os alojéis en ellos. Los precios varían en función del hotel y el restaurante, pero se pueden encontrar opciones interesantes, como La Cantina e Inventions. Incluso puede que los niños tengan la suerte de cruzarse con sus personajes de Disney favoritos, que pasean por las instalaciones. ¡Seguro que no lo olvidarán!

No hay comentarios

Dejar comentario