La magia y exotismo de África están presentes en cada rincón de tu viaje a Marruecos, una tierra rica a la par que hermosa en donde podrás vivir una experiencia sacada de las mil y una noches. Y es que, este país cautiva a todo el que lo visita debido a sus múltiples tesoros, que van desde la riqueza de sus pueblos, culturas y lenguas, pasando por sus bellísimas ciudades o su espectacular naturaleza. En este país heterogéneo, colorido y bullicioso, podrás recorrer sus medinas, visitar sus ciudades fascinantes e incluso, tendrás la oportunidad de realizar una excursión al desierto de Marruecos, donde te aseguramos que vivirás una experiencia inolvidable.

Desierto de Marruecos
Desierto de Marruecos

Marruecos, un riquísimo mosaico cultural y natural

Siempre que pensamos en un viaje por Marruecos nos suelen venir a la mente sus grandes ciudades, destinos como la cercana Tánger, su capital, Rabat, o las legendarias Fez, Marrakech o Casablanca. Pero si decides visitar este fascinante país, te recomendamos también adentrarte en el Marruecos más profundo y auténtico, descubrirás la esencia de estas tierras. Para ello, te proponemos disfrutar de una mágica noche en el desierto, en la que te acerques a sus paisajes sobrecogedores, sus colores vibrantes y sus pueblos bereberes, cuya cultura y riquísima sabiduría de habitantes del desierto, les confiere una belleza tan serena como sus paisajes.

Merzouga, la puerta hacia lo desconocido

Esta ciudad está considerada como la capital del desierto de este país, algo que para muchos es uno de sus atractivos más fascinantes. Por ello, te recomendamos comenzar aquí tu recorrido, ya que este será tu acceso al Sahara a través del desierto de Erg Chebbi, uno de los más impresionantes arenales que existen en todo el mundo, y que ocupa un área que abarca desde Merzouga hasta la misma frontera con la vecina Argelia. Pero antes de adentrarnos en las doradas arenas del desierto, te recomendamos visitar esta perla marroquí. Esta ciudad es famosa por su magnífico palmeral, capaz de crear un contraste mágico entre el verde y el dorado de las dunas. Además, esta población alberga en su entorno una riquísima fauna, con aves como los flamencos rosados y avutardas, reptiles como el lagarto de cola espinosa, el lagarto monitor o la víbora de las arenas y también gerbos y zorros del desierto, que dejan por las mañanas sus huellas en la arena. Os recomendamos albergaros en un hotel en esta ciudad, pasear por la ciudad, disfrutar de su gastronomía y su belleza y descansar para prepararos ante la fascinante jornada que os espera.

Desierto de Marruecos
Desierto de Marruecos

Comienza la excursión al desierto de Merzouga

Erg Chebbi significa la “Pequeña duna”, un nombre que resulta sorprendente si tenemos en cuenta que se trata de una auténtica montaña de color dorado, que con el reflejo del sol crea unas tonalidades anaranjadas y unas curvas y formas onduladas que bien parecen sacadas de un lienzo.

Comenzamos el trayecto con nuestra mochila a los hombres, solo necesitaréis algo de abrigo para las noches frías del desierto, protección solar y una buena cámara con batería extra para captar las impresionantes panorámicas qué vais a contemplar. Al llegar a las puertas del desierto podrás entender por qué es un lugar único en el mundo. Y es que, a lo largo del trayecto ya irás vislumbrando las dunas y su fascinante belleza, hasta que de repente, descubrirás a lo lejos una enorme muralla de unas tonalidades entre naranja y dorado que te dejará asombrado. Incluso si has tenido la oportunidad de disfrutar de las vistas de otras dunas, podrás darte cuenta que la mayoría de ellas se quedarán pequeñas comparadas con la imponente pared que se abre frente a ti. Ya en las puertas, podrás comenzar a disfrutar del trayecto más fascinante que hayas visto, con dunas que llegan a alcanzar los 150 metros de altura.

Una vez que estés en este punto, es el momento de avanzar en camello hasta el campamento bereber en el que vas a dormir. El recorrido lo harás en el justo momento anterior a la puesta de sol, por lo que a medida que avanzas, podrás ver los espectaculares contrastes de luz y sombra y el intenso tono naranja en los médanos. La magia envolverá ese emocionante instante en que ves cómo te adentras sobre el camello en el desierto de Erg Chebbi antes del ocaso. Las sombras que dibuja la caravana en la arena, el ambiente y la belleza del momento, te harán sentir en una película.

Desierto de Marruecos, Campamento
Desierto de Marruecos, Campamento

En pleno campamento bereber

Una vez que llegues al destino, comprobar cómo la rica cultura bereber está en todos los rincones del campamento, las tiendas están construidas con tradicionales métodos, y la sencillez y hospitalidad, son cualidades indiscutibles de este pueblo. Ya aquí, deberás prepararte para disfrutar de la puesta de sol. Tras ascender la duna, descubrirás el horizonte y contemplarás este inolvidable instante en que las tonalidades van variando a medida que el sol se pone, una estampa que no podrás olvidar jamás.

Una noche en pleno desierto de Erg Chebbi

Tras la puesta de sol, y ya en plena noche, la luna y el cielo estrellado os iluminarán el paisaje, junto con las velas, la música bereber y una deliciosa cena caliente sobre almohadones en la arena, que será mágica. El silencio que aquí se respira es fascinante, sobre todo si optas por dormir bajo las estrellas, será un momento especial y propio para la contemplación de semejante obra de la naturaleza.

Despertar en el desierto

A la mañana siguiente, lo ideal es que le ganes la carrera al sol y estés preparado en la duna para verlo asomar. Podrás contemplar como poco a poco y tímidamente aparece el disco mientras las tonalidades del cielo y la arena comienzan a despertar. No olvides inmortalizar este magnífico instante, ya que te aseguramos que no podrás borrarlo de tus retinas. Después, es tiempo de desayunar y volver en caravana hasta el punto de inicio.

En definitiva, descubre Marruecos y su desierto de Erg Chebbi, te aseguramos que la experiencia de ver un atardecer en este fascinante lugar, dormir bajo las estrellas y disfrutar de la salida del sol, será un sueño hecho realidad que debes cumplir al menos una vez en tu vida.

No hay comentarios

Dejar comentario